La matanza de la bahia de Lübeck desde el Thielbeck

Cargando..

El campo de concentración de Neuengamme, a 25 kilómetros de Hamburgo, fue el sexto campo abierto por los nazis, a finales de 1.938.
Por él pasaron cerca de 100.000 prisioneros de más de 30 nacionalidades, entre ellos, españoles.

A principios de abril de 1.945, ante el avance de las fuerzas aliadas por el oeste, los kommandos repartidos recibieron la orden de replegarse hacia el campo principal, pero la llegada por el este de las tropas soviéticas obligó a los SS a una evacuación general del campo. Estas evacuaciones dieron lugar a terribles matanzas como la de la bahía de Lübeck, que aún es un "misterio" sin esclarecer.

En los últimos días de abril de 1.945, unos 8.000 deportados del campo de Neuengamme eran embarcados a bordo del "Cap Arcona", del "Athena", del "Deutschland" y del "Thielbeck". Poco después de hacerse a la mar, el 3 de mayo, estos barcos fueron bombardeados por la aviación inglesa y hundidos, muriendo casi todos los presos ahogados, asfixiados en las bodegas, o ametrallados por los SS.
Del "Cap Arcona", que llevaba unos 5.000 prisioneros, solo sobrevivieron un centenar.

Según el testimonio  de un deportado francés que ha querido permanecer anónimo, para el libro "El Holocausto de los Republicanos Españoles" de Eduardo Pons Prades:

" El 27 de abril de 1.945, por la tarde, nuestro grupo abandonaba el campo de Neuengamme. La mayor parte de los prisioneros habían salido en expediciones anteriores."


Les llevaron a pie hasta Neuengamme (pueblo) y allí les subieron a un tren de vagones de carga que les llevó hasta Hamburgo, donde les bajaron y les hicieron ir andando por la carretera al puerto de Lübeck. De camino al puerto, fueron bombardeados por aviones ingleses y hubo varios intentos de fuga. El 1 de mayo llegaron al puerto.

" Nos embarcaron en el "Thielbeck", en cuyas bodegas se encontraban ya hacinados cientos de rusos y polacos. Por boca de unos camaradas españoles, entre los cuales recuerdo a Miguel Santos, nos enteramos de que la Cruz Roja Internacional se había presentado allí el 29 de abril, dispuesta a hacerse cargo de los deportados originarios de los países del oeste de Europa. Nuestros tres amigos españoles trataron de hacerse pasar por franceses, para ser evacuados y escapar así a la previsible exterminación que nos reservaban los SS, pero uno de nuestros compatriotas los denunció y los SS les obligaron a bajar del camión de la Cruz Roja."

El barco zarpó con los prisioneros dentro, y durante dos días no recibieron ni comida ni agua, hasta que el 3 de mayo por la tarde escucharon motores de avión, y poco después el sonido de las ametralladoras del barco, hasta que una sacudida hizo ladearse el barco, y la bodega comenzó a inundarse por el impacto de una bomba que abrió un boquete en el casco, y las mantas y la paja sobre la que dormían se incendiaron por las bombas incendiarias que caían a bordo, lo que provocó que los 1.200 presos se avalancharan hacia las escalerillas de subida a cubierta.

" Al pie de ellas presenciamos escenas violentísimas, que degeneraron en una auténtica batalla campal a medida que el agua llenaba la bodega. Yo había conseguido agarrarme a los barrotes de una de las escalerillas, pero arriba, en la cubierta, los SS arremetían contra los deportados que asomaban la cabeza y la caída de un grupo de aporreados me arrastró hacia el fondo de la bodega. Vi como se ahogaban varios amigos míos [...]. Braceando desesperadamente conseguí acercarme de nuevo a una escalerilla y logré subir a cubierta, donde, con la ayuda de unos amigos, arrancamos varios maderos y se los arrojamos a nuestros compañeros que se debatían en la bodega inundada. Todavía hoy me pregunto cómo pude llegar hasta la cubierta.

El barco se hundía lentamente, algo escorado. Cerca de mí un SS se pegó un tiro. Veo a racimos de hombres tratando de asirse a todo lo que flotaba y a otros que trataban de alcanzar la costa, que se veía a lo lejos, a nado."

Las barcas de salvamento fueron ocupadas por los SS, que, cuando un deportado se acercaba a ellas, lo rechazaban a culatazos o a tiros. Un poco más lejos, los otros tres barcos, también llenos de deportados estaban ardiendo en medio del mar, mientras el Thielbeck se hundía.

" Entonces me decido a arrojarme al agua. Logré asirme a una tabla al tiempo que volvían a pasar los aviones ingleses, que nos ametrallaron. Las balas repiqueteaban sobre el mar, muy cerca de mí, pero me salvé. Poco después empieza a llover y el mar se pica. A mi alrededor la gente va desapareciendo. Los pocos que habían logrado asirse a algo, extenuados, van soltando su flotador y desaparecen en el mar."

El Thielbeck se hundió, y el resto de barcos seguían ardiendo con miles de prisioneros encerrados por los SS en las bodegas, antes de irse en las barcas de salvamento.

" Al llegar la noche, estuve a punto de soltar mi tabla varias veces. Me encontraba cansado y desmoralizado. De pronto, oí unas voces. Eran unos pescadores alemanes. Llevaban en su barca varios rusos y polacos, arrancados a la mar, y a mí también me salvaron ellos. Nos dejaron en la playa y yo me dormí como un bendito dentro de la barca.

Al día siguiente vi pasar varios convoyes militares ingleses por la carretera. Nadie se preocupaba de nosotros. Con otros franceses nos refugiamos en un cuartel de la marina de guerra alemana, completamente abandonado. Encontramos algunas conservas y nos organizamos un poco en espera de que alguien nos dijese algo. Estábamos tan extenuados, sin la más mínima capacidad de reacción mental, que llegamos a temer que nos íbamos a morir allí mismo, arrinconados, abandonados, ignorados por todo el mundo.

Cada uno hizo el balance de la trágica experiencia vivida a bordo de aquellos malditos barcos. Luego decidimos salir al exterior y acercarnos a la ciudad. En Lübeck yo anduve por todos lados, de un hospital a otro, sin encontrar a uno solo de mis amigos. Habían muerto todos en el mismo umbral de la libertad. Yo llegué a París el 25 de mayo de 1.945."

El Thielbeck quedó destrozado e incendiándose y se hundió 45 minutos después del ataque. De los 2.800 prisioneros que había en ese barco sólo se salvaron 50. En total murieron unos 6000 hombres en esa tragedia.

Los pilotos británicos no sabían nada sobre los prisioneros y sólo muchos años después, en 1975, se supo y los supervivientes se enteraron, que los aviones habían matado a sus propios aliados. Las autoridades aliadas escondieron durante todo el tiempo la verdad de lo ocurrido.

Cuatro semanas después del ataque, los cuerpos de las víctimas comenzaron a ser varados en la playa. Los cadáveres fueron sepultados en una fosa común cercana a Neustadt, pero por cerca de 30 años, partes de esqueletos fueron llevados por las aguas hacia la playa y el último, en 1.971, aparentemente de un niño de unos 12 años. 
" Hay triunfos que empobrecen al vencido, pero no enriquecen al vencedor." - Juan Zorrilla de San Martín

votar

44 Comentarios: (+añadir comentario?)

jordim dijo...

buen articulo, si señora..

Nikkita dijo...

Gracias jordim!!

Robert A. Larrainzar dijo...

Eres una cronista superfenomenal. Te mereces un jamón de pata negra. Y para tu gatito (o gatita), una merluza fresca, ja ja. Un fuerte abrazo, compañera.
y tómatelo con calma, que somos muchos compañeros blogueros, y a todos no llegamos. :)

Madame Minuet dijo...

Que pesadilla tan terrible!
Es que encima ser tiroteado por los aliados es doblemente terrible, es no tener ya esperanza de ninguna clase, porque aquellos de quienes cabria esperar la salvacion son los que les estan dando la muerte. Y luego es un propio compatriota el que los denuncia. Horroroso, pobre gente. La cantidad de victimas resulta monstruosa.

Buenas noches, madame

Bisous

AFRICA EM POESIA dijo...

Com mucho carinho...


a poesia nasce muitas vezes das pequenas coisas que ninguén dá valor. Mas o poeta está atento


um beijo


PEDRA FRIA


Sentada nesta pedra fria

Os meus pensamentos voam
Aqui vejo as árvores e o céu...
As libelinhas e as formiguinhas...

E tudo me faz companhia...
Tudo me faz sentir bem...
Pois com cuidado vêm ter comigo...

E a libelinha de mansinho...
Poisa nos meus ombros...
E sinto que me afaga...
Como a querer beijar-me...

As formigas, correm e correm...
Estão a pensar nelas...
Vão trabalhando...
E não olham para mais nada...

Trabalho e liberdade...
Estão de mãos dadas...
E com carinho...
Olham para mim...

E eu sentada na pedra fria...
Deixo-me embalar...
E deixo-me adormecer


LILI LARANJO

Nikkita dijo...

Robert, venga el jamón pa acá, ya está tardando.... Muchas gracias... por todo :). Llegaré un dia de estos...

Nikkita dijo...

Así es Madame, solo que en aquel momento no sabían muy bien qué estaba pasando. Es una de las historias más terribles fuera de las de los campos de concentración.
Feliz noche, madame.
Besos

Nikkita dijo...

Lili, cierto, pero yo prefiero leerte desde la piedra :).
Besos con mucho cariño.

Cayetano dijo...

Enhorabuena por tu entrada, muy bien documentada. Impecablemente trabada y redactada.
Tremenda la historia la que nos traes. Pone los pelos de punta. Morir así, acribillados y ahogados a manos de los propios aliados, después de haber pasado tantas penalidades.
Un saludo.

Pablo Marín dijo...

Magnífica entrada Nikkita.

Besos

ANRAFERA dijo...

...como siempre! estupenda entrada. Menuda historia. La frase que has expuesto de Juan Zorrilla es buenísima. Saludos

Nikkita dijo...

Hola Cayetano, muchas gracias!. Si es tremenda, porque a todas las barbaridades sufridas tuvieron que sumarle este final. Efectivamente pone los pelos de punta.
Un saludo

Nikkita dijo...

Gracias Pablo!
Besos

Nikkita dijo...

Gracias Ramon!. En las guerras el vencedor tampoco sale "limpio"....
Saludos

Elisa dijo...

Terrible. El testimonio del sobreviviente es desgarrador. Me impresiona cuando cuenta el momento en el cual estuvo a punto de rendirse al destino.
Gracias una vez más Nikkita
Cariños
Elisa

Nikkita dijo...

Hola Elisa. Afortunadamente no se rindió y lo ha podido contar, pero entiendo que quiera permanecer anónimo...
Gracias a ti!.
Muchos besos

Oscar dijo...

que horrible... creo que morir ahogado o asfixiado es delaspeores maneras de morir junto
con morir quemado...
Muy buen artuculo.

Nikkita dijo...

Y en esas circunstancias donde casi no les quedaban energías peor aún.
Gracias Oscar!

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Jolín con el fuego amigo... y pensar que esa masacre se produjo cuando la guerra prácticamente había finalizado? ... q pena

Nikkita dijo...

Si Jose Luis, como digo al inicio, un misterio más, que probablemente quedara ya sin resolver.
SALudos

Pablo Antonio Miralles dijo...

Buen artículo, a pesar de que su contenido sea trágico.

Realmente me sorprendes publicación tras publicación, con artículos interesantes y bien documentados.

Un saludo desde "Cosas por mi mente"

Nikkita dijo...

Gracias Pablo, por tu visita y por tus palabras.
Un saludo

Felix Casanova Briceño dijo...

Nikkita...

Sin duda es sobrecogedor y espeluznante este momento de la Historia. La verdad es que después de leer esto, no se que decir, puesto que aquello debió ser horroroso. Y como siempre los gobiernos ocultando información. Imaginar a esos presos intentado salir de la bodega, ufff,. Magistral como siempre tu post.

Muchos besos.

Nikkita dijo...

Hola Felix, gracias!. Como explican los aliados que ellos han contribuido a la matanza de miles de deportados?. La mejor opción.... el silencio.
Muchos besos.

Katy dijo...

Vaya un fallo el de los Ingleses y vaya cobardía callarse el error. Y ya ves unos alemanes les metieron a culatazos en el barco y otros les salvaron del ahogarse. Yo nunca he creido en vencederos y vencidos. En una guerra todos pierden, la dignad de llamarse seres humanos por las barbaries de unos y otros. Matar porque si, y nisiquiera sabes porque es tu enemigo. Odio las guerras.
Besos Nikkita

Nikkita dijo...

Hola Katy, ya somos dos "odiando" lo mismo. No sé hasta qué punto fue un fallo... a dia de hoy no se ha resuelto el tema.
Besosss

josefina dijo...

Que historias querida Nikkita. Yo que viví tres años en Alemania, descubrí que había gente que se avergonzaba de aquel dictador.
Y yo creo que tenemos que rechazar todo gobierno totalitario.
Un abrazo

MJTH dijo...

Nikkita gracias a tus escritos estoy conociendo experiencias que aunque imaginadas, desconocia....no tardes con el proximo..
Un abrazo

Nikkita dijo...

Hola Josefina, la gran mayoria de los alemanes se avergüenzan. Cualquier extremo es igual de malo.
Un abrazo

Nikkita dijo...

MJ, gracias!. Ya queda menos para el próximo :).
Un abrazo

Chesana dijo...

Me he quedado un poco así después de leerte. Hubo un tiempo -creo haberlo contado ya- en que todo lo que leía era sobre la Segunda Guerra Mundial; me subyugaba -y espero que se entienda- la figura de Hitler; el cómo millones de personas le habían seguido. Nunca leí nada sobre este hecho, y te aseguro que leía muchísimo. Por eso me he quedado "así", porque sí que estuvo bien oculto, sí.

Un excelente relato, el tuyo y el que has copiado de Eduardo Pons. Tendré que buscar ese libro.

Abrazo fuerte.

Nikkita dijo...

Hola Ches, hay muchos hechos que han tardado muchos años en salir a la luz, y aun quedan bastantes sin salir, por ejemplo, los que estan en los archivos aun clasificados ingleses y americanos...
El libro, te lo recomiendo. Tienes una gran cantidad de información en él. Es de los mejores que he leído.
Un abrazo enorme

Amparo dijo...

mi madre que fuerteee, jamia si es que ya te lo he dicho muchas veces, lo vivo, me encanta como escribes.

Nikkita dijo...

Amparo, gracias!! Guapaaaaa.
Besos

la gata dijo...

Cuando un superviviente te narra su experiencia, te deja el alma encogida...
No conocía esta masacre... cuesta imaginarlo...
Un buen trabajo. Besos

Nikkita dijo...

Hola gata, no es una historia muy conocida en realidad. Gracias!.
Besos

meg dijo...

Realmente es una historia estremecedora. La has relatado tan bien que he vivido la tragedia paso a paso. ¡Qué fuerza para sobrevivir desarrollaría ensus brazos, agarrado a esa tabla!.

UN besazo y hasta mañana.

Nikkita dijo...

Hola meg. No sé si tendría mucha fuerza en los brazos, lo que está claro es que no se dejó vencer.
Besos

Khaos dijo...

Impresionante la labor que realizas,no me extraña que te den premios por todos los lados.
Parece mentira que estas cosas sucedieran hace tan poco tiempo.
Está claro que las guerras son capaces de sacar lo peor del ser humano.
Y lo peor es que no aprendemos de nuestros errores y seguro que repetiremos los hechos,pero con mayor crueldad....una pena.

Nikkita,saludos y enhorabuena por tu blog y gracias por tu esfuerzo en recordarnos hechos que conviene que no olvidemos jamás,;-).

Nikkita dijo...

Khaos, me alegro verte por aqui!. Espero que no sea tan seguro, y que no se repitan... muchisimo menos con mayor crueldad!!!.
Graciasss ;).
Besos

Rudy Spillman dijo...

Querida amiga, cada uno de estas historias tan bien relatadas parecieran pertenecer a un argumento de ficción. Ojalá así fuera.
Tremendo testinonio hoy nos traes, aunque sujeto a interrogantes que ya nunca se podrán develar.

Nikkita dijo...

Querido Rudy, ojalá fueran sinopsis de películas... pero desgraciadamente, la realidad aqui muchas veces supera la ficción.
No sé si en algún documento aún clasificado algún dia podrian aparecer más respuestas.
Muchos besos.

macgo dijo...

Puede ser que este caso fuera un error. Lo lamentable es que se intentara esconder.
Lo que sí estoy convencido es que los aliados y la iglesia sabían desde hacía mucho tiempo qué estaba ocurriendo con el exterminio de los "enemigos de Alemania"(judíos, comunistas, homosexuales, gitanos...) y no hicieron nada por evitarlo.Triste, muy triste.

Nikkita dijo...

Yo tambien estoy convencida de que tanto los aliados como la iglesia sabian lo que estaba ocurriendo, por lo que si fue un error o no, de momento sigue quedando en duda...
Buen finde Miguel.

Related Posts with Thumbnails