Teniente Bruckner, El Capado.

Cargando..

En el mundo lleno de paradojas que eran los campos de concentración alemanes, todo era posible, y las vidas de los prisioneros estaban siempre pendientes de un hilo.

Mariano Constante, trabajaba como ordenanza del teniente Bruckner, en el campo de concentración de Mauthausen, quien se distinguía por su cara mofletuda, su forma de hablar balbuceante y sus ademanes bruscos y groseros. Bruckner se solía pasear por el campo por el placer de humillar o maltratar a los presos, con un instinto criminal perfeccionado en los cursillos recibidos en las academias de cuadros de los SS. Es definido por los presos como alguien con "pocas luces".

Constante era un chico joven, de ideas avanzadas, que formaba parte del grupo de republicanos españoles catalogado por la Gestapo como "rojos españoles enemigos del Estado Alemán", noble de sentimientos y con los ideales muy claros, que estudiaba alemán en el Campo.

Un día, el teniente Bruckner, entre los papeles de estudios de Constante encontró la traducción en español de un comunicado de guerra. La mala fe de Bruckner y su necesidad de hacer el mal, le llevaron a tramar una intriga rastrera, denunciando a constante ante Bachmayer, el jefe del campo, convencido de que Constante lo pasaría peor en manos de Bachmayer que si directamente le pegaba un tiro.

Puesto Bachmayer al corriente del "descubrimiento", llamó al preso traductor, Juan de Diego (Chuan), y le ordenó que leyera en alemán el texto del escrito en castellano. En él se hablaba (por medio de un comunicado de guerra ruso) de un combate de blindados en el frente del este, en el que habían jugado un papel relevante los tanques Tigre, a lo que Bachmayer respondió que los españoles estaban escuchando las emisiones de la radio rusa.

Chuan, aclaró que él creía que la traducción seguramente se había realizado de un diario alemán, con tono muy seguro, lo que hizo que Bachmayer no dijera nada. Inmediatamente después, Chuan salió del despacho y fue directo a buscar a Constante para preguntarle si él había escrito aquel papel a lo que constante respondió afirmativamente, y ante la pregunta de Chuan sobre dónde lo había conseguido, Constante le explico que era una traducción de un articulo del Signal, entregándole a Chuan el ejemplar y una cuartilla rota con ejercicios de alemán.

Chuan le contó lo sucedido a Constante, a lo que Constante respondió que para él era claro que Bruckner se había querido vengar de el por negarse a robar para él un par de calcetines (algunos oficiales SS traficaban en el "mercado negro").

Chuan se dirigió entonces al despacho de Bachmayer de nuevo, y le informó: "Aquí tiene, mi capitán, la revista donde está el texto que ha traducido Constante. Y aquí tiene también una cuartilla en la que se ve que todo esto forma parte de las lecciones de alemán que toma Constante. Esta cuartilla es la que rompió el teniente Bruckner, cuando su ordenanza se negó a robar unos calcetines para él, para poder acusarle mejor".

Bachmayer al oír aquella acusación se enfureció y dió orden de que Bruckner se presentara ante él, quien apareció desencajado, pues sabía que aquella orden era un mal presagio.
Bachmayer le esperaba sentado detrás de su mesa, con los codos apoyados en ella y las manos unidas, como si orase, oscilando levemente y acariciando los labios con las yemas de los índices. Tras el saludo de Bruckner, Bachmayer se levantó, miro fijamente a Bruckner, y comenzó a gritarle: "¡Idiota!", "¡Inepto!", continuando con unos cuantos insultos más. Le mandó arrestar, y poco después de aquel suceso fue enviado al frente ruso.

Un año más tarde, Bruckner volvió a aparecer por el campo, condecorado con las medallas de la campaña de Rusia y del invierno de 1.942-1.943. Ambas medallas reemplazaban sus dos testículos, segados por la ráfaga de una ametralladora soviética.

A partir de entonces, los deportados españoles lo bautizaron con el apodo de "El Capado".

Fuente: El Holocausto de los Republicanos Españoles (Ed. Belacqva)

"La crueldad es la fuerza de los cobardes." - Proverbio Árabe.

votar

30 Comentarios: (+añadir comentario?)

ANRAFERA dijo...

Muy interesantes las historias que expones. Esta d "El Capado" tan buena como las demás. Gracias. Saludos.

Nikkita dijo...

Gracias a ti anrafera por pasar y comentar.
Saludos

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Pues que quiere que le diga... recibió su merecido ... Y Constante tuvo mucha suerte de que el otro oficial preguntara antes de actuar...

cosa que no siempre ocurría.

Nikkita dijo...

Pues si Jose Luis. Bruckner no contaba con que Bachmayer de vez en cuando daba un escarmiento a sus oficiales para que no sacaran los pies del tiesto.
Saludos

Katy dijo...

La crueladad de los fanáticos no tiene límites.
Un beso Nikkita

Nikkita dijo...

Cierto Katy, pero aún así suscribo el proverbio árabe.
Un beso.

Madame Minuet dijo...

Madame, que bueno, ese tuvo su merecido! Ya es caer bajo para un oficial meterse en esas por un triste par de calcetines. Lo raro fue que consiguiera medallas, y en un sitio tan dificil. Pero me imagino a Bachmayer ladrandole los insultos con ese acento aleman. Que escena, madame! Jiji, parece que lo estoy oyendo.

Feliz dia

Bisous

Nikkita dijo...

Pues si madame, jijiji, debió de ser una buena escena, sobre todo para el traductor español que la veía. Los calcetines serían buen material para el mercado negro.
Feliz dia.
Besos

Carnets dijo...

Todo un trabajo de arqueología de los campos el tuyo, muy interesante. La verdad es que detrás de cada anécdota hay tipos humanos y conductas que todos conocemos en otros contextos, en el trabajo, por ejemplo: el jefe distante, el cuadro medio sádico y pelota, el empleado con personalidad y el empleadillo abyecto. Lo malo de los campos era que allí las consecuencias de estas miserias humanas eran trágicas. Un desaire se convertía en un asesinato. Yo veo la vida en los campos como una especie de laboratorio siniestro de la conducta humana.
Saludos

Nikkita dijo...

Cierto carnets, muchas de las reacciones, personalidades y conductas las podríamos comparar con cualquier cosa hoy día. Me parece magnifica tu aportación. Gracias
Saludos

meg dijo...

Nikkita, estupendo tu post de hoy. Después de tanta barbarie cometida por el oficial alemán, organizador además del robo de ¡unos calcetines!... me alegro de que recibiera su merecido en el frente de Rusia. Me imagino su voz de capado, a su regreso, dando órdenes con la voz quebrándose a los deportados. Debía de ser uno de los pocos momentos risibles de estos pobres presos.

macgo dijo...

Aparte de lo abyecto de la conducta del oficial y de toda esta degradación moral, quién a hierro mata a "medalla" muere.

Nikkita dijo...

Hola meg, pues la verdad es que no he leído nada que haga alusión a la voz, pero ya que lo dices....imagino que si :).
Besos

Nikkita dijo...

Jajajaja macgo, tan genial como siempre.
Besos

Oscar dijo...

Que pena que solo le sesgara los testículos... podían haber apuntado mejor...

Saludos

A cada cerdo le llega su san martín

Ayer hable con la señora exiliada de la guerra de Civil.

En grandes rasgos:
Cuando llego en febrero del 39 a la frontera Francesa, los llevaros al campo de belle ile, en bretaña, mas tarde los trasladaron al campo de bram en l'aude para terminar en Rivesaltes, en el 44 quedo libre.
De su hermano solo supo decirme que al entrar en Francia lo separaron del resto de la familia y fue en 1941 que supieron que había sido quemado en Mathausen.
Se llamaba Jose Castro, es todo lo que me ha podido decir, tenia unos 20 años.

La semana que viene la tengo que volver a ver, para gravar todo en cámara.
Sinceramente, es horrible, escucharlo de la boca de los implicados

Nikkita dijo...

Bueno Oscar, me tienes totalmente impresionada. En cuanto puedas cuéntame mas... Voy a buscar si tengo algo por aqui de José Castro o si encuentro algo por internet. Te mantengo al tanto.

Al comentario de la entrada, jajaja, de acuerdo contigo....

Besos

socalze-rabalero dijo...

Hola nikkita , esta muy bien tu articulo, solo decirte que Mariano Constante es aragones nacido en Capdesaso (Huesca) y ha escrito varios libros muy interesantes, no si los has leido pero te doy sus titulos:Los Años Rojos,Yo fui Ordenanaza de las SS y Republicanos Aragoneses en los campos nazis.
Recomiendo su lectura. sigue asi saludos

Gil de Luna dijo...

Hola Nikkita! me he pasado un buen rato descansando y disfrutando de tu blog. Es impresionante la cantidad de información que de forma tan amena compartes con nosotros, sensibilizandonos en unos casos, educandonos en otros y como siempre con rigor y buena documentación.
Como siempre un placer compartir mis ratos de ocio contigo.
Un beso y que tengas un puente estupendo!

Nikkita dijo...

Hola Socalze, muchas gracias por la info. Si conocía los libros, y alguno he leído, no todos todavía.
Buen fin de semana.

Nikkita dijo...

Gil de Luna, es un placer tenerte por aqui :). Gracias por tus palabras y tus ratos.
Buen puente. Besos

Rudy Spillman dijo...

Bruckner finalmente capado pero al menos con vida. En aquella [epoca, todo un privilegio.
Interesante anécdota. Gracias Nikkita.

Nikkita dijo...

Cierto Rudy, seguir con vida parecía un privilegio.
Buen fin de semana. Besos

MJTH dijo...

Se dice que quien la hace tarde mas o tarde menos, la paga y aun arriesgandome a aparecer como mala, dire que no siento para nada que a ese ser le volasen sus testiculos, es lo menos que se merecia por la maldad que en el habia..
Perdona que haya tardado en venir a leer tus relatos que son realmente y sinceramente muy buenos.
saludos

PD lee si no lo has leido "El Niño del pijama a rallas"

Nikkita dijo...

MJTH, no hay problema, no siempre podemos visitar a todos ;).
Ya leí el libro, gracias.
Buen fin de semana. Besos

Nacho Barros dijo...

Muy interesante anéctota, como siempre.
Un abrazo

Nikkita dijo...

Gracias Nacho. Buen fin de semana.
Un abrazo

Daniel dijo...

Ja,ja, que historia tan buena,aquello de " el que la hace la paga en su más claro y cruel sentido,¿sera el karma?

TE felicito por tu blog! Un trabajo estupendo.

Nikkita dijo...

jaja Daniel, es posible que sea el Karma.
Gracias por la visita!.

Elisa dijo...

Hola Nikita,
Al leer esta entrada, recordé algo que mi padre decía "No hay peor cosa que investir de autoridad a un bruto"
Y creo que esto se daba a menudo en estos campos de pesadilla.
Cariños
Elisa

Nikkita dijo...

Hola Elisa, pues tu padre llevaba toda la razón, para ejercer la autoridad más vale usar la inteligencia... y parece que entre las filas nazis, habia bastantes que carecían de ella.
Cariños

Related Posts with Thumbnails