Historias en Navidad durante el Holocausto y la 2 Guerra Mundial

Cargando..

BRUNA SEVINI
Nació en Trieste (Italia), el 22 de septiembre de 1.923. Fue la mayor de dos hermanos, de padres judíos asentados en Trieste. Su padre nació en Viena, y sirvió en la armada austro-húngara durante la I Guerra Mundial, pero tras casarse con la madre de Bruna, se nacionalizó italiano, en la década de los años 20.
Bruna, se crió en la Italia fascista, asistiendo a escuelas públicas, hasta que en 1.938 fueron anunciadas las leyes antijudías, y la echaron de la escuela, momento en el que comienza a ir a otra escuela privada judía, organizada por profesores judíos despedidos, y allí acabó secundaria, título que, a pesar de todo, estaba reconocido por el Estado italiano.
Cuando Mussolini cayó del poder en julio de 1.943 no esperaban que su caída diera paso a la ocupación alemana, con lo que huyeron hacia el sur, pero fueron capturados en una redada, y llevados a una prisión en Rimini, en espera de ser deportados a una campo de concentración alemán.
Estando en la prisión, Bruna asistió a una misa de Navidad, donde el obispo de Rimini le dijo que no se desesperara, y que creyera en los milagros.
Tres días después, la prisión fue alcanzada durante un bombardeo aéreo, con lo que escaparon y huyendo dieron con un convento al sur de Rimini, donde se encontraron con que el obispo había dado instrucciones al convento para que dieran cobijo a los refugiados sin hacer preguntas y sin pedir dinero a cambio.
Bruna fue liberada en el convento por las tropas británicas el 23 de septiembre de 1.944, el día siguiente a su vigésimo primer cumpleaños.

TESTIMONIO NEUS CATALÁ.
"Holleischen era un campo ordinario, donde los piojos, el hambre, las doce horas de trabajo, los cuentos y recuentos, las riñas de unas, los ronquidos de otras, los "lauskontrolle" (control de piojos), las alertas no te daban ni un minuto de reposo. Sólo las semanas de trabajo de día podías reposar un poco si los piojos y los ratones te dejaban. Pero aún antes del recuento tenías que vaciar las tinetas en los waters del barracón de enfrente, siempre atascados por insuficientes; con el recinto lleno de mierda más arriba de los tobillos y a tientas, tenías que encontrar la argolla del desatasco con los excrementos de tantos vientres enfermos hasta medio brazo.
Eso no nos quitaba el apetito: no teniendo nada que comer, ya que las raciones habían bajado a proporciones casi microscópicas.
Nuestro "Komando de las gandulas" era el designado para los castigos. Si las "kapos" veían alguna deportada desaliñada (¡no nos cambiaban la ropa más que cada seis meses y no teníamos jabón), por el más fútil motivo, o sin él, encontrado en cualquier komando (éramos 1800 mujeres), el "komando de las gandulas" tenía que salir afuera a formar bajo la lluvia y la nieve. Así pasamos la Navidad de 1.944 de las dos a las siete de la tarde, con lluvia y nieve, que iba cuajando sobre nuestros trajes de forzadas y nuestros pies en unos charcos de agua nieve, no parando de patalear para evitar la congelación.
Al otro lado de la carretera, en el barracón de los hombres, donde también había españoles, tuvieron corno abeto de Navidad dos ahorcados durante dos días. ¡Pobres compañeros deportados! Quién podría decir jamás que no fueron dignos de admiración si dieron su vida también por la causa de las mujeres; cómo sentirse enfrentada a ellos si yo sé que los hombres de mi generación han sufrido como yo.
Con el cuerpo y el alma doloridos, lejos de los nuestros, sin esperanzas de verlos, engrandecidos los recuerdos, celebramos la noche de Navidad. Las católicas celebraron una misa sin comunión y las no creyentes, que también habíamos colaborado en la confección de un hermoso altar. Después nos repartimos nuestros trocitos de pan, ampliando el círculo de familias y haciendo el payaso las de siempre. Durante la "fiesta", una camarada católica se me acerca y me dice con gran conmiseración: "Nosotros tenemos a Dios, que es nuestro consuelo y esperanza, pero vosotras ¿a quién tenéis, quién os da esa fuerza, esa serenidad, esa seguridad en el enjuiciamiento de nuestros actos, este optimismo, si no tenéis a nadie?." -"¿Cómo que no tenemos a nadie? Te tengo a tí, y a ésta y a las otras, millones de seres, ¿y te parece poco?.""
De la Resistencia y la Deportación (Ravensbrück) - Neus Catalá

ANÉCDOTA: ironía de soldados alemanes.
A pesar de la rigidez y disciplina del estado nazi, el humor en forma de ironía fue capaz de colarse por algunas hendiduras. Evidentemente, dicho humor estaba perseguido, pues a fin de cuentas la ironía es una forma de crítica, algo impensable en el III Reich.
Anthony Beevor, en su famoso libro sobre Stalingrado, menciona esta anécdota, cuanto menos curiosa. En documentos encontrados por los rusos en cadáveres alemanes, en la retirada ante Moscú en el invierno de 1941, se hallaba un papel con el siguiente texto: «La Navidad –decía una orden de broma- no tendrá lugar este año, por las siguientes razones: José ha sido llamado al ejército, María se ha incorporado a la Cruz Roja, el niño Jesús ha sido enviado con otros niños al campo (para evitar los bombardeos), los tres Reyes Magos no han podido obtener visado pues carecían de pruebas de origen ario; no habrá estrella a causa de un apagón; los pastores se han convertido en centinelas y los ángeles son operadoras telefónicas [Blitzmädeln]. Sólo ha quedado el asno, y no puede haber Navidad con sólo un asno». Para colmo, un oficial de inteligencia del Ejército Rojo escribió al pie de la traducción: «No comprendo ¿De dónde viene esto?».
Foro Segunda Guerra Mundial 

LA FOTOGRAFÍA NAVIDEÑA QUE SALVO UNA FAMILIA JUDÍA:
En 1.940, para promover su estudio de fotografía, el judío Mosa Mandil le hizo esta foto a sus hijos junto al árbol de navidad. Intentando huir de Servia tras la ocupación alemana, la familia Mandil es detenida por la SS sospechosos de ser judíos, pero Mosa utilizó la fotografía para convencer a los alemanes de que ellos no podían ser judíos. Los alemanes, tras analizar la foto, dejaron ir a la familia Mandil, y pudieron salvarse.

SOPHIE WEISZ
Sophie Weisz, nació en Valea Lui Mihai (Rumania ) el 23 de febrero de 1.927, en el seno de una próspera familia judía.
A Sophie le encantaba bailar en el gran salón de su casa cuando su hermana mayor, Inés, tocaba el piano.
En mayo de 1.944 es recluida en el gueto de Oradea, y de allí, deportada el campo de concentración de Auschwitz. En agosto, junto con su madre y su hermana, es trasladada al norte de Stutthof, en la costa del Báltico, para realizar trabajos forzados.
Llegada la navidad, a los presos se les pidió que entretuvieran a los soldados alemanes, con lo que Sophie, vestida con un traje de gasa y papel, bailó con la música del ballet "Coppelia", algo por lo que le dieron comida extra que pudo compartir con su hermana Inés.
Sophie y su hermana escaparon durante una marcha forzada en febrero de 1.945.

Final de Coppelia, montaje del Royal Ballet:

"Ojala pudiésemos meter el espíritu de navidad en jarros y abrir un jarro cada mes del año."  - Harlan Miller

votar

41 Comentarios: (+añadir comentario?)

La Dame Masquée dijo...

Madame, que grandisima entrada la de hoy! Cómo ha buscado usted historias navideñas para estas fechas, y vaya que ha encontrado de las buenas. Las historias de Bruna y Neus son muy conmovedoras, y con lo de la supresion de la navidad me he partido, sobre todo al llegar al final, con aquel obtuso "no comprendo".

Feliz dia, madame

Bisous

Nikkita dijo...

Gracias Madame, por vuestras siempre magníficas palabras. La verdad es que el oficial de "inteligencia" no estuvo muy espabilado pensando en el origen de esa órden.
Feliz dia, madame.
Besos

Katy dijo...

Ni todas estas notas de solidaridad hacen posible olvidar el horror, la angustia y el miedo. Tal vez en ese momento estas historias fueron portadores de esperanza, amistad y solidaridad entre sus protagonistas.
Pero detras de todas y cada una de estas vivencias tan conmovedoras y únicas, existe el drama real de estas familias que la sufrieron en primera persona.
Los estigmas han resistido aún al paso de los años cada día, en cada sueño.El que ha vivido una guerra nunca será el mismo.
Un beso Nikkita. Buena recopilación

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

unas historias con final feliz... aunque con un desarrollo muy triste, sin duda muy apropiadas para la Navidad.

Nikkita dijo...

Llevas razón Katy, detrás de cada uno de ellos existe un drama, y esos estigmas es muy dificíl que no resistan, pero es bueno conocer que también hay algo de conmovedor dentro de todo el horror.
Muchas gracias, como siempre, por tu comentario.
Muchos besos.

Nikkita dijo...

Jose Luis, que mejor momento que este para conocerlas.
Un abrazo

Jubilada en Acción! dijo...

Hila Nikkita:

Tus aportaciones como siempre, enriquecedoras al 100%.
Me gustaria que visitaras mi blog, tengo para ti, una... tardía sorpresa!

Con cariño.
Diana Reyes
Jubilada en Acción!

Nikkita dijo...

Gracias Diana!!, voy para allá.
Besos

Oscar dijo...

esto demuestra que incluso en tiempos dificiles hay un sitio para el humor, la solidaridad y la humanidad.

Saludos, desde barcelona hoy y hasta el 25

macgo dijo...

No sé si es muy oportuno el comentario, pero la entrada es muy curiosa.

meg dijo...

Nikkita, esta entrada resulta muy, muy oportuna. Llega la Navidfad y el recuerdo de lo que debieron ser estas fiestas para aquellos desgraciados es espeluznante.

Pero irónicamente graciosa es la historia de la Navidad suspendida. Y el comentario del ateo ruso que no entendía nada. :P

meg dijo...

Por cierto, oportuna la frase de Miller, al final del post. Besos

Nikkita dijo...

Cierto Oscar, y el humor nunca viene mal.
Que lo pases bien por Barcelona estos días :).
Besos

Nikkita dijo...

Miguel, tus comentarios siempre son oportunos.
Saludos

Nikkita dijo...

Así es meg, un toque de humor, como dices a veces para "desengrasar" ;).
Gracias!
Besos

Amparo dijo...

me ha encantado tu entrada hoy, ya sabes lo que me gusta la navidad no? ajajjaaj, lamento tardar tanto en pasar cariño pero no me olvido de ti
un besazooooooooooo

Nikkita dijo...

Amparo, que a ti te gusta la navidad?, noooo. Ya se que no te olvidas!.
Besazos

Felix Casanova Briceño dijo...

Querida Nikkita...

Gracias por este post, porque para algunos, aunque la navidad fuese (no tengo palabras para describirlo) pudieron contarlo y seguro que a lo largo de sus vidas lo celebrarían mucho mejor. Desconocía esa faceta del III Reich sobre la ironía. No quiero ni pensar en esas Navidades adheridos de frío, famélicos, y, muchos, sin esperanzas de vivir. Desgraciadamente, así es la Historia, y afortunadamente, tú nos la muestras...

Muchos besos.

Nikkita dijo...

Querido Félix, gracias a ti!!!
Espero que a muchos, la mayoria, les fuera posible celebrar mucho mejor la navidad, como dices. El tema de la ironía, es algo que creo que incluso hoy en día no terminan de entender en muchos paises :).
Muchos besos

Katy dijo...

Nikitta déjame la forma de enlazar tu blog en el mio, que no se hacerlo. Soy un poco pato :)
Besos

la gata dijo...

La primera historia me ha gustado mucho, porque encierra mucho amor. La nota de humor me ha hecho reir.
Ha sido una entrada especial, navideña. Me ha gustado mucho tener unos minutos para leerla.

Un abrazo

Nikkita dijo...

Katy, de pato nada.... ya te lo he enviado.
Besos

Nikkita dijo...

Hola gata!! esas dos historias son las mejores. Me alegra que hayas tenido esos minutos.
Un abrazo

Clara dijo...

Nikkita,nos haces llegar la navidad, los sin sabores y tambien finales felices. Unas risas por la ironia de los nazis, aunque siguen siendo sosones.

Besos mil

ENRIQUE NAVA dijo...

Increibles historias como siempre, en particular el testimonio Neus Catala, con todo y eso celebraron la noche de navidad, catolicas y no creyentes, como hermanos...

Carnets dijo...

Hola Nikkita, acabo de leer esto en la BBC y enseguida he pensado en comunicártelo. Parece que han robado el Arbeit macht frei de Auschwitz. Un abrazo.
http://news.bbc.co.uk/2/hi/europe/8419948.stm

Nikkita dijo...

Clara, hay de todo, y hay que conocerlo. Al menos algo sirve para unas risas.
Besos mil

Nikkita dijo...

Así es Enrique, no podían hacer otra cosa así que por qué no celebrarlo?.
Gracias por la nominación en el blog de plank!!
Besos

Nikkita dijo...

Gracias Carnets!! no me habia enterado.. estaré pendiente, porque me parece increible!!.
Besos

josefina dijo...

Nikkita, Hace muchos años que la Navidad me pone muy triste. Siempre pienso en la gente que lo pasa mal. Hay gente que además de sufrir están solos y muchas veces sin recursos.
Estas fechas que son fiestas Cristianas, se tendrían que celebrar de otra forma.
En medio de todo estoy un poco feliz pues estaré junto a mi familia a la que tanto quiero. Me ha gustado tu blog lo seguiré con gusto
Feliz Navidad

Rudy Spillman dijo...

Nikkita, todas estas alentadoras historias de la época, con final feliz y a veces hasta con humor nos muestran que aun en los momentos más dramáticos no debemos perder las esperanzas. Gracias, amiga por estos excelentes testimonios.

Nikkita dijo...

Hola Josefina, bienvenida!, me alegro que al menos las pases rodeada de tus seres queridos.
Feliz Navidad!.
Un saludo

Nikkita dijo...

Así es Rudy, sin esperanza es casi imposible sobrevivir. Gracias a ti, amigo, por seguirlos.
Un fuerte beso.

macgo dijo...

Perdona pero estos días son muy liados y leer tu blog lleva su tiempo. Lo sacaré un poco más adelante.
Buen fin de semana

Nikkita dijo...

Macgo, no hay problema, estamos todos igual estos dias.
Buen fin de semana!!

macgo dijo...

No sé si te has enterado:
http://www.elpais.com/articulo/internacional/Robada/huella/horror/nazi/elpepiint/20091219elpepiint_8/Tes

Nikkita dijo...

Hola Miguel, gracias!!! si lo sabia porque me dejo ayer un mensaje Carnets en cuanto se enteró.... parece que los perros pierden la pista en la nieve porque se la llevaron en un camión y la policía ofrece una recompensa a quien de pistas válidas. Estoy pendiente de la noticia.
Muchas gracias, de nuevo!!. Besos

Cayetano dijo...

La entrada que nos traes hoy está muy documentada y trabajada. Enhorabuena.
El testimonio de Neus Catalá pone los pelos de punta. ¿Cómo es posible que la especie humana llegue a cotas tan altas de degradación contra sus semejantes? Verdaderamente, la peor alimaña que se puede encontrar la humanidad es el propio hombre, que diría Hobbes.
Un saludo.

Nikkita dijo...

Bien indicado Cayetano, la peor alimaña es el propio hombre. No tengo respuesta a tu pregunta, pero está claro que es el único "animal" capaz de hacerlo.
Gracias por tus palabras.
A ver si resuelves la duda del monumento que me he quedado intrigada....
Un saludo

Anónimo dijo...

Easily I acquiesce in but I think the list inform should prepare more info then it has.

Nikkita dijo...

Anonimo:
thank you very much, but... i will take your comment in consideration.
greetings

Related Posts with Thumbnails