Edith Stein y Hermann Scheipers: el holocausto y la Fe en #8octubreLaFe

Cargando..


El año pasado, más o menos por estas fechas, participamos en el dia de la convivencia, y este año, la inciativa promovida por nuestros amigos Angel Cabrera y J.A. Senovilla se basa en la Fe,y cómo no podia ser menos, recogemos el testigo para volver a participar en ella, en esta ocasión con dos historias en las que la fe les llevó a conocer de cerca los campos de concentración: Edith Stein, conocida como Santa Teresa Benedicta de la Cruz, y Hermann Scheipers, el último sacerdote católico superviviente de los campos de exterminio.


Edith Stein

Edith Stein, (conocida como Santa Teresa Benedicta de la Cruz), nació el 12 de octubre de 1891 en Breslavia, en el seno de una familia judía, siendo la última de 11 hermanos.

Su padre muere cuando ella tenía 2 años, y su madre se hace cargo del negocio familiar, levantándolo hasta convertirlo en la serrería más importante de toda la comarca.

Edith era la preferida de su madre, además de ser una niña superdotada que aprendió a leer muy pronto, conseguía las calificaciones más altas del colegio, y se llevaba todos los premios, pero no le gustaban las alabanzas.

Con 14 años deja el colegio, aburrida de no tener nada que le estimule la inteligencia, y empieza a hacerse preguntas sobre el sentido de la vida, por lo que su madre la manda a Hamburgo a ayudar a una de sus hermanas, de donde regresa un año después, y retoma los estudios, destacando por su lucha por la igualdad de la mujer en una época en la que la mujer no tenía ni derecho a voto ni a ocupar cargos políticos.

En 1913 entra en la universidad, convirtiéndose en una de las primeras mujeres que acceden a ella, donde comienza estudiando germánicas, historia y psicología, e influenciada por las referencias constantes que se hacen a Edmund Husserl y su método fenomenológico, acaba trasladándose a Göttingen, donde él enseña, y estudiando filosofía.

Allí conoce a varios pensadores jóvenes como Max Scheler, Adolf Reinach o Hedwig Conrad-Martius, y con ellos aprende a estudiar filosofía sin prejuicios, e impresionada por la objetividad de la fenomenología, empieza a trabajar en su tesis doctoral sobre la empatía.

En 1914, cuando estalla la primera guerra mundial, hace un curso de enfermería y se alista como voluntaria en la Cruz Roja para atender a los heridos infecciosos cerca del frente, ayudando desinteresadamente con tanto cariño y dedicación que consiguió cambiar poco a poco el ambiente moralmente degradado de su entorno.

El hospital en el que trabajaba cerró en 1916, y reanudó sus estudios de filosofía con Husserl, obteniendo el doctorado en Friburgo, y trabajando con él dos años más, hasta que en 1918 se independiza para seguir sus trabajos científicos personales, con la intención de conseguir una cátedra en la universidad, lo que no logró, pero sí consiguió que en 1920 el gobierno publicara un decreto a favor de que las mujeres tuvieran acceso a las cátedras universitarias.

Durante este periodo, llega a un ateísmo casi total.

Desde su entrada en la universidad, buscaba la verdad con todas sus fuerzas y se acercó a la religión como un fenómeno más de los que se daban en su entorno, aunque algunos acontecimientos le hicieron dudar, viendo la fe que tenían algunos católicos. En 1920, sufriendo por no encontrar el sentido a la vida, le preguntó a un conocido y culto judío por su imagen de Dios, y tras la respuesta de éste, ella se sintió decepcionada (“me sentía como si me hubieran dado una piedra en lugar de pan para comer”).

El acontecimiento definitivo para su conversión fue en 1921, durante la visita a casa de unos amigos filósofos, en la que lee la autobiografía de Santa Teresa de Jesús, con la que descubrió que la verdad que buscaba no era un problema intelectual sino una cuestión relacional, y en enero de 1922 es bautizada y el 2 de febrero recibe la confirmación.

Desde su conversión manifestó el deseo de entrar en el Carmelo, pero sus confesores piensan que debía emplear sus talentos intelectuales en servir a la iglesia en el mundo y la envían a enseñar alemán e historia a un colegio de Espira, donde forma a sus alumnas, además, en el campo cultural, social, político y sexual. En ese tiempo, traduce las cartas y diarios del cardenal Newman y la obra “De Veritatis” de Santo Domingo.

Empieza a ser requerida para hablar por la radio, escribir artículos y dar conferencias en varios países, y sorprende a todo el mundo con su capacidad de trabajo y generosidad y entrega. Su tema preferido era el de la formación de la mujer y su puesto en la sociedad.

En 1932, Edith es llamada al Instituto Alemán de Pedagogía Científica, en Munich, para dar clases de Antropología filosófica y teológica, y de pedagogía, pero con la llegada de Hitler al poder, ella ya se dio cuenta de que vendrían persecuciones para el pueblo judío y la iglesia, intentando sin éxito que el papa Pio XI escribiera una encíclica sobre el problema, y al no haber negado nunca su ascendencia judía, se le prohibió toda actividad docente, con lo que el 14 de octubre de 1933 ingresa en el Carmelo de Colonia, y el 15 de abril de 1934 toma el hábito con el nombre de Teresa Benedicta de la Cruz.
Sus superiores le piden que continúe su actividad científica en el Carmelo, y además de escribir artículos, trabaja en su gran obra: “ser finito, ser eterno”.

Estando dispuesta a compartir el destino de su pueblo, sabía que toda su comunidad corría peligro si permanecía en ella, por lo que el 31 de diciembre de 1938 es enviada al Carmelo de Echt, junto a una de sus hermanas, donde se supone que estaría fuera de peligro por no ser conocida ni por la población ni por los ocupantes nazis.

En 1940 los alemanes invaden Holanda, y fichan a todos los judíos. Intentan enviarla a Suiza, pero la comunidad de Le Paquier responde que aceptaba a Edith, pero no a su hermana, por lo que Edith rehusó irse.

Tanto Edith como Rosa, su hermana, son llamadas a Maastricht y se les exige que lleven en el vestido la estrella amarilla.

Los obispos holandeses junto con los demás líderes de iglesias cristianas preparan una pastoral con una dura denuncia de los excesos del nazismo y la persecución del pueblo judío, que debía ser leída en todos los templos el 24 de julio de 1942, pero solo se leyó en las iglesias católicas, con lo que la represalia de los nazis por el acto es inmediata: Los hebreos bautizados, sacerdotes y religiosas de origen hebreo, fueron arrestados y deportados a campos de concentración.

El 2 de agosto las hermanas Stein son detenidas por la Gestapo, y llevadas al campo de Amersfoort al principio, y dos días más tarde al de Westerboork, donde algunos supervivientes testimoniaron que se esforzaba por ayudar a todo el mundo. Hablan de su silencio, su calma, su compostura, su autocontrol, su consuelo para otras mujeres, su cuidado para con los más pequeños, lavándolos y cepillando sus cabellos y cuidando de que estuvieran alimentados.

El 7 de agosto es deportada a Auschwitz, llegando allí el día 9, donde la llevaron a la barraca 36 y marcaron con el número 44.074, muriendo ese mismo día a los 51 años, en las cámaras de gas, puesto que por su baja estatura, y sin signos externos de robustez no servía para trabaos forzados, junto a su hermana Rosa de 59 años, y el resto de compañeros de viaje.

En 1962 se inició su proceso de beatificación, siendo beatificada por Juan Pablo II en Colonia el 1 de mayo de 1987, canonizada el 11 de octubre de 1998 y proclamada Patrona de Europa el 1 de octubre de 1999.

Edith Stein fue una de las primeras mujeres en doctorarse en Filosofía, activista feminista, defensora del derecho de voto para la mujer, escritora de numerosos volúmenes de filosofía y teología, y conferenciante en varios países de Europa, que hablaba y escribía con fluidez en alemán, inglés, francés, holandés, latín... Durante la persecución nazi contra los judíos, Edith Stein escribió un valioso libro titulado "Estrellas amarillas", donde nos hace un clarísimo análisis de la situación social, política, religiosa e intelectual de Alemania en la primera mitad del siglo XX.

Podeis leer más sobre ella, aquí



Hermann Scheipers

Soy Hermann Scheipers, Nací el 24 de julio de 1913. En 1937, a los 24 años, me ordene sacerdote. Viví y fui testigo de la toma de poder de Hitler cuando era estudiante. Los últimos y terribles años de su dictadura -de 1941 a 1945- los pasé como prisionero en el campo de concentración de Dachau. El haber sobrevivido corporal y espiritualmente al infierno de Dachau se lo debo exclusivamente a mi fe cristiana.” Así comienza Hermann Scheipers una conferencia que dio en EEUU en 2009.

Tras ordenarse sacerdote, pidió que le mandaran donde más le necesitasen, y fue enviado a una zona de Sajonia en la que había pocos católicos, y estaban muy dispersos, por lo que el obispado le puso un coche para los traslados.

Tras la publicación de la encíclica de Pio XI contra el nazismo, los nazis comenzaron a perseguir a los católicos, y a Scheipers le confiscaron el coche. Le propusieron apoyar públicamente a Hitler para devolvérselo, pero se negó, y tras la tercera protesta, le detuvieron.

En la cárcel de Leipzig, la Gestapo le presionó, sin éxito, para que abandonara el sacerdocio.

Para los nazis los condenados a trabajos forzosos eran seres “infrahumanos”, pero para Scheipers eran hijos de Dios que necesitaban de su atención y amor, con lo que se convirtió en un peligro al desafiar “la seguridad del pueblo y el estado”.

En la oficina de seguridad del Reich en Berlin constaba así su condena: “Scheipers es un defensor fanático de la Iglesia, es propenso a generar intranquilidad a la población, por lo que ordenamos su internamiento en el campo de concentración de Dachau”. Y allí fue deportado en 1941, siendo enviado al bloque de los sacerdotes (Pfarrerblock) con el número: 24255.

En Dachau, se calcula que de los 300 sacerdotes que deportaron, murieron unos 1000, 336 de ellos en las cámaras de gas. Al preguntarle con qué se encontró en el campo al llegar, responde: “Con lo peor y lo mejor de lo que el hombre es capaz. Otro sacerdote dijo que, allí, te convertías o en criminal, o en santo. Los nazis enfrentaban a unos presos contra otros, con un sistema de capos.“ Y aún habiendo sido amenazado en varias ocasiones con ser enviado a las cámaras de gas, se libró de ser ejecutado: “Sabíamos que que, más pronto o más tarde, nos esperaba la cámara de gas. Cuando me llegó el turno, tuve una de las experiencias de solidaridad más profundas de mi vida. Otro sacerdote, muy enfermo, me paró en mi camino para ofrecerme el pedazo de pan de ese día. Quise rechazarlo: a él le hacía falta, y yo moriría poco después. Él insistió, diciendo que los apóstoles descubrieron al Señor al partir el pan. Lo acepté, profundamente conmovido. Mi ejecución fue cancelada milagrosamente; él murió. Cada vez que celebro la Eucaristía veo ese pan.
Poco antes de terminar la guerra, los nazis ordenaron desalojar el campo, y se organizaron las marchas de la muerte. Yo conseguí escapar de la última. Había un pabellón de moribundos con enfermedades altamente contagiosas. No quedaba tiempo para deshacerse de ellos, y ordenaron a sus capos quedarse para cuidarlos. Eran comunistas, y se negaron. Las SS pidieron voluntarios, y sólo los católicos estuvieron dispuestos a sacrificar sus propias vidas para no abandonar a los moribundos. Fue esa entrega a Cristo por encima de cualquier poder terrenal y hasta de la propia muerte lo que Hitler y Stalin no podían tolerar.”

Una vez terminada la guerra, y recuperada su salud, continuó ejerciendo la labor de sacerdocio, y tras su jubilación, se ha dedicado a dar numerosas conferencias sobre su experiencia en Dachau y los totalitarismos, por todo el mundo.

Podeis leer una entrevista suya, aquí

"Usted puede hacer muy poco con la fe, pero no puede hacer nada sin ella." - Samuel Butler

votar

49 Comentarios: (+añadir comentario?)

Anna Jorba Ricart dijo...

Me he sumado a esta iniciativa de hablar de la fe y me siento honrada de tener algo en común con muchos de vosotros,aunque el enfoque de cada uno sea dispar.
Una reseña historíca muy interesante.
Gracias.
Que sigas bien.

Perikiyo dijo...

Buena iniciativa, sí señor. Por lo menos ha servido para que te dejes ver por aquí. ;)

Hay una cosa que me llama la atención. Pío XI publicó una encíclica contra el nazismo, lo que provocó una persecución de los católicos. Sin embargo, Pío XII miró para otro lado con respecto a las atrocidades de Hitler y los suyos. Al menos, esa es la sensación que tengo.
En los Papas, como en todo, hay buenos y malos.

Un besazo.

Carlos Soler dijo...

Nikkita, que bueno volverte a leer en un día cómo hoy, me gusta esta visión de la fé en el holocausto. Un abrazo.

kepasa29 dijo...

"Usted puede hacer muy poco con la fe, pero no puede hacer nada sin ella."
Tremenda la cita
Creo que si no tenemos un poco de fe, ya sea en nuestras creencias o en las personas, poco podemos avanzar hacia un mundo mejor.
Como siempre un placer leerte.
Un beso muy fuerte

Nikkita dijo...

Muchas gracias por la visita Anna, un placer tenerte por aqui! igual que el haber conocido tu blog.
Buen fin de semana!

Nikkita dijo...

Holaaaaa Perikiyo,
sabes que yo os hecho mucho más de menos!!! jajaja me encanta leerte por aqui!

Como bien dices, no solo entre los papas... en todas partes hay buenos y malos.... y respecto a ese tema en concreto, si dejo al márgen mi opinión personal, prefiero no pronunciarme, porque he leído de todo, desde que posia haberse evitado el holocausto, al menos en parte si se hubiera pronunciado claramente, pasando porque era el papa de los nazis, hasta que al abrir los archivos el Vaticano en los años 60 no encontraron nada que confirmara que lo había apoyado... con lo que sin la suficiente información, prefiero no juzgar.

Lo que está claro es que él no hizo pública ninguna encíclica como Pio XI.

Un besazo enorme

Nikkita dijo...

Carlos!
qué bueno leerte por aqui :) un lujo tenerte.
No podía faltar a la convocatoria, es lo mínimo :)
Un beso

Nikkita dijo...

Kepasa! que gusto tenerte por aquí! :))
Creo que todo el mundo tiene fe en algo o en alguien. Es un motor de automotivación que pienso todos utilizamos, al márgen de la definición individual que cada uno le demos a la palabra.
Un beso enorme

Chema García dijo...

El holocausto es un tema que a uno se le ponen los pelos como escarpias, de la capacidad de la crueldad humana concentrada hasta límites insospechados. El mejor homenaje, el que les haces. Que no permanezcan en el olvido, el divulgar su historia y reconocerles su papel y el coraje que mostraron. Un saludo!!

Chela dijo...

Hola Nikkita, un placer tenerte nuevamente "en linea" y muy buena la entrada que publicas sobre la fe. Muy bien elegido las dos historias
Espero que sigas con nosotros, te extrañaba
Un abrazo
Chela

Nikkita dijo...

Chema, un placer tenerte por aqui!!
Solo aporto un granito de arena para darles a conocer, ya sabes :))
Muchas gracias por la visita.
Un beso

Nikkita dijo...

Hola Chela!!! que alegría leerte :)
Yo también os echo de menos, me costó sacar el rato para escribir la entrada, pero me encantó volver a hacerlo, la verdad es que lo echo de menos, y estas dos historias me pareció el momento adecuado para compartirlas.
Espero poder actualizar de vez en cuando, al menos lo intentaré!
Un beso enorme.

Fiaris dijo...

Gracias por tu aporte,cariños unidos por la fe.

Explorador dijo...

Un gustazo poder volver a encontrarme con tu magnífica prosa y con estas historias impresionantes que siempre traes, donde lo mejor y mas abyecto del ser humano se cruza siempre dando una impresión de cierto desconsuelo, pero también de una fortaleza en cierto punto sorprendente. Y es una sensación extraña pero gratificante.

Y además, uno aprende y reflexiona muchísimo.

Un abrazo :)

rosscanaria dijo...

Muy interesantes los dos ejemplos de FE pero más intensa la de Edith Stein, ¿será porque era mujer?...
Hacía tiempo que no sabía de tí mi linda y tierna amiga ¿estás bien? yo genial como siempre pero muy atareada con mis dos nietos.
Besos enormes de lindo domingo y recuerda que te quiero muchísimo,

Cayetano dijo...

Muy interesante tu entrada. Se te echaba de menos por estos pagos. Sobre el holocausto y las responsabilidades ajenas...¡Uf! Se han escrito tantas cosas que no sabe uno qué creer. Aparte de algunas negligencias de personajes ilustres y de flojedad en las condenas, el único y gran culpable de esa atrocidad no fue otro que el señor del bigotito con ayuda de sus secuaces.
Un saludo.

Nikkita dijo...

Fiaris, muchas gracias a ti por la visita!
Buen inicio de semana. Cariños

Nikkita dijo...

Explorador, el gustazo siempre es mio al leer tus reflexiones y aportaciones siempre tan acertadas!
Me encanta leerte de nuevo :)
Un abrazo enorme.

Nikkita dijo...

Hola Rosss linda, muchas gracias!! :)
Por aqui todo bien, aunque igual de liada que siempre.
Disfruta muchisimo de tus enanillos, que yo en cuanto pueda intentaré ir compartiendo historias con vosotr@s :)
Un beso enorme reina! me alegra leerte por aqui de nuevo. :**

Nikkita dijo...

Hola Cayetano!! muchas gracias!, seguro que no me echáis de menos tanto como yo a vosotr@s :)), sabes que siempre es un lujo poder leerte.

En cuanto a lo que comentas, efectivamente el máximo responsable fue el señor del bigotito junto a sus locos seguidores, pero eso no exime de responsabilidad a tantos que miraron para otro lado por poner sus interes por delante de todo.
En cuanto al tema concreto que toco en esta entrada, como le digo a Perikiyo, sin suficiente información documental por mi parte, prefiero no hacer juicios para no meter la pata.

Buen inicio de semana! Un beso.

Senovilla dijo...

Querida y siempre atenta amiga, ya estoy por aquí para sorprenderme de nuevo con la historia que nos has dejado.

Si de algo ha valido toda la iniciativa y movilización de la fe, ha sido sin duda el que vuelvas a publicar para que disfrutemos de la historia y tomemos buena nota de como fue vivida.

Gracias y un placer hacerte publicar ;-)) así que no pierdas la comba y dentro de poco otro artículo ;-))

Te dejo un súper beso con abrazo incluido.

Marilyn Recio dijo...

Me encantó tu entrada. No sabía de estos personajes y sus tragicos destinos. Ejemplos de una fé viva. Un placer conocerte a traves de este conversatorio sobre la fé. Te sigo! un abraXo

Nikkita dijo...

Querido Senovilla, aunque solo sea por la "presión" y por el trabajazo que has hecho con esta convocatoria, prometo volver a publicar, aunque no me comprometo a fecha ;))
La verdad es que es un lujo publicar para gente como tu.

Un placer haber podido aportar mi diminuto granito de arena a la iniciativa. Espero descanses, y mucho!

Un beso enorme.

Nikkita dijo...

Marilyn, bienvenida!! un placer tenerte por aqui, y más por ser gracias a la iniciativa de Angel y Senovilla :)
Muchas gracias por tu comentario.
Un abrazo

Balovega dijo...

Buenas noches..

Sigo teniendo fe en la personas, y este mundo es maravilloso.. gracias por ser parte de el...

Besotes

Nikkita dijo...

Buenas noches Balo,
muchas gracias por tu visita :)) la fe en las personas es lo ultimo que debemos perder.
Un besote guapa.

José Ramón dijo...

Una amplia visión de la fe gracias por compartir.
Un cordial saludo de José Ramón desde…
Abstracción textos y Reflexión.

Nikkita dijo...

Jose Ramón, gracias a ti por tu visita y tu comentario.
Feliz noche!

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

dos ejemplarizantes biografías... Nikkita se la echa de menos por la blogosfera...

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola Nikkita

Me he emocionado mucho al leer tu entrada. Impresionante el coraje y valor de estas dos personas ante la adversidad y dureza de las pruebas de la vida.

Un placer leerte.

Saludos.

Katy dijo...

Conocía la historia de Edith Stein, no así la de Hermann Scheipers . Me alegro enormemente de este post tan precioso y completo como los que siempre has traído a tu blog y nos tienes acostumbrados.
Ambos han dado un ejemplo de Fe, y la han llevado hasta las últimas cosecuencias. Dar la vida.
¡Gracias por participar!
Bss y espero te dejes ver de vez en cuando:)

Balovega dijo...

Buenas noches

Siempre seremos amigos para contar alegrías y tristezas, una a una y así tendremos como testigos
al sol, al viento, a la noche, o a la luna.

Un abrazo de feliz día de la Hispanidad

Nikkita dijo...

Hola Jose Luis!!! muchas gracias!!! yo tambien os echo de menos, aunque sigo pasando en silencio por vuestros sitios :)) no os he perdido de vista.
Feliz dia! Un abrazo

Nikkita dijo...

Hola Maria Eugenia, bienvenida :) un placer tenerte por aqui.

Son dos ejemplos más de tantos sobre valor y lecciones que deberiamos aprender.

Un saludo

Nikkita dijo...

Hola Katy querida :), a una convocatoria como esta no podia faltar :))
Aun tenemos pendiente ese café!!!!
Mil gracias por tu visita y tu comentario, como siempre :)
Un beso enorme

Nikkita dijo...

Feliz dia Balovega!!!
Un besote

El blog del Forner dijo...

alogo excepcional este post. Felicidades
un abrazo

rosscanaria dijo...

Nikkita, aquí estoy de nuevo hace meses que no se nada de tí, ¿ya no escribes?, cuéntame cositas, mis nietos genial y yo también pero quiero daber de tus andanzas, porfa.
Besitos enormes de lindo domingo y semana pesadita después del puente este tan largo...
Te quiero mucho mi niña,

Carlos Soler dijo...

Felices Fiestas Nikkita, que no falte fe en todos tus propósitos en el 2012!

SSmiguel88 dijo...

Puff, ojeando sobre revisionismo en Internet entré curioseando aqui, y no sé si merecerá la pena escribir el comentario, pues o probablemente lo censuras o me llueven criticas o insultos jeje, pero todo sea por crear discrepancia.
Se te ve, igual que a mi, de que "pie cojeas" (y que sepas que yo no me considero, ni mucho menos, de "derechas"): "Españoles en la 2ªGM" y ni una sóla mención a la División Azul, claro, como eran los "malos" (en la que, por cierto, sirvió mi tio-abuelo) cuando las acciones militares llevadas a cabo por ella dejan en pequeño a las de los españoles en el "otro bando".
Del Holocausto, que es claramente el tema principal, obviamente soy revisionista, y créeme, no soy un tonto que se cree todo lo que lee, me he preocupado de contrastar esas fuentes con las "oficiales", aunque no sea, para nada, un experto en la materia (de hecho, visité el campo de concentración de Buchenwald hace unos años, siendo yo crio) y tu puedas dejarme en parte mal en un hipotético "debate" (debido principalmente al lavado de cerebro que tiene la mayor parte de la gente).
Decirte que yo respeto a todas las personas honradas que murieron y/o sufrieron durante la II GM (y en toda la historia, huelga decir) independientemete de que raza o ideología fueran, especialmente a los que se sacrificaron luchando con valor y honor por sus ideas, entre los cuales, sin duda alguna, se encuentran cientos de miles de jovenes de las SS que lo dieron todo por defender Europa.
Y es que yo creo que el III Reich fué el "bueno del papel", que si el Eje (aunque no concuerde con todas las facciones y politicas que lo conformaron) hubiera ganado la guerra, ahora viviriamos mucho mejor. Y es que si yo soy nacionalsocialista es porque soy un joven blanco y orgulloso de clase obrera.
Nuestra Europa se va a la mierda, capitalismo, inmigración descontrolada (y, en general, delincuente), paro, misería, drogas, estados arrastrandose a los pies del "mercado"...y esto es sólo el principio, pues en unas pocas décadas la cosa estará mucho peor, y será entonces cuando nosotros estaremos en pie para dar una alternativa frente al capital y al comunismo, para luchar por el futuro de nuestros hijos, aunque os suene exagerado, pues ellos no tendrán cabida en el mundo que la plutocracia financiera internacional tiene pensado, un mundo de borregos "bienpensantes" esclavos de los amos del dinero, una verdadera dictadura de la que vootros tanto os quejaís: ¿qué es sino el actual bipartidismo y las organizaciones supranacionales?

Hay queda eso, porque estoy seguro de que ninguno de los que tanto os quejais de "estas cosas malas" (ya me entendeís) nunca a conocido a uno de los que llamaís "malvados nazis", más allá de las gilipollezes que dicen los medios y el gobierno.
Saludos a quién se lo merezca.

PD: no he querido ofender a quién halla perdido a alguien el la II GM, y el que se sienta ofendido es que no sabe leer. Por cierto, "Nikkita", supongo que serás del este, espero que no te tragues eso del cuento de que los nazis creian que los eslavos eran inferiores, además de que hubo varias divisiones de las Waffen SS eslavas (de hecho, tengo un camarada rumano cuyos bisabuelos lucharon en el Frente del Este contra los soviets).

Nikkita dijo...

Forner!! mil disculpas! pensaba que te había respondido!! Muchisimas gracias como siempre por tu visita :)
Feliz Navidad!

Nikkita dijo...

Ross corazón!!! llevo un año muy liada, aunque os sigo leyendo en silencio.
Te debo un email, en cuanto pueda te lo mando :)
Felices fiestas. Besos enormes

Nikkita dijo...

Carlos, mil gracias, como siempre :)) Espero que tengas unas felices fiestas y un magnifico 2012.
Un besote

Nikkita dijo...

SSmiguel88:
Como ves no modero tu comentario :). Solo modero los que ofenden o insultan, no los que argumentan aunque piensen diferente.

Respecto a tu respuesta:
En primer lugar te diré que no tienes ni la menor idea de qué pie cojeo, y por lo que veo, tampoco has mirado realmente de qué va este blog ("Blog dedicado a los españoles exiliados victimas de la 2 guerra mundial, el holocausto en los campos de concentracion y los nazis"), y en segundo lugar, creo que eres muy rápido sacando conclusiones sin la suficiente información. No soy del Este. Soy Española, con familiares fallecidos en toda esta locura, y se bien de lo que hablo, porque de lo que no conozco intento documentarme, y no precisamente por los medios o el gobierno, como tu dices.

En todo el blog, no verás ninguna valoración, ni juicio politico, solo historias de gente que no sale en la televisión ni en las películas, y sobre las que no se suele escribir tampoco en muchos blogs, que también fué víctima de todo lo que pasó, y sobre la División Azul, tienes ya varios blog que hablan de ellos.

Tu ideología me parece muy bien, tu sabrás lo que haces, pero procura no caer en lo mismo de lo que acusas a los demás, porque yo tambien conozco casi todos los campos de concentración alemanes, he estado en sus centros de documentación, y he hablado con los estudiantes de alli que son los que me han contado como les cuentan a ellos mismos su propia historia, así que, no, no voy a debatir contigo sobre algo en lo que te falta información, y sobre lo que deduzco por tu perfil y edad tambien te falta experiencia y vivencias.

No he conocido a "malvados nazis", todavía, pero si a supervivientes de campos de concentración, experiencia que, por cierto, te recomiendo, para que puedas sacar tus propias conclusiones a partir de lo que tu mismo veas con tus propios ojos.

Todas las ideologías son buenas o malas, según la radicalidad que se les aplique, y las consecuencias de la falta de tolerancia, es una de las lecciones que mucha gente joven no ha aprendido todavía de la Historia.

Y por último, respecto a tu consideración sobre el III Reich, la respeto, aunque no la comparta, pero, en cualquier caso, este no es un foro de debate.

Muchas gracias por tu aportación, que seguro enriquece el blog.

P.D.: te agradezco que no hayas querido ofender a nadie, dudo que lo hayas hecho, a pesar de que las formas se podrian suavizar un poco. Puedes agumentar, como has hecho, sin las coletillas añadidas a quienes crees no estarán de acuerdo contigo.

Un saludo

SSmiguel88 dijo...

Se agradece tu educación al responder, dice bastante de las personas.
Y si, quizás he estado demasiado "a la defensiva". Por supuesto, es tu blog, y puedes poner lo que quieras.
Tienes razón: me falta experiencia, y precisamente por que soy joven es porque me preocupo por mi futuro, y es que frente a situaciones radicales como las actuales (sobre todo lo que le vendrá a Europa a este paso) algunos jóvenes decidimos optar por otro camino, que si bien a mucha gente le puede parecer "excesivo", es que quizás no se han parado a pensar en que lo verdaderamente exraño es que el mundo se este gobernando según los patrones actuales, que son totalmente antinaturales.
En cuanto a caer en lo mismo de lo que acuso a los demás, normalmente suele ser al revés (caso de, por ejemplo, muchos "antifascistas" y "anti intolerantes", o del mismo $istema).
Repito lo dicho e mi anterior comentario, que lo siento por las personas honradas que sufrieron.
Un saludo.

PD: lo de si eres del este lo decía por el nombre, ya que sé de casos de gente que inmigró, bien por la guerra, o por los diversos regímenes (bien sean comunistas o fascistas) durante esa época, y sus hijos se han criado aqui, no por otra cosa.

Nikkita dijo...

SSmiguel88:
Gracias por la respuesta, como te dije, respeto todas las posturas las comparta o no, sobre todo si respetan las mias.
Me parece fantástico que te preocupes por tu futuro. Lo único que te puedo decir relacionado con todo esto es que utilices la Historia para aprender y mejorar, no para caer en los mismos errores, escojas la parte y el camino que escojas :)
Buen final de semana.

Prestiti dijo...

Nikkita estoy encantada con tu blog y este articulo es fenomenal. Me considero una chica de fe y la verdad este articulo me dio fuerzas para seguir creyendo en la gente y sobre todo en la vida. Muchas gracias!
Saludos de Enrica Prestiti

Nikkita dijo...

Prestiti, muchas gracias! y bienvenida :)
Hay unos cuantos ejemplos por aquí para seguir creyendo en la gente.
Un placer tenerte por aqui.
Buen fin de semana

Diana Reyes dijo...

Saludos Nikkita:
hace tiempo que no escribes en tu blog, pero quienes te conocemos venimos a releer tus notas siempre profundas cargadas de vida, ya lo decia Tolstoi "No se vive sin la fe. La fe es el conocimiento del significado de la vida humana. La fe es la fuerza de la vida. Si el hombre vive es porque cree en algo."
Te dejo un cariñoso abrazo. Diana.

Related Posts with Thumbnails