Jorge Semprun: la sociedad no puede cambiarse, pero el hombre, sí.

Cargando..

Hoy ha fallecido Jorge Semprún, a los 88 años, en su casa en París.

Nació en 1923 en una familia de clase alta; fue nieto del político conservador Antonio Maura, presidente del Gobierno durante el reinado de Alfonso XIII en cinco ocasiones. 

Ya os había hablado de él, cuando os hable de uno de sus libros: "Viviré con su nombre, morirá con el mío".

Fué escritor, intelectual, guionista, luchador antifranquista en la clandestinidad, ministro de Cultura y sobre todo, superviviente del campo de concentración de Buchenwald. Lo vivió todo: la Guerra Civil española, la II Guerra Mundial, el franquismo, la Transición y la etapa plenamente democrática.
 
En una entrevista de 2003, respecto al campo de Buchenwald, dijo: " sin duda, una de las experiencias decisivas de Buchenwald es la experiencia de la libertad. Cuando se habla de los campos de concentración siempre hay que concretar, porque una experiencia tan multiforme, vasta, amplia, y que ha sido vivida de formas tan distintas y diferentes, obliga a dar las coordenadas de la experiencia particular. Yo hablo de la experiencia del deportado político resistente en Buchenwald."


En una entrevista en el año 2000, expresó una de sus mayores preocupaciones: "Están desapareciendo los testigos del exterminio. Bueno, cada generación tiene un crepúsculo de esas características. Los testigos desaparecen. Pero ahora me está tocando vivirlo a mí. Aún hay más viejos que yo que han pasado por la experiencia de los campos. Pero no todos son escritores, claro. En el crepúsculo la memoria se hace más tensa, pero también está más sujeta a las deformaciones. Luego hay algo... ¿Sabe usted qué es lo más importante de haber pasado por un campo? ¿Sabe usted qué es exactamente? ¿Sabe usted que eso, que es lo más importante y lo más terrible, es lo único que no se puede explicar? El olor a carne quemada. ¿Qué haces con el recuerdo del olor a carne quemada? Para esas circunstancias está, precisamente, la literatura. ¿Pero cómo hablas de eso? ¿Comparas? ¿La obscenidad de la comparación? ¿Dices, por ejemplo, que huele como a pollo quemado? ¿O intentas una reconstrucción minuciosa de las circunstancias generales del recuerdo, dando vueltas en torno al olor, vueltas y más vueltas, sin encararlo? Yo tengo dentro de mi cabeza, vivo, el olor más importante de un campo de concentración. Y no puedo explicarlo. Y ese olor se va a ir conmigo como ya se ha ido con otros"

Os dejo una entrevista que le realizaron en Euronews:



Descanse en paz.

"La muerte misma no es nada. Eso es para mí la muerte, y eso es lo más angustioso, no es nada. La idea de nada" (Jorge Semprún)

votar

28 Comentarios: (+añadir comentario?)

Senovilla dijo...

Dejó de abrazar el comunismo y sus palabras siempre dejaban un sabor a historia que no debemos olvidar.

Gran personaje.

Me alegro mucho de que estés de nuevo en el blog.

Un abrazo.

Explorador dijo...

Vaya, un placer enorme volver a leerte...y una gran tristeza que haya tenido que ser por esta triste noticia. Creo que leeré "Viviré con su nombre, morirá con el mío", que ya es hora, y en su nombre recordaré todos esos anónimos que es necesario separar de la masa e individualizar. Y trataré de aprender.

Espero que estés bien. Un abrazo muy grande :)

Oscarcillo dijo...

Aunque no duela, por significar lo que es, todo lo que vivió, seguramente el ultimo de los testimonios vivos que pasaron por tanto, es ley de vida, tenemos que aceptarlo y estar contentos por lo que nos ha enseñado.

Cayetano dijo...

Lo he oído esta mañana en la radio. Un superviviente de aquella barbarie.
Descanse en paz.
Me alegra verte de nuevo por este mundillo.
Un saludo.

Perikiyo dijo...

No te lo vas a creer, pero viniendo del trabajo, he escuchado la noticia en la radio, da´si que, en cuanto he llegado a casa, he entrado en el blog. Sabía que publicarías.

Es cierto que, por desgracia, están desapareciendo los testigos del exterminio. Es ley de vida, pero se pierde mucho cada vez que alguien que vivió todo aquello desaparece.

Al menos, un escritor puede dejar un testimonio indeleble, aunque no pueda describir el olor de la carne quemada. Escalofriante.

Un besazo.

Nikkita dijo...

Muchas gracias Senovilla, si que lo era!

Una vuelta puntual por ahora :)
Un beso

Nikkita dijo...

Explorador, te sigo leyendo, aunque paso en silencio por vuestros sitios :)), me alegra mucho verte aquí.

Ando liadísima con temas laborales, pero sigo pensando que volveré al blog antes o después.

Leete el libro, te gustará.

Un beso enorme

Nikkita dijo...

Oscar, efectivamente es ley de vida, pero eso no evita que sea una gran pérdida.

Todos deberiamos aprender de toda la información que nos dejaron tantos testigos, pero parece que no aprendemos.

Besotes

Nikkita dijo...

Mil gracias Cayetano, como le dije a Explorador, os sigo leyendo aunque pase en silencio por allí :), me alegra leerte por aqui de nuevo.

Un beso

Nikkita dijo...

Ayyy Perikiyo, como no te voy a creer, si parece que me conoces mejor que yo :)).

No podia dejar pasar la ocasión, creo que lo merecía, como en tantas otras en las que no me ha sido posible publicar con la misma rapidez.

Quedan muy pocos testigos ya, pero cierto que nos dejan su legado en sus escritos. El testimonio de la carne quemada se me quedó grabado :)

Un beso enorme.

josefina dijo...

La historia no se tendría que olvidar nunca, para no volver a cometer los mismos errores.
Jorge Semprun, una vida llena de experiencias.
Gracias por volver Nikkta.
Un beso

Nikkita dijo...

Amen Josefina :))

Mil gracias a ti por estar siempre ahi, volver, volver, aun no puedo permitirmelo, pero siempre que tenga ocasión intentaré ir posteando algo :).
Un beso.

nieves dijo...

¡¡¡has vvuelto, y con un buen post

besín, gatina

El Pregonero Cabreao dijo...

Gracias reina!!

La vuelta es solo puntual Nieves, pero seguimos en contacto con vuestros blogs :))

Besines.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Un grán pérdida la que sufrimos todos con la desaparición de Semprún. Nos estamos quedando sin testigos vivos de lo que fue aquello, por lo que es tarea nuestra recoger el testigo para evitar un peligroso olvido.

Saludos,

Figaroqua dijo...

No es fácil ser crítico hacia Semprún cuando parece que el mundo entero se ha volcado en hacerle una serie interminable de panegíricos. Hay quien ha vivido como español las páginas más trágicas de la historia de Europa, directamente, con sus tripas y sus alpargatas y hay otros que han "sabido estar": Marek Edelman, Montero, Razola, Constante y un largo etcétera de luchadores anónimos y de tumbas - cuando las hubo - sin nombre, han sido de los primeros; Malraux y Semprún, como Régis Debray, de los segundos. Las tumbas sin nombre llaman a un sentimiento de reivindicación colectiva, del anonimato de una masa combatiente que, desde la profundidad de la Historia busca un eco en una masa respetuosa de hijos y nietos, hijos, nietos y viudas, mientras que los Malraux y Semprún sólo obedecen a la sed iconica de sus pares intelectuales, a un sentimiento de casta de "líderes", de eternos homenajes institucionales siempre nsuficientes, máxime cuando han sido perfectos gestores de sus propias carreras. Los mismos intelectuales que sueltan ríos de tinta para homenajear a Semprún hubieran querido participar de sus luchas en la exacta medida en la que él participó, ni un gramo más que pueda comprometer el acto reiterado de venir luego a la tribuna y contarlo, porque ese gramo más hubiera hecho de ellos otra tumba anónima, aquella en la que yacen los que lucharon hasta su postrer aliento porque no sabían escribir. Todos - permítaseme esta obscena metáfora - "pasamos" por los campos nazis. Algunos se tambalearon durante 4 años en Mauthausen, otros un añito y pico en Buchenwald. Muchos se pagaron un Maurice Halbwachs de profe en la universidad de París, otros de Francia sólo conocieron los campos de Argelès. Los que salieron vivos de Mauthausen fueron purgados por su idolatrado PCE, otros ya tronaban fanáticamente en él, convertidos en los "nuevos valores" - y hablo de la época del Kominform donde, o habías denunciado a la madre que te parió, o te la jugabas de nene díscolo y pródigo de tu clase - un Maura ! y no quiero ser determinista - o no destacabas. Ser disidente en el 56 era un mérito, serlo en los 60 un pelín menos, cuando las liras de la socialdemocracia aventuraban ser la ocasión realista de hacerse una oportuna segunda virginidad política. De ahí a ser un mito - por edad y gestión astuta del propio vivido, muy limitado en implicación real - reciclable para dignificar el Felipismo, sólo había un paso, y Jorge Semprún, infaliblemente, lo dió. Habemus ministro, habemus deportado oficial, que hasta en la sopa lo hemos tenido, que incluso cuando se hablaba de los de Mauthausen, la medalla se la daban a él. No sé como no se le curbó la chepa de tanta medalla, pero supongo que en la fosa común del campo de fútbol de los SS en Mauthausen algún muerto hubiera querido decirle que la vanidad debe tener límites, por muy buen escritor y guionista que se sea - y Semprún ha sido muy bueno, en eso como en todo, no me pesa en absoluto reconocerlo - pero prestarse a ser el Hombre de Mármol de la socialdemocracia triunfante, en el icono voluble y facilón de las cohartadas del sistema "comodebedeser", versión "columnita de EL PAIS" - otro tinglao de jóvenes valores del tardofranquismo reciclados en convencidos demócratas -, cuando el olor de las cámaras de gas está en los aledaños, es, a mi entender, una frivolidad imperdonable. Y Semprún y sus muy lúcidos adláteres, de esos de favor por favor y homenaje por homenaje, fueron muy cínicamente conscientes de ello. Honrad más bien las tumbas sin nombre, es lo único que os pido, porque se valen solas, sin tribunas ni medallas, ni presentadores de "qualité". Sobran tanto los muertos como los « vivos ».

Nikkita dijo...

Jose Luis, así es, si no cogemos el testigo mal no acabará yendo...

Un abrazo.

Nikkita dijo...

Figaroqua,
Me queda clarisima tu argumentación, y en verdad poco tengo que añadir, en todo esto, es cierto que ha habido de todo, héroes, reales y falsos, quien ha gritado sus historias a los 4 vientos, y quien ha callado para siempre quedando en el anonimato dentro de los supervivientes, y por supuesto los miles de deportados que nunca volvieron y nunca pudieron contar su historia.
en cualquier caso, no se puede dejar de reconocer que lo hayan "sufrido" mucho, o poco, todos ellos son testigos de una parte de la historia que no debemos olvidar, incluido Semprún, al márgen de las vidas que hayan decidido seguir tras la Segunda Guerra Mundial.
Y en cuanto a honrar a las tumbas sin nombre, creo que en este blog, si lo has seguido, habrás visto que dentro de mis limitadas posibilidades es lo que he intentado, al menos, contando historias de gente no tan popular.

Te agradezco muchísimo tu aportación, que me parece transparente.

Un saludo.

meg dijo...

¡Me alegro de que hayas vuelto,Nikkita!. Y con un buen post, dedicado a alguienirrepetible como Semprun. Aunque Figaroqua haya dejado bien sentados los puntos sobre las íes. Tu traajo en este blog demuestra que efectivamente, hay que darle la "voz y la palabra" a los que ya no pueden hablar porque están bajo tierra anónima.

Un beso y espero leerte con más frecuencia.

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Querida amiga, me ha dado alegría pasar por aquí y ver que de nuevo escribes ¡¡me parece too lo tuyo tan interesante!! Que no me podía hacer a la idea de que lo hubieses dejado, me uno a tu homenaje, creo que estará en un lugar preferente por tantos acontecimientos y no buenos que paso durante su vida.
Un abrazo querida Nikkita

La Guionista Reflexiva dijo...

Hola, Nikkita:

Te he dejado un premio en mi blog.

Saludos.

meg dijo...

Nikkita te pido lomismo que Guinista: entra en mi blog a recoger un premio. Me temoque es el mismo. Un beso

Nikkita dijo...

Gracias meg :))), un placer teneros siempre por aqui.

Ahora paso por tu blog.

Besos

Nikkita dijo...

Querida Higorca, siempre es una alegria publicar sabiendo que estáis ahi, a pesar de que aun no puedo retomar el blog con la frecuencia que os merecéis y me gustaría.

Mi intención es retomarlo en algún momento, por eso siempre lo mantengo abierto :)

Un beso enorme.

Nikkita dijo...

Gracias La Guionista Reflexiva, paso ahora por alli.
Saludos

Jubilada en Acción! dijo...

Que bueno volver a leerte mi estimada Nikkita, tan profunda y emotiva como siempre, espero que estés muy bien y que tus esfuerzos cotidianos te estén acercando a la realización de todo aquello que deseas.
Recibe un enorme abrazo y como siempre, aquí se queda atrapado mi corazón.

Diana.
Jubilada en Acción!

JESSICA dijo...

personajes tan vàlidos como Semprun no deberìan nunca desaparecer, me entristeciò mucho su muerte y durante las ùltimas semanas he estado leyendo algunas cosas sobre èl. Una vida llena de dificultades que no consiguieron acabar con su optimismo y sus ganas de luchar. Jessica de prestiti INPDAP y Castellonenses en el mundo

gustavo dijo...

Como esta soy una persona que le interesa los temas de la II guerra mundial, le puedo traer un enlace interesante sobre este tema no se si tendrá tiempo para leerlo y darle un comentario por mas breve que sea.

http://ghermoza0.blogspot.com/2010/07/espana-en-leningrado.html

Related Posts with Thumbnails