Islas Anglo-Normandas y el campo de concentracion de Alderney.

Cargando..

Guernesey, Sark, Jersey y Alderney (Aurigny) fueron ocupadas por los alemanes en verano de 1.940. Alderney fue evacuada en la primavera de 1.940, pero Sark, Jersey y Guernesey fueron ocupadas por los nazis con todas las poblaciones. La de Sark fue deportada totalmente a Alemania, excepto 6 hombres que, junto con algunos hombres enviados de Guernesey se quedaron para cuidar del ganado, vigilados por los SS.

A las defensas naturales de Sark, los nazis añadieron nidos de ametralladoras, y a las fortificaciones napoleónicas de Alderney, consideradas insuficientes por los alemanes, se añadieron más trabajos militares, sobre todo por la costa.

En Aurigny (o Alderney), antes de la guerra, algunos presos comunes fueron destinados a trabajar en la cantera de piedra existente en la isla. Durante la guerra instalaron un campo de concentración llamado Norderney, al que llegaron poco después los primeros prisioneros franceses condenados por las autoridades de Vichy, y tras ellos, los judíos casados con mujeres arias hacia los que, el enviarlos allí, se consideraba un trato de favor. Estos judíos, eran residentes en Francia y, para poder escapar a la deportación a los campos, tenían que conseguir 7 certificados que probasen la condición de aria de su esposa.

A mediados de 1.941, empezaron a llegar los primeros republicanos españoles, alemanes, norteafricanos, tres chinos y varios italianos.
Los alemanes llevaban el traje de rayas de los campos nazis, y eran presos comunes o asociales. Los españoles llevaban un brazalete con una R y una S (Rot Spanier - Rojo español), y los franceses se diferenciaban por una raya blanca pintada sobre la costura de las perneras del pantalón.

A principios de 1.942 llegaron los primeros prisioneros soviéticos. Fueron los únicos que conservaron sus prendas de orígen, con las que eran localizados fácilmente. Fueron el blanco preferido de los SS, y muchos murieron de forma atroz.

Por Aurigny pasaron unos 1.500 franceses, varios miles de soviéticos y unos 500 españoles.

Según el testimonio de Manuel Izquierdo, El 25 de julio de 1.941 unos 1.400 españoles fueron embarcados en el campo de Argèles-sur-Mer, a los que se sumaron otros 600 procedentes del campo de Rivesaltes. Tras atravesar la línea de demarcación, el convoy se dirigió al campo de Saint-Pierre-de-Quilvignon, donde se encontraban miles de esclavos de otras nacionalidades empleados en las fortificaciones del "Muro del Atlántico".
Ante las evasiones que se producían a diario, individuales y en grupo, llovían las amenazas y los castigos, y como los que más destacaban en estas "desapariciones" eran los españoles, se centró sobre ellos la "gran represalia", 300 de ellos fueron designados para ir a Alderney, y de éstos, 3 escaparon por el camino, por lo que el 3 de febrero de 1.942 llegaron al campo de Norderney 297 españoles.
Poco después, llegaban a la isla unos 3.000 soviéticos ucranianos, casi todos menores de edad, y empezaron las obras militares en la costa que se convirtieron en un infierno por los malos tratos, el hambre y la miseria.
Un tiempo más tarde, llegaron prisioneros de otras nacionalidades, más soviéticos, y otros 66 españoles.

Los alemanes tenían pensado emparedar en una especie de fosa común, llamada "el túnel", a los prisioneros, en caso de rebelión o desembarco aliado, y al no tener cámaras de gas ni hornos crematorios en este campo, a los muertos por epidemias por falta de agua potable (sobre todo Tifus), los emparedaban ahí. Otros presos fueron enterrados en zanjas comunes y quemados con gasolina, lanzados al mar para que se los comieran los tiburones, o metidos en las hormigoneras y diluidos en el mortero.

Norderney dependía de la administración de Neuengamme, cerca de Hamburgo, que era el campo principal, cuyos presos habían sido cedidos por la administración SS a una empresa de Coblenza, que, a su vez, los subarrendaba a los servicios militares alemanes, sobre todo a la Organización Todt y a la marina de guerra.

Según Manuel Izquierdo, la mole rocosa de la cantera había sido puesta al descubierto tras apartar la tierra de los alrededores. De ella extraían los bloques que eran cargados en los trenes para ser llevados a las trituradoras, donde se convertían en grava.
Las hormigoneras tragaban cemento y grava a toda marcha, y la mezcla se vertía en los encofrados de las fortificaciones o de los refugios subterráneos. 
Trabajaban 12 horas diarias, cubriéndose con sus propias ropas, y cuando las tenían usadas y el calzado roto, tenían que usar un saco y andar casi descalzos.
En el camino a la cantera, los presos cogían la hierba y se la comían en el momento.

Los españoles consiguieron hacerse con un aparato de radio, y gracias a ello mantenían su moral, escuchando las noticias de Radio Londres.

El 7 de mayo del 44 se recibió la orden de evacuación del campo, y los prisioneros debían ser trasladados a Neuengamme vía Francia. Desde Cherburgo hasta Lille y Hazebrouck, un gran número de presos consiguieron escapar de los trenes ayudados por los ferroviarios, y los que fueron capturados de nuevo, algunos fueron fusilados en el acto, y el resto, fueron internados en los campos de Boulogne-sur-Mer (Francia), y Dixmude (Bélgica).

Los últimos presos que salieron de la isla lo hicieron la noche del 26 al 27 de junio, recién liberada Cherburgo. En Aurigny solo quedaron 20 republicanos españoles que tenían "trabajos especiales". Los presos fueron llevados a Guernesey donde permanecieron dos días, y de allí a Jersey, siendo evacuados a primeros de julio hacia el puerto bretón de Saint-Malo. 

Uno de los barcos que transportaba prisioneros, el Minotauro, fue alcanzado por varias bombas lanzadas por los aviones y se hundió, por lo que la mayoría de los presos murieron ahogados o bajo la metralla.

El 10 de agosto de 1.944, los republicanos españoles fueron encerrados en la bodega de un barco que les trasladó a la isla de Jersey, y allí, en Fort Régent, se reunieron con otros deportados a quienes se les había encomendado realizar varias destrucciones en el puerto de Saint-Helier. El almirante de la isla la rindió el 8 de mayo de 1.945, y este grupo de prisioneros fue liberado el 9 de mayo, 24 horas después de concluir en Europa la 2ª Guerra Mundial.

Bibliografía: El holocausto de los republicanos españoles (Eduardo Pons Prades); Ed. Belacqva

"La esclavitud es una condena, tanto para el dueño como para el esclavo, para el esclavo es la condena de su vida y para el dueño la de su alma."  - Anónimo

votar

36 Comentarios: (+añadir comentario?)

Pablo D. dijo...

Unas islas no muy propicias para los españoles, Nikkita.

Me llama la atención que les denominasen con el término "rojos". Parece que se asocia más a la Guerra Civil que a los demás conflictos.

Lo de los asesinatos, cruel, bárbaro, dramático...todo lo que se pueda decir sobre ello es poco...

Como es costumbre en tus entradas, existió una esperanza en estos presos: la Radio. Estoy seguro que intercalaban las noticias de la guerra con algún que otro espacio musical. Tú nos has enseñado que el arte mantuvo vivos a muchos de ellos por todos los campos de concentración existentes.

Una gran entrada. Me ha encantado :)

Un saludo!

Nikkita dijo...

Hola Pablo, así es, en las islas morían de hambre y miseria.
Los nazis a los españoles los denominaron Rot Spanier (españoles rojos) desde el principio, a raíz de la Guerra Civil.
Graciassss!! :)
Besos.

La Dame Masquée dijo...

No conocia nada sobre ese campo. Ni sabia tampoco que los judios casados con mujeres arias tuvieran trato de favor. Pensé que mas bien los castigarían por la "osadía".
Cómo aguzaban los nazis el ingenio cuando no tenían camaras de gas ni otros instrumentos para hacer desaparecer a la gente de modo masivo y barato. Lo de las hormigoneras ya me parece el colmo.

Buenas noches, madame Nikkita, espero que junio comience hermoso.

Bisous

Perikiyo dijo...

Esclavizados, humillados y maltratados. Qué poco espacio queda para la esperanza, en una situación así. Y si encima, veían cómo sus compañeros eran asesinados y arrojados en fosas comunes, o mezclados con el hormigón... escalofriante.

Pobres "rojos españoles". Ni fuera de aquí, se encontraron a salvo.

Un besazo, Nikkita.

Nikkita dijo...

Así es madame, la verdad es que hicieron cosas tremendas con los cadáveres en muchos sitios. En este caso, lo de las hormigoneras a mi también me parece el colmo.

Yo también espero que junio llegue hermoso, madame... que vaya final de mayo :).

Buenas noches, madame. Esta semana me pongo al día en las cortes.

Besos.

Nikkita dijo...

Perikiyo, la verdad es que hay historias tremendas. En las islas, ¿por dónde escapar? esa esperanza no la tenían, aunque en Francia lo hicieran muchos.
Un besazo :))

laMar dijo...

La cantidad de campos que llegaron a existir. Me llama la atención que el termino rojo, fuera también despectivo fuera de España. Excelente articulo.
Un beso enorme

Nikkita dijo...

laMar, campos y subcampos eran todo un mundo, había infinidad de ellos. Allá donde hubieran pisado los nazis, habia un campo o un subcampo.
El término Rojo lo arrastraban de la Guerra Civil.
Un beso enorme.

macgo dijo...

Como muchos ignoraba la existencia de estos campos. Cierto que el término rojo se consideró despectivo en su tiempo para el que defendía sus ideas de libertad, igualdad, solidaridad,educación... igual que hoy yo uso de forma despectiva el término fascista, racista, nazi... para el que defiende ideas contrarias a las anteriores. Pero este sería otro debate y no meparece adecuado tenerlo aquí.
Saludos

Cayetano dijo...

Me ha llamado la atención que tuvieran trato de favor los judíos casados con alemanas, cuando la Ley de la pureza racial condenaba expresamente estas relaciones. El odio hacia los rusos era lo normal dada la doble condición de enemigos como comunistas y como eslavos. Aquí había más de xenofobia que de odio ideológico.
Un saludo.

Carzum dijo...

Ciertamente estremece tanto horror, tanta crueldad premeditada. Me parece atroz lo del túnel-fosa común. Abrazos ;-)

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Las islas del Canal, él único territorio británico conquistado por Alemania en la IIGM... ignoraba que hasta allí llegó la semilla de exterminio de los nazis...

Nikkita dijo...

Macgo, yo me enteré de casualidad cuando visité Jersey, no son nada conocidos, y hubo alguno más en las islas.
El debate de usar los calificativos como despectivos, efectivamente da para mucho :)
Besos

Nikkita dijo...

Cayetano, la verdad es que solo lo he leído por ahora de los judíos residentes en Francia, que es el caso de estos, pero vamos, no se diferenciaba mucho el enviarlos a un campo de muerte o a las islas.... el favor no se lo estaban haciendo.
El tema de los rusos, se acentuó mucho más hacia el final de la guerra, puede ser que sea como dices, más xenofobia que ideología...
Un saludo

Nikkita dijo...

Carzum, tuvieron muchas ideas atroces, por falta de ideas no fue, desde luego... :)
Abrazos.

Nikkita dijo...

Pues así fue, Jose Luis, las islas fueron otro nicho de exterminio más. Por donde pasaron, aniquilaron... como el caballo de Atila...
Besos.

ANRAFERA dijo...

Nuevo retazo atroz, de la Historia, el que nos expones hoy. Desconocía absolutamente éste campo que al igual que en el resto extenguían a los prisioneros de manera horrible. Gracias, Nikitta, por tan excelentes entradas. Saludos

Katy dijo...

Desconocía este campo, como tantas otras cosas.
Me es muy familiar eso de oir la radio para mantener la moral alta, y comer ortigas también. Lo escuché de niña tantas veces...
Para que voy a hacer hincapie en tanto horror, si con lo que cuentas hay suficiente para recordar toda una vida.
Besos Nikkita. Te he echado de menos..

Nikkita dijo...

Gracias a tí Ramón, como siempre por pasar a leerlas :).
Como decía en otro comentario, no son nada conocidos estos campos.
Saludos

Nikkita dijo...

Katy, tu y la mayoría de nosotros los desconocíamos.
Está claro que en cada historia se ahonda un poco más en lo que supuso aquella atrocidad.

Gracias por echarme de menos :)), sabes cómo localizarme ;). El tiempo no me ha dado últimamente para actualizar tan a menudo como me gustaría.

Muchos besos, Katy querida.

Adrián J. Messina dijo...

Wow, interesantisima nota,
felicitaciones.
Ah me olvidaba!
Pasabe pronto por mi sitio, estamos preparando una critica y nota sobre la pelicula de Karlo Adolf Einchamnn.

Un gran saludo.

Bcn_oscar1 dijo...

Yo creo que a las islas llevaban a los mas problemáticos y o potencialmente peligrosos para ellos

Carmela dijo...

Estremecedora exposición.
Hay detalles de lo relatado que lastiman : las doce horas de trabajo, comer hierbas camino a la cantera, estar atrapados en una isla sin posibilidad para escapar y la inscripción : " rot Spanier": españoles rojos.
Cómo pudieron soportar tanto vejamen
Qué nivel de perversidad y de maltrato.
Desconocía la existencia de este campo.
Aprendo permanentemente.
Gracias Nikkita.

Elisa dijo...

Otro relato que estremece.
Gracias Nikkita
Cariños
Elisa

rosscanaria dijo...

Escalofriante.
Me parece terriblelo que sufrieron estas personas n todos los campos.
Me llama la atención lo de los españoles "rojos", muy fuerte.
Excelente entrada Nikkita, gracias
Besos miles guapa,

Nikkita dijo...

Adrián, muchas gracias!! :), estaré pendiente y deseando leer vuestra crítica :).
Un gran saludo.

Nikkita dijo...

Oscar, no creas, porque en las islas en realidad no había tanto sitio. Al principio era más una especie de "trato de favor" aunque al final fué un castigo.
Besos.

Nikkita dijo...

Carmela, muchas gracias a ti por dejar siempre tu aportación :).
Estos campos no son nada conocidos, pero los métodos eran iguales al resto de campos, en realidad.
Besos.

Nikkita dijo...

Hola Elisa, así es, es difícil no estremecerse :).
Besos.

Nikkita dijo...

Hola Ross, corazón, ya ves... los españoles rojos eran como una raza aparte, y conflictiva, además....
Besos enormes.

Higorca Gomez Carrasco dijo...

La verdad es que estremece, sabiendo que es verdad como la vida misma, se diría que es una película de miedo ¿Cuanto hay que sufrir para llegar a... qué? La desesperación, el horror, la incertidumbre de ¿ amaneceré mañana vivo? ¿Crees que se olvida? Pienso que no pero a veces debemos de perdonar.
Abrazos

Nikkita dijo...

Higorca, creo que no se olvida nunca, pero imagino que si se perdona. Me cuesta mucho creer que quien vivió esto pueda sobrellevar además del recuerdo, un rencor eterno.
Besos!

Pablo Marín dijo...

Hola Nikkita, simplemente quería saludarte, porque hacía algún tiempo que no pasaba por aquí.

Besos

Nikkita dijo...

Hola Pablo!!!, cuanto me alegro de leerte :).
No te preocupes, estamos a la par!, llevo una temporada que casi no puedo ni leeros.....
En cuanto pueda paso a devolverte la visita :).
Besos.

Jubilada en Acción! dijo...

Hola Nikkita:

Solo quería dejarte un saludo y agradecerte porque al leer tus notas siempre me ayudas a poner los pies sobre la tierra.

Deseo que estes bien, te envío un abrazo.

Nikkita dijo...

Hola Diana,
Muchas gracias por la visita. Todo bien, aunque ultimamente un poco liada y desaparecida de la web :).
Besos.

Related Posts with Thumbnails