Testimonios: Mujeres en la Resistencia

Cargando..

Las mujeres eran combatientes en la sombra. Actuaban de correos, hacían agitación en los mercados, en las colas de racionamiento, repartían octavillas escondidas en las cestas de la compra, improvisaban mítines, neutralizaban la hostilidad contra los aliados; cuando se producían bombardeos, proporcionaban escondrijos y lugares de reunión, curaban a los partisanos heridos, entretenían al enemigo, aportaban sus conocimientos y oficios de enfermeras, cocineras, escribientes, taquígrafas...

No se trataba de tareas subsidiarias a las grandes acciones militares, sino que eran unas formas específicas de lucha, imbricadas en la complejidad y el alcance del movimiento y en la combinación con el sostén de las necesidades de la vida cotidiana. Ya vimos esta información en una entrada anterior: "Las mujeres españolas en la resistencia francesa".

Simone Weil:
"No hace falta un tanque o un avión para matar a un hombre. Es suficiente un cuchillo de cocina. Cuando todos los que están hartos de los verdugos nazis se levanten juntos, en el mismo momento que las fuerzas armadas den el golpe decisivo, la liberación será rápida. Sólo hay que ir con cuidado de no malgastar inútilmente vidas humanas, y no caer en la inercia, o de no creer que otros llevaran a cabo la liberación. Es necesario que cada uno sepa que un día le tocará tomar parte y estar preparado.
Este período de dolorosa espera es el más importante para el destino de Francia. El futuro de Francia será el que estos años de aparente pasividad hayan forjado.
No perder de vista, por encima de los dolores personales de cada día, el inmenso dolor que tiene lugar en el mundo; impedir el sufrimientos de ser un motivo de desunión entre franceses a causa del malhumor, los celos, los esfuerzos mezquinos con tal de tener un poco más que el vecino; establecer, por el contrario, un vínculo indisoluble por la generosidad y la ayuda mutua; pensar en los preciosos bienes que hemos de perder por no saber apreciarlos, bienes que debemos reconquistar, que deberemos conservar y de los cuales no sabemos el precio [...]".

Ingrid Strobl:
"Por entonces, Zala se entera de la tragedia que ha ocurrido en su casa. En noviembre de 1.943, un mes después de su huida, se presenta la policía en la granja. La familia tenía en estos momentos a un partisano escondido que quería recoger su ropa, para la policía un motivo más para castigar la desaparición de Zala con la mayor dureza. Echaron bombas incendiarias al establo, que inmediatamente fue pasto de las llamas. Al partisano, que intentó huir, le dispararon por la espalda y murió en el acto. Entonces juntaron el ganado y se lo llevaron en un vehículo. Después del ganado, les tocó a las personas. A las dos tías de Zala y a sus primas se las llevaron a Auschwitz; sólo sobrevivió una de las tías. A la abuela le permitieron, finalmente, escapar con su nieto de dos años, al hermano de Zala fueron a buscarlo al seminario y lo deportaron a Dachau. La madre de Zala consiguió huir, corrió al monte, se unió a los partisanos y trabajó hasta el final de la guerra cuidando enfermos y cocinando para la unidad [...]."

Neus Català:
"Mis funciones en el maquis, junto con mi primer marido Albert Roger (muerto en deportación), fueron múltiples. Mi casa era un punto de apoyo clave. Teníamos que encontrar el lugar adecuado para la recepción e instalación de numerosos guerrilleros españoles y franceses llamados a desplazarse a Alemania, al famoso STO (Servicio de Trabajo Obligatorio). Pronto llegarían antiguos combatientes de las Brigadas Internacionales y guerrilleros rescatados de combates de otros maquis. Teníamos que organizar el suministro, la obtención de documentación falsa, estafeta postal, recepción y fabricación de artefactos explosivos y obtención de armas [...].
Como la mayoría de mujeres fui enlace. Trabajo en apariencia fácil, pero sumamente peligroso y que requería una gran resistencia moral y física. Las más expuestas a ser descubiertas y ser torturadas, en caso de detención. "Los enlaces -decían nuestros jefes- son sagrados, no deben efectuar ninguna otra tarea". Sí, sí, ¿y quién hacía el resto?. Tenía que recorrer 95 km. entre la Dordogne y la Correze para transmitir un parte. Tenía que ir a pie, en bicicleta, en autobús. Los autobuses eran automáticamente registrados en cada límite de departamento.
Recuerdo mis citas con "Reynal" y después con "Kleber". "Reynal ha sido trasladado", me dijeron. En realidad, había sido detenido y encarcelado en la famosa cárcel de Eysses y deportado. Era un obrero comunista de una inteligencia y bondad extraordinarias. Estas citas se efectuaban delante del teatro de Brive, con la proverbial táctica de "enamorados" o comiendo en un restaurante de la misma plaza, siempre escogiendo con sonrisas amables la mesa contigua de nuestros feroces enemigos, los SS. Por debajo del mantel pasaba el parte y por el mismo procedimiento recogía la respuesta [...]."

Josefa Bas Martí:
"Pasé la frontera en enero de 1.939, al final de nuestra guerra, con un grupo de niños, mujeres y ancianos; nos llevaron a un campo de concentración del norte de Francia. Más tarde, poco antes de estallar la Segunda Guerra Mundial, encontré a mi madre en Marsella.
Ya durante la guerra, ocupada la mitad de Francia por los alemanes, me incorporé al trabajo clandestino en un grupo de Jeunes Filles de France. Para mí, como para muchos otros refugiados procedentes de Cataluña y de toda España, la lucha continuaba, y luchar contra el nazismo era perseguir al mismo enemigo que había implantado en nuestra casa, sosteniendo un alzamiento contra el estado legal y democrático, la sucursal fascista llamada franquismo.
En la organización en la cual militaba hubo grandes caídas y detenciones y yo me quedé desconectada.
Fue hacia 1.943 que, por conducto de mi madre, Manela Martí, supe que un maquis pedía mi ayuda, para misiones de enlace, ya que mi juventud (tenía 16 años) y mi aspecto físico (como el buen dominio de la lengua francesa) me hacían apta para poder circular por unos departamentos en los cuales se necesitaba una orden de misión de los alemanes.
Este maquis de Dordogne era un destacamento mayoritariamente de españoles, más o menos ligado al maquis de la Corrèze.
Eran unos 35 y tenían como misión principal hacer saltar la línea ferroviaria de París entre Gourdon y Brive-La Gaillarde e impedir que ésta se acabara de electrificar, a fin de obstaculizar los movimientos de tropas y armamento alemanes en este importante nudo geográfico.
Los compañeros bajaban de la montaña a realizar estas misiones muy al descubierto, ya que había escasez de armas ligeras.
Me tuve que encargar de proporcionarles pistolas y cajas de fulminantes (detonadores para explosivos) que nos procurábamos en Marsella, con la gente del hampa, muy importante en esta ciudad. Por medio de colectas entre los refugiados, podíamos pagar los altos precios que estas armas nos costaban."

Teresa Gabelli de Serra:
"Nuestra casa fue el punto de apoyo y punto de partida de la resistencia. Vivíamos siempre con Angelina, su marido Descarrega, su madre, mi marido y yo.
En Montluçon había muchos españoles, los pobres, todos la vestimenta destrozada, trabajando en los altos hornos [...].
Mi marido fue detenido dos veces por los alemanes y se evadió otras tantas y yo tuve que presentarme a la Gestapo cuando mi niña solo tenía 15 días. Dejé a mi niña con Angelina y su madre, diciéndoles: "Sobre todo, si pasa algo no abandonéis a mi hija, entregadla al Partido". Me soltaron, tuve suerte, porque era muy raro que los alemanes soltaran a alguien [...].
Nuestro trabajo, aparte de ser punto de apoyo, consistía: todas nosotras formábamos parte de las FFI (Fuerzas Francesas del Interior). Se confeccionaba propaganda en alemán para echarla en los cuarteles alemanes. De ésto nos encargábamos las muchachas, con nuestras bicicletas para arriba y para abajo, todos los días, al anochecer, antes del toque de queda, por las tapias echábamos nuestros paquetes de propaganda [...]. Bueno, sí, los digo, ya que así lo quieres. He sido la responsable política de los guerrilleros de Montluçon."

Fuente: Los campos de concentración Nazis. Palabras contra el olvido; Rosa Turón (Ed. Península)
Fotos: película Female Agents (AKA Les Femmes de l'ombre)
"Nadie se nos montará encima si no doblamos la espalda." - Martin Luther King

votar

43 Comentarios: (+añadir comentario?)

macgo dijo...

El valor de ua mujer no será nunca superado por ningún hombre y si no tuvieron un papel más revelante fue porque eran minoría.

Nikkita dijo...

Miguel, eran minoría y se tapaban sus hazañas en pro de las de los guerrilleros... eran otros tiempos, pero al cabo de los años ellos mismos reconocieron su valor.
Besos.

Senovilla dijo...

La historia está llena de mujeres que no entendían de desigualdad, lo difícil fue siempre que los demás entendieran de igualdad.

Un abrazo.

Nikkita dijo...

Cierto Senovilla, luchaban como cualquiera por la libertad, pero la igualdad en aquellos tiempos era algo "desconocido"...
Un abrazo.

Bcn_oscar1 dijo...

QUe decir,depues de ver el comentario de Macgo... a sí, Amen

Nikkita dijo...

Jajaja, Oscar, pues Amén, aunque yo soy de las que piensan que hay muchas mujeres con mucho valor, pero también muchos hombres...
Besos.

La Dame Masquée dijo...

Duro trabajo el de estas mujeres, y sobre todo peligroso. En demasiados momentos debian de ser presas de la angustia al pensar en esas hijas de solo dos semanas a las que en cualquier momento podian dejar de ver. Porque es verdad: era muy dificil que los alemanes soltaran a alguien.

Buenas noches, madame

Bisous

Katy dijo...

Hola Nikkita, difícil y a la vez heróico papel el de estas mujeres.
Hay muchas formas de luchar, no solo empuñando un arma.
Buenos testimonios y un alivio que sobrivieran y pudieran contarlo.
Besos

Nikkita dijo...

Madame, creo que esa es una de las partes más duras, que con un niño tan pequeño te reclamara la Gestapo sabiendo que había muchas probabilidades de no volver...
Buenas noches.
Besos.

Nikkita dijo...

Hola Katy, como dice una de ellas, para matar a un hombre no hace falta un tanque o un avión. Tampoco para luchar.
Besos.

Yo misma dijo...

Hola,

En la mayoría de las guerras las mujeres han jugado un papel importante, tal vez a primera vista podría parecer secundario, pero me parece a mí, que cuando se trata de luchar contra una injusticia ningun papel es secundario. Tan importante es quien hace el sabotaje o coje un arma, como quien lleva la información para que se lleve a cabo, o esconde a esos partisanos en su casa a cambio de nada.

Un beso!

Clara dijo...

Recuperar estos testimonios de mujeres olvidadas en muchos casos,que lucharon por la libertad,que lo hicieron con muchas dificultades,penalidades,creatividad y valor. Un abrazo grande. Sra Hormiguita.

Perikiyo dijo...

No hay superhombres, ni supermujeres. Hay superpersonas. Tal vez, en aquellos tiempos, el trabajo de estas mujeres no fue reconocido como debía. Ahora, desde una perspectiva más abierta, podemos darle la importancia que realmente tenía.
Hay muchas maneras de hacer las cosas. La guerra, no iba a ser menos. Estas mujeres hacían la guerra de forma sutil, callada, modesta, pero incesante e igualmente útil, como hormiguitas incansables, trabajando a la sombra.
Me ha llamado la atención la corta edad de Josefa Bas Martí. Una niña de 16 años, proporcionando armas.
Una manera brutal de crecer.

Gracias por estos testimonios.

Besos, Nikkita.

Robert A. Larrainzar dijo...

Hola, ilustre Nikkita. Decirte que tienes un terrible premio que recoger en mi castillo del terror elevado al cubo. Estáte tranquila, que Bogus Bogus tiene el día libre. Un besote.

Nikkita dijo...

Hola Yomisma, llevas toda la razón en lo que dices, pero no nos podemos olvidar que eran otros tiempos, las cosas se veían de otra manera, y el trabajo de la mujer, aún siendo vital muchas veces, quedaba secundado por el del hombre.
Un beso.

Nikkita dijo...

Hola Clara!, todos los testimonios son valiosos, y en estos casos en los que las voces de estas mujeres estuvieron acalladas por mucho tiempo, casi lo son más.
Un abrazo enorme :)

Nikkita dijo...

Hola Perikiyo, gracias a ti por leerlos :)).
Algunas de estas mujeres luchaban también con los hombres, pero la gran mayoría hacia este tipo de trabajos, sobre todo, de enlaces.
Había bastantes muy jóvenes, pero a esas alturas la niñez la habían dejado atrás, tras la guerra y el exilio.
Muchos besos.

Nikkita dijo...

Mi super Robert, ya pasé por el castillo y te dejé coment :)). Mil gracias!.
Un super beso.

meg dijo...

Qué entereza la de estas mujeres. Pero mujers en la resistencia o en la retaguardia hubo en todas partes durante la 2ª Guerra Mundial. Las partisanas francesas. Las republicanas españolas. Elmaquis español. Y las correos holandeses y belgas...

La verdad es que la recopilación de todod sus testimonios puede ser un ejemplo para las feministas de salón actuales.

Un beso y buena entrada.

Juana dijo...

Me ha gustado mucho este artículo! Gracias.
Las mujeres han tenido un papel muy activo en la lucha por la libertad y la justicia. Otra cosa es que los historiadores lo hayan hecho poco visible. Enhorabuena por tu contribución al reconocimiento que estas (y todas) las mujeres se merecen por derecho propio.
Un abrazo
Os dejo este post sobre la importancia de educar a las niñas por si os interesa:
Un mundo de mujeres
Un mundo de mujeres

Cayetano dijo...

La mujer dio un salto de gigante en el período que abarca desde la Primera Guerra Mundial a la Segunda en lo referente a la apreciación de su valía y valor por parte de los hombres y de las propias mujeres. Como aquí bien comentas, su papel fundamental en la retaguardia y en labores de intendencia, propaganda y demás, la elevaron a la categoría de necesaria. Por eso, en el periodo de entreguerras, las democracias occidentales iniciaron el camino de reconocer sus derechos políticos como el sufragio femenino. La segunda contienda no hizo sino confirmar ese derecho.
Un saludo.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

La historia de las mujeres no solo fue olvidada tras la guerra, sino que durante la misma fue incluso ninguneada muchas veces por sus propios compañeros masculinos... una pena la verdad...
Saludos...

ANRAFERA dijo...

Excelente trabajos los que realizaron todas estas mujeres. Complicados, arriesgados, vitál...y arriesgando sus vidas por el bien de los demás. Excelente entrada, Nikkita. Un placer pasar por tu blog y encontrarnos estos retazos de la historia. Buen día y cordial saludo.

Nikkita dijo...

Hola meg, cierto que mujeres en la resistencia las ha habido en todas partes. La recopilación de sus testimonios es igual de valiosa que el resto de testimonios, y no se si les servira de ejemplo, como dices a las feministas de salón, pero al resto si nos deben servir.
Un beso.

Nikkita dijo...

Juana, muchas gracias por el comentario, y la aportación. Un artículo muy interesante, estoy totalmente de acuerdo, y espero también que los medios sociales y blogs sirvan de instrumentos para mejorar las cosas en muchos ámbitos y en la red, y no sólo se usen como escaparates del ego.
Un abrazo.

Nikkita dijo...

Hola Cayetano, gracias por tu valiosa aportación. La Segunda Guerra confirmó ese derecho, pero aún se tardaron unos cuantos años en reconocerlo públicamente. La labor de las mujeres durante la guerra fue tapada durante años en beneficio de las hazañas de los hombres que habían luchado, y es desde hace pocos años cuando se ha reconocido su papel fundamental y su valor.
Un saludo

Nikkita dijo...

Jose Luis, así fue. En la entrada anterior, al final del post, comentaba cómo Celso Amieva reconocía que el papel de las mujeres había sido "olvidado", y cómo sin ellas habría sido imposible.
Saludos

Nikkita dijo...

Gracias Ramón, un placer tenerte por aqui siempre. Estas mujeres tuvieron mucho valor, y arrojo. Para luchar de forma activa, hay que ser valiente.
Que tengas buen dia. Saludos cordiales.

Miguel Angel dijo...

Como siempre es un placer leerte, en este caso creo que como ya han dicho algunos nunca se ha valorado suficientemente el valor de las mujeres en los distintos conflictos.
Pero yo voy más allá, pienso que sin el concurso de ellas nunca se habría logrado las victorias ni se habría hecho más suave las derrotas.

a salto de mata dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
a salto de mata dijo...

Perdón, borra el anterior comentario, que he copiado al final algo que no era para éste. Sorry¡¡

En fin, que ha sido importantísimo el papel de las mujeres a lo largo de toda historia de España y del mundo, y, aunque han intentado ningunear muchos personajes este importante papel, tarde o temprano, sale a la luz y tú, con este post, contribuyes a ello.

Besitos y nos vemos pronto¡¡


A Salto De Mata

Nikkita dijo...

Miguel Angel, muy cierto, fueron imprescindibles por su trabajo, y por su sustento moral.
Un placer tenerte por aqui.
Besos.

Nikkita dijo...

Miguel, afortunadamente, al paso de los años, comenzaron a salir a la luz todos estos testimonios e historias, y no solo salieron, sino que se empezaron a reconocer. A dia de hoy aún hace falta recordarlo, pero espero que no tardemos mucho en verlo como algo "normal".
Besitos para ti, hasta la semana que viene :).

Pablo D. dijo...

Por desgracia la historia es muy machista...

Por muy permisivos que fuesen los hombres con las mujeres, siempre se les asignaban las tareas que menos publicidad diesen para así poder llevarse todos los elogios ellos.

Una pena que no se conozcan todos los testimonios de estas valientes...

Un saludo!

Nikkita dijo...

Pablo, efectivamente, la historia ha sido muy machista, en tu blog ya nos has mostrado ejemplos de ello.
Existieron mujeres que lucharon codo a codo con los hombres, pero aún así, sus acciones se ocultaron.
Testimonios, afortunadamente, han salido muchos a la luz, el problema está en la poca difusión que tienen.
Un saludo.

Felix Casanova dijo...

Nikkita...

Testimonios de mujeres valientes que luchaban por la libertad y en contra de los salvajes nazis. Me ha llamado poderosamente la atención el testimonio de Neus Catalá, porque había que tener agallas y fe para recorrer 95km en bicicleta o a pie en el peor de los casos. La táctica de los enamorados parecía que surgía efecto pero debía ser difícil tener en la mesa contigua a esos despiadados de las SS. Todas unas heroínas que merecen nuestro respeto y admiración.

Muchos besos

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Mujeres valientes, luchadoras por todo lo que era humano, no les importaba nada ni pensaban en ningún momento en la muerte, quiero decir en la suya propia, dispuestas a salvar vidas, buena entrada, buenos testimonios.
Un abrazo

Nikkita dijo...

Hola Félix, Gracias por pasarte.
Si que merecen nuestro respeto y admiración.
Aunque recorrer 95 kms. a pié o en bicicleta sea una "paliza", también tenemos que acordarnos que en aquellos tiempos no estaban tan "acomodados" como estamos ahora, y era algo que hacían convencidos de su lucha.
En cuanto a los encuentros en el restaurante, si había que tener agallas para pasarse los partes delante de las narices de los SS.

Muchos besos.

Nikkita dijo...

Gracias Higorca. Imagino que una vez te lanzas a hacer algo así, lo haces sin pensar en la muerte, porque probablemente si lo piensas no lo harías. Para ellas eran más poderosas sus razones.
Buen fin de semana. Un abrazo.

rosscanaria dijo...

El increíble valor de las mujeres ha quedado suficientemente demostrado en todas las guerras, me parecen admirables.
Muy buenos testimonios nos has traído hoy, además me gusta porque daba la impresión que la mujer solo "curaba heridos" o cocinaba y para nada fue asó, la realidad fué esta que nos cuentas.
Mil besos Nikkita y buen finde,

Rudy Spillman dijo...

El protagonismo de la mujer a lo largo de la historia en las diferentes esferas sociales ha sido siempre motivo de orgullo a pesar del relego sufrido por los patriarcados y religiones. Pero desconocía su encomiable participación en la segunda guerra mundial. Es verdaderamente digna de admiración.
Besos, Nikkita.

Nikkita dijo...

Hola Ros, si es verdad que había esa imagen, pero el cine tiene mucho que ver en eso, creo.
Buen y tranquilo finde :). Mil besos.

Nikkita dijo...

Querido Rudy, tuvieron una participación muy activa, aunque no sea una información tan popular como la lucha en el frente.
Buen fin de semana. Besos.

Related Posts with Thumbnails