Enseñar el Holocausto a los alumnos.

Cargando..

Según el profesor William Shulman, dirigente de la “Task Force For International Cooperation On Holocaust Education, Remembrance and Research”, “el Holocausto fue un punto decisivo, no sólo del Siglo XX, sino de la historia de la humanidad por entero. Fue un intento sin precedentes de asesinar a un pueblo entero y de extinguir su cultura. A los alumnos les permite pensar sobre el uso y el abuso del poder y el papel que tienen los individuos, las organizaciones y las naciones al enfrentarse con violaciones a los derechos humanos y políticas genocidas”. Estos estudios les permiten “desarrollar un entendimiento de las ramificaciones del prejuicio, el racismo y los estereotipos de una sociedad. Ayuda a los alumnos a desarrollar una conciencia del valor del pluralismo y les anima a la tolerancia en una sociedad diversificada y amplia”. Manifiesta que “la historia del Holocausto demuestra cómo una nación moderna puede utilizar su experiencia tecnológica y su infraestructura burocrática para ejecutar prácticas destructivas que abarcan desde la ingeniería social hasta el genocidio”, y “Provee además, un contexto para explorar los peligros del silencio, la apatía y la indiferencia frente a la opresión de otros”.

Según el “Task Force For International Cooperation On Holocaust Education, Remembrance and Research”, no existe una sola manera correcta de enseñar una asignatura, ni ninguna metodología ideal apropiada para todos los profesores y alumnos, pero dan una serie de pautas, que pueden resultar útiles para los profesores a la hora de elaborar sus esquemas de trabajo, teniendo en cuenta las necesidades de aprendizaje de cada alumno en particular. Al ser un tema que ha salido alguna vez en los comentarios de este blog, paso a resumiros sus consejos, sin centrarme en el holocausto judío exclusivamente. Son pautas que pueden servirnos, no solo en los colegios, sino también para los padres que quieren enseñar este tema a sus hijos, o en cualquier otra circunstancia:

Definir el término “Holocausto”: es esencial ofrecer una clara definición del término, y los estudiantes deben estar al tanto de que para mucha gente el término “holocausto" es problemático.

Conviene crear un ambiente positivo de aprendizaje, con un enfoque centrado en el alumno y aplicando una pedagogía activa: El Holocausto pone en cuestión muchas ideas que la gente joven puede tener sobre la naturaleza de la sociedad, progreso, civilización y comportamiento humano. Pueden reaccionar a la defensiva, por lo que es importante que haya un clima de confianza para que se puedan tratar y discutir abiertamente estos temas. El aprendizaje debe estar centrado en el alumno, y el papel del profesor debe ser más encauzar que dar clase, ya que la historia debe ser un viaje de descubrimiento en que los jóvenes formulen sus propias líneas de investigación, analicen múltiples fuentes de información, cuestionen, y encuentren sus propias respuestas a complicadas cuestiones históricas y morales.

Individualizar la historia convirtiendo las estadísticas en historias personales: Los estudios estadísticos son importantes, y los profesores deben encontrar métodos para que sus alumnos se hagan cargo de la magnitud del Holocausto y las cifras implicadas, pro debe darse a los alumnos la oportunidad de ver en los perseguidos por los nazis, no una masa de víctimas sin rostro, sino individuos, poniendo énfasis en todo momento en la dignidad de las víctimas, de forma que la historia del Holocausto se pueda convertir en más inmediata e interesante para los jóvenes.

Utilizar el testimonio de testigos a fin de hacer la historia más real para los alumnos: Si se puede contactar con algún superviviente, libertador, etc… e invitarlo al aula, se les proporcionará a los alumnos una experiencia educativa especial y poderosa, puesto que estar en presencia de alguien que experimentó lo inimaginable puede crear empatía en la clase, y estas historias enriquecerán su comprensión. Si no, se pueden utilizar testimonios en vídeo para mostrar historias personales. Aunque no es posible generalizar a partir de la historia de una persona, el efecto de conocer a un superviviente el Holocausto, un salvador o liberador, puede convertir estos hechos históricos en más reales para los alumnos, destacando que esta tragedia la sufrió gente normal.

Un acercamiento multidisciplinar enriquecerá la comprensión del Holocausto por parte de los alumnos: toca tantos aspectos del comportamiento humano, que es profundamente relevante para los profesores de una amplia gama de asignaturas. Aunque una sólida comprensión de la historia debe ser la base, los relatos del holocausto ilustran los extremos del comportamiento humano, del odio y la crueldad, y el coraje y la humanidad, además de la poesía, el arte y la música, que pueden servir para que los alumnos expresen con creatividad las emociones que les produce este aprendizaje. El holocausto también suscita cuestiones morales, teológicas y éticas.

Contextualizar la historia: El holocausto debe estudiarse en el contexto de la historia europea y global en conjunto para dar a los alumnos una perspectiva sobre los antecedentes y circunstancias que contribuyeron a él.

Dar amplia y equilibrada cobertura al tema: no fue un acontecimiento uniforme, sino que varió considerablemente de un país a otro, y en diferentes momentos del tiempo.

Ser preciso en el uso del lenguaje e instar a los alumnos a que hagan lo mismo: existen muchos mitos sobre el holocausto, y puede que los alumnos lleguen a la asignatura con muchas ideas preconcebidas. La ambigüedad en el uso del lenguaje puede contribuir a perpetuar ideas equivocadas. Las definiciones son importantes porque requieren exactitud y lucidez (p.e.: el término “Campo”, ya vimos en la entrada "Los campos nazis: tipos y terminología", que no todos los campos fueron de exterminio).

Distinguir entre la Historia del Holocausto y las lecciones que pueden aprenderse de ella: hay que procurar distinguir entre la historia del holocausto y las lecciones morales que uno puede sacar de su estudio. Estudiar estos acontecimientos puede sensibilizar a los jóvenes sobre ejemplos actuales de prejuicios e injusticias, y enfrentarles con estereotipos, mitos y concepciones equivocadas, capacitándoles para examinar prejuicios recibidos contrarios a las pruebas históricas.

Evitar las respuestas simples para una historia que es compleja: caer en explicaciones excesivamente simples que descuiden tener en cuenta el contexto histórico puede hacer que los alumnos reduzcan hechos complejos a simples lecciones de lo que está bien o está mal. Los alumnos han de investigar las cuestiones históricas, que les suscitarán temas morales, pero se les debe animar a ver el pasado con humildad. Es importante que los jóvenes vean que algunas preguntas no tienen respuesta.

Proporcionar acceso a fuentes originales: cartas, diarios, obras de arte, etc… Los alumnos deben tener la oportunidad de analizar críticamente materiales originales y comprender que el análisis, la interpretación y el juicio deben basarse en una lectura sensata de las pruebas históricas.

Advertir a los alumnos que los verdugos produjeron muchas de las pruebas del holocausto: muchos documentos escritos, películas, fotos... fueron producidos por los nazis, por lo que se corre el riesgo de ver el pasado sólo a través del ojo el verdugo. Ha de darse un contexto a estas pruebas, y los profesores deben tener en cuenta la edad cognitiva y emocional de los jóvenes, y darles tiempo para reflexionar y debatir sus reacciones. Además, se deben cotejar estas pruebas con las de las víctimas.

Animar a los alumnos a analizar de modo crítico diferentes interpretaciones del holocausto: el aprendizaje en clase está influenciado por un contexto cultural más amplio y el holocausto ha entrado en la imaginación popular a través de muchas y variadas formas (películas, medios de comunicación, arte, novelas, etc.). Es importante que los alumnos consideren cómo y por qué se producen tales representaciones del pasado, la selección de pruebas en que se basan, y las intenciones de quienes las han creado.

Tener en cuenta la conveniencia del contenido escrito y visual, y no utilizar imágenes espeluznantes para captar el interés de los alumnos en un estudio del Holocausto: el uso explícito de imágenes del holocausto con la intención de impresionar y horrorizar es degradante para las víctimas, y pueden causar estrés y turbación, llevándoles a la risa nerviosa y los comentarios inapropiados. Se puede enseñar de modo eficaz sin utilizar fotografías de montones de cuerpos desnudos, por ejemplo.

Evitar comparar el dolor de un grupo con el de ningún otro: si las lecciones universales que nos enseña este período han de ser comprendidas de verdad, y si sostenemos que a través del estudio del holocausto los jóvenes pueden sensibilizarse contra la persecución, la discriminación y el odio en el mundo de hoy, se deben incluir en el proyecto de trabajo la experiencia de todas las víctimas de la persecución nazi, así como la base ideológica de dicha persecución. No puede existir ninguna jerarquía en el sufrimiento, ni dentro de la historia del período nazi, ni entre el Holocausto y otros genocidios.

Permitir a los alumnos conocer variadas reacciones de las víctimas, incluyendo las muchas formas de resistencia a los nazis: desde la lucha armada, hasta las formas de mantener la dignidad humana incluso en las más extremas circunstancias de los guetos y campos.

Indicar que el Holocausto no fue inevitable: tuvo lugar porque individuos, grupos y naciones tomaron decisiones sobre si actuar o no. Centrándonos en estas decisiones, es posible comprender la historia y la naturaleza humana, y ello puede contribuir a que los alumnos se conviertan en pensadores críticos.

No pretender justificar a los verdugos como “monstruos inhumanos”: fue un hecho humano con causas humanas. Todos los participantes (victimas, verdugos, espectadores…) son seres humanos comunes en circunstancias extraordinarias.

Distinguir entre los verdugos de las sociedades pasadas y de las actuales, tanto de Europa como de cualquier otro sitio: ni todos los alemanes eran nazis, ni el pueblo alemán estaba unánimemente dispuesto al genocidio. Se debe distinguir también entre la Alemania de pasado y la Alemania actual, así como los alumnos deben comprender que el antisemitismo es un fenómeno con siglos de antigüedad y mundialmente extendido.

Animar a los alumnos a estudiar la memoria y la historia local, regional, nacional y global: repasar la historia nacional de ese período, o los sucesos específicos del lugar en el que estén en el contexto de la historia nacional de ese período.

Pedir a los alumnos que participen y luego reflexionen sobre las tradiciones nacionales y locales de conmemoración y rememoración: eventos como los Días Conmemorativos del Holocausto proporcionan oportunidades para proyectos intergeneracionales, fomentan el debate entre los miembros de la familia sobre temas contemporáneos relacionados, y facilitan otras formas de aprendizaje en comunidad.

Seleccionar actividades de aprendizaje apropiadas y evitar el uso de simulaciones que animen a los alumnos a identificarse con los perpretadores o con las víctimas: aunque las actividades empáticas pueden constituir técnicas muy efectivas para interesar a los jóvenes sobre la historia, hay que tener cuidado al utilizarlas cuando se trata de asuntos tan delicados. Puede ser útil para los alumnos, por ejemplo, ponerse en lugar de alguien de un país neutral que reacciona antes estos hechos: un periodista, un ciudadano preocupado, o alguien que hace campaña para movilizar a la opinión pública.

Evitar legitimar la negación del pasado: la negación del holocausto tiene una motivación ideológica, y hay que tener cuidado para no legitimarla. Si se quiere tratar el negacionismo, ha de hacerse separado de la historia del holocausto.

Ser consciente del potencial y de las limitaciones de los materiales informativos, incluyendo internet: evaluar cuidadosamente la exactitud histórica de todos los materiales informativos. El antisemitismo, homofobia y racismo están muy difundidos en muchas sociedades, y pueden estar presentes en el aula. Al escoger el material hay que tener cuidado de que no refuerce opiniones negativas sobre las víctimas, y hacer hincapié en la necesidad de evaluar de modo crítico las fuentes de información y considerar el contexto en que la información se produjo.

Distinguir entre acontecimientos históricos y contemporáneos, y evitar comparaciones anacrónicas: la enseñanza del holocausto puede sensibilizar a los jóvenes ante ejemplos de injusticia, persecución, racismo, antisemitismo y otras formas de odio en el mundo actual, pero hay una tendencia a usar el término “holocausto” como fórmula para todo tipo de acontecimientos terribles, cuyo uso excesivo ha llevado a que el término en ocasiones sea trivializado o corrompido. Aprender sobre el holocausto puede llevarles a hacer útiles comparaciones con el mundo moderno: violaciones de los derechos humanos que tuvieron lugar con los nazis pueden compararse a ejemplos actuales de prejuicios, discriminación y persecución. Los alumnos deben tener claro que no todos los acontecimientos trágicos constituyen un genocidio y deben procurar no hacer falsas comparaciones.

Tener en cuenta las inquietudes de los alumnos: los alumnos que crean que el sufrimiento de su propio pueblo o grupo no ha sido tratado pueden ser reacios a aprender sobre la persecución y el asesinato de otros. Es importante estudiar otras formas de racismo, esclavitud, persecución o colonialismo que sean particularmente relevantes para el grupo de alumnos. Se debe evitar que se politice la historia, así como la utilización del Holocausto con fines políticos.

Más información: Enseñando por la Paz.
"Aprender sin reflexionar es malgastar la energía." - Confucio

votar

42 Comentarios: (+añadir comentario?)

macgo dijo...

Pedagógicamente irreprochable. Como fuente de consulta, un gran documento para el profesorado de Secundaria y Bachillerato.
No solo es importante lo que se cuenta sino como se cuenta

Nikkita dijo...

Gracias Miguel!, esperaba tu respuesta :). Creo que lo importante es que lo aprendan por sí mismos a base de ser críticos.
Besos.

Katy dijo...

Fantática entrada Nikkita, me ha encantado de verdad, ahora lo que hace falta es que se ponga en práctica, Hay muchos intereses para negar esta barbarie. Esto no se debe olvidar jamás. Fue un genocidio, pero yo aún no sé por qué. Porque tanto odio hacia un pueblo.
Besos y feliz finde

meg dijo...

Desde luego la temática es perfecta y completísima. Hace falta su puesta en marcha y que la expliquen con claridad a los alumnos.

Y debería enseñarse en todas las escuelas del mundo.

Un beso, Nikkita, y feliz semana.

Nikkita dijo...

Gracias Katy, tenemos muchos profesores que están deseando poder enseñar todo esto (y por este blog pasa alguno), pero no es un tema fácil de abordar.
Tus preguntas, una parte de ellas está catalogada dentro de las "preguntas sin respuesta" de las que habla.
Feliz inicio de semana. Besos.

Nikkita dijo...

Hola meg, hay muchos lugares (aqui vimos una entrada sobre Reino Unido) en los que no se hace por miedo a fomentar el "antisemitismo" o por no "herir sensibilidades", pero bajo mi punto de vista es simplemente comodidad, porque a día de hoy, hay muchas organizaciones que hacen un magnífico trabajo proporcionando material e información sobre cómo abordar estos temas.
Feliz semana. Un beso.

Cayetano dijo...

Todo un derroche pedagógico, sumamente minucioso, pormenorizado y secuenciado de cómo llevar a efecto en el aula el tema del holocausto.
Creo que es en el campo de Dachau, no estoy seguro del todo, donde los alumnos alemanes pueden contemplar un museo del horror genocida con el fin de evitar repetir la misma historia.
Sobre las posibles justificaciones o comparaciones entre el hecho citado y la actualidad te diré que algo relativamente frecuente entre nuestros alumnos cuando sale este tema es que siempre hay alguno que pretende justificar la barbarie con argumentos simplistas como: "Se lo tenían merecido porque ahora ellos están haciendo lo mismo con los palestinos". Te quedas anonadado un instante ante tamaño argumento y luego dices al alumno: ¿O sea que hay que castigar, con efecto retractivo, a un pueblo entero por las burradas de algunos de hoy?
También los hay que dicen que todo es una farsa, una exageración, un montaje... Ante esto poco puedes hacer, porque detrás hay un apoyo interesado ideológico de extrema derecha o proiraní radical, etc. Sólo te queda decir que se informe, que lea, que vea las imágenes y que piense por sí mismo.
Un saludo.

Nikkita dijo...

Hola Cayetano, muchas gracias por la aportación!.
En Dachau tienen, además de uno de los memoriales mejor conservados de Alemania un centro de estudios, pero creo recordar que en casi todos los campos alemanes hay centros de estudios. Los colegios suelen llevar a los alumnos a los campos como visita escolar.

En cuanto al negacionismo, lo que recomiendan es una unidad didáctica o un proyecto de estudio de los medios sobre la manipulación, distorsión y falseamiento empleados por los grupos con fines políticos, sociales o económicos, porque es difícil desmontarles sus posturas a través de un debate histórico "normal".

La comparación con el tema de Palestina, quizá es el argumento que más he oído. Lo que dicen en HRTF es que debemos evitar las comparaciones superficiales y transmitir la idea de que podemos decidir sobre medidas a tomar hoy mediante simples referencias a eventos pasados, es decir, que ls lecciones de historia no son tan claras como para ofrecer soluciones fáciles para el presente. Se contempla la posibilidad de que se compare la persecución nazi con la actual política israelí, y recomiendan estar preparados para analizar las causas de los conflictos en el mundo moderno, y darles la oportunidad de discutir estos temas abiertamente, distinguiendo claramente entre los diferentes conflictos y las causas y naturaleza de cada uno.

La verdad, es que no es fácil de abordar, y menos si tienen prejuicios preconcebidos por lo que han oído o les han dicho...
Un saludo.

elunicornionegro dijo...

Hace muy pocos días que te sigo. Tienes un blog fantástico, lleno de contenidos interesantes. Lo recomendaré.

Recibe un saludo.

Marga dijo...

Excelentes consejos para que los más jovenes no caigan en un peligroso olvido. No olvidar y aprender nos ayudara a que no se repita semejante barbarie.
Yo añadiria un condejo más:
Visitar tu blog, reune todos los puntos tratados, asi que me parece imprescindible.
Besos!!! Buena semana y continua con tu labor que tanto admiramos.
Marga.

Elisa dijo...

Genial Nikkita.
Un detalle pormenorizado de un tema más que espinoso. Acá no hay un tratamiento adecuado de la Segunda Guerra y del Holocausto
Buen comienzo de semana
Elisa, Argentina

Miguel Angel dijo...

Ya está dicho casi todo, yo solo lo voy a leer varias veces porque me parece extraordinario lo que escribes.

Madame Minuet dijo...

Buenos principios, madame, supongo que no siempre faciles de aplicar.
Yo destacaría por ejemplo lo de tener cuidado con las imagenes que se muestran, y no solo por las razones aducidas, sino porque creo que de alguna forma si nos habituamos a ver escenas de violencia extrema nos habituamos a ella, y al final aun sin querer terminamos relativizando las cosas. No es bueno llegar a ver algo asi sin pestañear.

Feliz comienzo de semana, madame

Bisous

Carlos Soler dijo...

Siempre he sido partidario de la memoria histórica. Es un deber enseñar el Holocausto a los alumnos de secundaria, se lo debemos a tantas victimas. Son muertes absurdas que se hubieran podido evitar. Saludos Nikkita.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

no me había parado a pensar en la dificultad de enseñar este tema en las escuelas, ya que si se hace como una enumeración de sucesos a los niños/jóvenes les va a terminar sonando como una cosa que pasó hace muchos años y en este tema en especial es muy necesario que les cale la moraleja y que no se quede en la mera anécdota.

Carnets dijo...

Hola Nikkita:
Muy interesante la entrada y el enlace a ITF. Gracias en nombre de los docentes que seguimos el blog.
Saludos
PD: el barullo de la vida tiene mi bitácora en standby, de cualquier manera saco tiempo para seguirte.

MJTH dijo...

Es un tema dificil que hay que saber encauzarlo bien cuando se explica a los chicos y desde luego como tu lo cuentas esta mas que bien encauzado..muy bueno Nikkita
abrazos

ANRAFERA dijo...

...que buena entrada¡ Muy interesante y que razón tenía CONFUCIO al decir..."aprender sin reflexionar es malgastar la energía" Saludos cordiales.

Nikkita dijo...

elunicornionegro, gracias por tus palabras y tu visita.
Bienvenida!

Nikkita dijo...

Marga, millones de gracias!!!, me miras con muy buenos ojos :).
Muchos besos gordos! Feliz semana.

Nikkita dijo...

Hola Elisa, no se que tratamiento se le dá por allí al tema, pero en Task Force si hay un informe expreso dirigido a estas enseñanzas en Argentina. Seria interesante que se unificaran criterios.
Buen comienzo de semana.

Nikkita dijo...

Miguel Angel, gracias!
Buen inicio de semana!.

Nikkita dijo...

MAdame, a dia de hoy, y hablando de los jóvenes, si tenemos en cuenta el hábito que hay, por ejemplo con los videojuegos, la violencia y las muertes son como algo habitual, pero poco real... probablemente es más impactante para ellos algo menos "desagradable" pero con lo que se puedan sentir más identificados.

Feliz comienzo de semana.
Besos.

Nikkita dijo...

Carlos, gracias por entrar a comentar. Yo también pienso que se les debe enseñar, holocausto, memoria histórica... pero sin matices políticos para que puedan ser críticos y aprender de la historia.
Efectivamente se podían haber evitado.
Saludos.

Nikkita dijo...

Hola Jose Luis, así es, se trata de que aprendan de la historia, no que lo vean como una anécdota que pasó hace tiempo... y no es simple abordarlo.
Saludos

Nikkita dijo...

Carnets, esperaba tu visita por si te interesaban los enlaces :). Gracias a vosotros por seguirlo, parte de la idea de esta entrada me la diste tu.

Se que tienes la bitácora en stand by, vi las últimas publicaciones y estoy pendiente de ella :).

Saludos.

Nikkita dijo...

MJ, muchas gracias. Realmente lo que he hecho ha sido resumir el magnífico trabajo que han realizado en Task Force.
Abrazos

Nikkita dijo...

Hola Ramón, creo que si tenia razón :), si no reflexionas no aprendes, solo memorizar no sirve de mucho...
Gracias por pasarte.
Saludos cordiales.

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Es interesante saber siempre la historia de aquello que paso anteriormente a nosotros, para bien o para mal hay esta, es nuestro pasado, pero según como lo expliquen, lo cuenten o como lo digan cada uno nos forjaremos una historia u otra, verdad o mentira, creíble o a medias, benditos aquellos que saben dar el punto justo del pasado, de la historia por dura y cruel que haya sido, creo que esta entrada es especial, nos haces entrar en un mundo que me apasiona cada día más. gracias amigas por tus buenos trabajos.
Abrazos

Nikkita dijo...

Hola Higorca, me alegro que la entrada sirva para poder ver esta historia desde otro prisma. Gracias, amiga, por pasar.
Besos.

Bcn_oscar1 dijo...

El gran problema, es que(muchos) profesores van a dar clase sin involucrarse en lo que explican, se limitan a dar el tema, leído de libro y para casa que son dos días, por suerte no todos son así y encontramos gente como Ainhoa o Miguel, que se nota que son estupendos e intentan ir mas allá.

Yo he aprendido mas en el tiempo que llevo leyendo tu blog que en todos mis años de estudios, todo eran tabues, decir nazi estaba mal visto incluso en el contexto adecuado... es la sensación que tengo, como ya comente una vez en el blog de Meg, la historia la cuentan como les interesa, un día con tiempo os resumiré la guerra civil española según los 'libros de texto' catalanes, es una vergüenza.

Respecto a la entrada, en un momento se dice: "Fue un intento sin precedentes de asesinar a un pueblo entero y de extinguir su cultura..." no creo que sea la primera vez que ocurría, recordemos la conquista de América o la guerra de los 'Indios apaches'...

Nerea dijo...

Realmente interesante, sin duda, la historia se debe conocer para que algo tan terrible no se repita jamas. Hay muchas formas en que se puede enseñar de algun modo lo que paso, ya acercarlo a las generaciones mas jovenes y todas la spropuestas me parecen apropiadas.

Felix Casanova Briceño dijo...

Nikkita...

Magnífico post. Sin duda, la tolerancia y el pluralismo son la base de cualquier sociedad que se precie. La utilización de testimonios, colocar al alumno en el contexto de la época, dar toda la información al respecto, no servirse de las imagénes espeluznantes para captar la atención (aunque en esto caso yo si les mostraría algunas para que se dieran cuento del horror que fue...). La comparación de muertos de una u otra raza, pensamiento o ideología política, puesto que todos eran iguales como humanos, sin tener en cuenta que fueran judíos, españoles, franceses, homosexuales.... Y sobre todo, no hacerles ver que eran algo así como monstruos, porque desgraciadamente ha habido en toda la Historia barbarie y cruelda, muy propia de nuestra especie, aunque es cierto que el Holocausto ha pasado y pasará a la Historia como una de las mayores salvajadas de nuestra Historia.
Magnífico e instructivo post.

Muchos besos

joanfer dijo...

Voy a guardar este post como oro en paño! Una estructura didáctica intachable.
La guinda del pastel, después de un trabajo previo, poder viajar a lugares donde se pudieron cometer todas estas atrocidades.
Un petonet! ;)

Nikkita dijo...

Hola Oscar, en el gremio de la enseñanza hay lo mismo que en los demás... gente comprometida, o con vocación y gente que no.... eso es inevitable.

Cuando yo me enteré de que en los campos de concentración nazis habían estado los españoles, en España de ese tema ni se hablaba, era casi imposible conseguir información, y lo primero que supe lo vi en Alemania, en un campo de concentración. Aquí eran otros tiempos, y había otra "mentalidad". Si casi no se hablaba de la guerra civil, menos de lo que había ocurrido después...

De lo que dices al final, en principio si fue un hecho sin precedentes, en el caso de la conquista de América o la guerra con los Apaches, no había una intención expresa, por decreto de exterminarlos, con los primeros la intención era someterlos, con los segundos llegar a un acuerdo, pero en el caso de los nazis con los judíos, si se decretó exterminarlos a todos.

Besos.

Nikkita dijo...

Nerea, me alegra verte por aquí. Las propuestas está muy estudiadas, para poder tener una guía para la docencia.
Saludos.

Nikkita dijo...

Hola Félix,
para utilizar, en este caso, imágenes espeluznantes, hay que estar seguro que los jóvenes tienen la madurez emocional suficiente como para entenderlas, si solo les provocas un "impacto", el efecto pasa a ser el contrario.

Es cierto que ha habido barbaries en la Historia, y que el Holocausto es una de las mayores, pero si es importante que vean que la mayoría de los verdugos no eran sádicos psicópatas (segun la TF), para que vean el que "el mal" no es explicación suficiente para lo que sucedió.

Gracias, como siempre :).
Muchos besos.

Nikkita dijo...

Hola joanfer, la verdad es que si despues de estudiarlo tuvieran la oportunidad e viajar a un campo para verlo con sus propios ojos, sería, efectivamente la guinda perfecta, porque allí entenderían mucho más.
Me alegro que te resulte útil :).

Molts Petons! (per tu... jejeje)

La Mujer D dijo...

Te escribí un email hace tiempo, ya si eso...hablamos ;)

Me sigue fascinando todo lo que escribes. Un besazo con abrazo!

Nikkita dijo...

Cierto guapa!, no te preocupes que hablamos seguro.
Besazo con abrazo para ti también :)

Clara dijo...

Unas directrices imprescindibles,muchas veces, los datos no son suficientes,la aparente normalidad nos parece muy alejada de la maldad.Los testimonios personales nos acercan al sufrimiento de una manera vicaria.Conservo fotos en blanco y negro,del primer campo de concentración que vió mi tia en Alemania.

Un abrazo grande,hormiguita

Nikkita dijo...

Hola Clara, cuanto tiempo :)). Realmente es un tema delicado de abordar, pero se debe intentar.

Un abrazo grande :))

Related Posts with Thumbnails