El komando Schoenenfeld

Cargando..

El campo de concentración de Ravensbrück fue construido entre noviembre de 1.938 y abril de 1.939, y fue el más grande en Alemania, destinado especialmente a mujeres, situado a unos 90 km al norte de Berlín. Por él pasaron unas 150.000 mujeres de 23 nacionalidades, entre ellas, españolas.

Uno de los komandos que se formaron en Ravensbrueck, fue el komando Schoenenfeld, destinado a trabajar en una fábrica de armamento de aviación.
Como en todos los komandos, las prisioneras trataban de sabotear la producción y ensayaban motines, como el ocurrido en el Kommando Schoenenfeld, que comenzaron las españolas y secundaron las rusas.

En este komando estuvo destinada Mercedes Nuñez. Según su testimonio, al llegar su convoy a Ravensbrück, seleccionaron a todas las mujeres, separando a un lado a las ancianas y embarazadas, destinadas a morir en las cámaras de gas, y a otro a las fuertes, unas 6.000 de varias nacionalidades entre las que llegaron 8 españolas, destinadas a trabajar en el komando Schoenfeld.

En el komando pasaban 12 horas trabajando en la fábrica, y después tenían que hacer la formación para pasar lista por la noche.

Nada más cruzar la puerta del campo dejaron de existir sus nombres pasando a ser solo números, pero los números "ocultaban espíritus humanos", y cuando, a latigazos, se vieron obligadas a fabricar obuses su respuesta no se hizo esperar, y comenzaron con los sabotajes.

Los obuses salían defectuosos, las máquinas se estropeaban y un montón de chatarra crecía, aumentaba cada día ostensiblemente. Cada una de las prisioneras imaginaba la mejor manera de contribuir a ello. Entre los obuses buenos se colocaban los defectuosos y los que estaban bien se echaban a la chatarra. Cuando las máquinas estaban desequilibradas, pasaban las piezas a toda prisa.

"Un día las mujeres de un turno llegaron muy excitadas. Contaban que había estallado una máquina. Una española se nos acercó y murmuró a mi oído: He sido yo. Encargada de extraer la carga de explosivo de los obuses que nos devolvían por defectuosos y que debían rectificarse, dejó la carga de uno y, con peligro de su vida, la máquina exploto. Esto demostraba bien a las claras que el apego a la vida no disminuía el ardor combativo. A nuestra benjamina, el inutilizar el contador de una máquina - ¡otro sabotaje! - estuvo a punto de costarle el fatídico transporte. Es decir: la cámara de gas. La declaración resuelta de un grupo de obreros alemanes, asegurando que la avería había sido puramente fortuita le salvó seguramente la vida y le costó tan sólo unos días de calabozo."

Los SS habían dicho a los obreros alemanes que aquellas mujeres eran "mujeres de mal vivir" y que debían evitarlas, pero los obreros solo tenían una actitud indiferente, agravada por el desconocimiento que tenían las mujeres del idioma alemán, y esto, influyó en la idea de organizar una manifestación política en la fábrica.

"¿Cómo demostrar de forma contundente a aquellos obreros nuestra calidad de políticas?. Entre nosotras se iba abriendo paso la idea de llevar a cabo una acción de envergadura.
La ocasión nos la dieron los mismos nazis. Con sorpresa e indignación supimos que tenían la intención de pagarnos hipócritamente un salario en presencia de los obreros, como si fuéramos trabajadoras libres. Un verdadero escarnio que no estábamos dispuestas a soportar.
Se decidió, entonces, rechazar públicamente en la fábrica el dinero y proclamar abiertamente nuestra condición de prisioneras políticas.
Nos transmitió este proyecto una compañera comunista francesa, la cual precisó que todas las prisioneras francesas lo discutirían; que en caso favorable se concretaría una acción y que todas las nacionalidades del campo harían lo mismo. Y añadió: ¿qué pensáis las españolas?. Discutidlo."

"La decisión que adoptamos fue unánime, gritamos todas a una: ¡no queremos salario alguno, porque nosotras no somos obreras libres!, ¡somos detenidas políticas!. Aprender esta pequeña frase en alemán  había supuesto un esfuerzo sobrehumano. Pero la aprendimos.

Imaginad lo difícil que era en aquellas circunstancias organizar semejante revuelta. Hoy todavía me asombro de haberla realizado. La proposición, entonces, nos pareció absolutamente normal a las 8 españolas del Komando. "

Para las españolas era un gesto de dignidad, y la expresión de la España en lucha contra el fascismo.

Rápidamente fueron secundadas por las soviéticas, y a continuación por el resto de las deportadas.

"Cuando el Obermeister dejó una papeleta o bono de pago frente a cada una de nosotras, en su lugar de trabajo, las papeletas se rompieron, mientras que en todas partes se oía el grito de "¡somos políticas!". Ni una sola de las 6.000 mujeres recogió su bono. Los guardianes se desgañitaban y golpeaban con una furia bestial. Junto a mí, un viejo alemán repetía, profundamente conmovido: "gut, kameraden, gut" (bien, camarada, bien). No sabía como responderle. Hubiera querido que supiera que nosotras no confundíamos a los nazis con el pueblo alemán y le grité emocionada:¡Tachmann!, que era el grito de los brigadistas alemanes en la guerra de España. [...] Volvimos al campo marcando el paso, con la cabeza erguida. Antes, habíamos decidido que si llamaban a una para castigarla, saldríamos todas. Pero no ocurrió nada. Luego supimos por qué. Los obreros alemanes de la fábrica habían protestado al ver cómo nos golpeaban. Sin ninguna razón especial, supongo, el Obermeister se acercó a mí y me preguntó cuál era mi nacionalidad. Con irreprimible orgullo respondí: Spanisches. El funcionario SS bajó la vista y se alejó."

Hacer sabotaje era jugarse la vida, pero los sabotajes continuaron, y fueron cada vez más grandes, creando en la fábrica una situación caótica. Trabajar con lentitud, estropear la maquinaria... todo valía.
"Es difícil hacer a un hombre miserable mientras sienta que es digno de sí mismo." - Abraham Lincoln

votar

34 Comentarios: (+añadir comentario?)

RMC dijo...

Excelente y reflexivo texto,
un placer pasar por tu casa,
que tengas una feliz semana
un abrazo.

Cayetano dijo...

Estupensa entrada.
Ya le echaron narices las presas.
Tampoco podían perder mucho más de lo que ya habían perdido. Sólo les quedaba la vida.
Un saludo.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

jolín!!! sabiendo como sabemos como las gastaban los nazis, estas mujeres se la jugaron de verdad.

josefina dijo...

Desde luego que valientes eran. No sabemos nunca de lo que somos capaces por defender nuestros derechos.
Gracias por estas historias que nos traes a tu blog son ejemplares.
Un abrazo

Pablo Antonio Miralles dijo...

Muy interesante, como siempre.

Un saludo desde "Cosas por mi mente"

Felix Casanova Briceño dijo...

Nikkita...

Simplemente magistral este post que nos dejas hoy. Que ardor, que valentía, que arrojo y que decisión mostraron estas mujeres pese a poner en peligro sus vidas. Bravo por ellas y nuestro homenaje a todas estas valientes.

Muchos besos.

Nikkita dijo...

RMC, un placer tenerte por aqui.
Que pases feliz semana.
Un abrazo

Nikkita dijo...

Así es Cayetano, aunque en este caso, tenían fe en que los obreros las apoyarían.
Un saludo

Nikkita dijo...

Jose Luis, se la jugaron, pero estaban unidas frente a lo que pudiera pasar. Si hubieran llamado a una, habrían salido todas... y a ver qué hacían los nazis entonces...
Besos

Nikkita dijo...

Hola Josefina, no se trataba solo de defender los derechos, si no de mantener la dignidad.
Gracias a ti por leer las historias :).
Un abrazo

Nikkita dijo...

Pablo, gracias :)
Saludos

Nikkita dijo...

Hola Felix, lo describes a la perfección: ardor, valentía, arrojo y decisión.
Se la jugaron, y les salió bien logrando que los civiles supieran lo que estaba pasando en realidad.
Muchos besos.

Madame Minuet dijo...

Que agallas, madame!
Si los soldados se juegan la vida en la batalla, estas mujeres se la jugaban dia a dia en su trabajo cotidiano. Vivian una tension continua, esperando en cualquier momento el castigo. Eso sí que es valentia.
Me ha encantado esta entrada sobre tan buena aportacion femenina.

Feliz dia

Bisous

Nikkita dijo...

Madame, me alegro que os haya gustado la entrada. Durante la IIGM parece que solo los hombres se jugaron la vida, probablemente porque eran mayoría, pero muchas mujeres se la jugaron también, y la mayoría de los hechos han quedado en el olvido.
Feliz Dia, madame.
Besos

ANRAFERA dijo...

Muy buena entrada. No te imaginas cuanto estoy aprendiendo con tu blog. Interesantes historias. Un cordial saludo.

Nikkita dijo...

Hola Ramón, muchas gracias!!, me alegro de aportarte algo a cambio de lo que yo aprendo contigo :).
Un cordial saludo!

macgo dijo...

Admirable ejemplo, una vez más, del valor de las mujeres mostrado en infinidad de momentos y situaciones. Quién olvida Ciudad Juárez, las abuelas de la Plaza de Mayo, el movimiento por la paz en Colombia... y tantos y tantos más. Las mujeres siempre han estado a la vanguardia de la lucha obrera y son un ejemplo para todos.

Nikkita dijo...

Macgo, es cierto que siempre han estado a la vanguardia de todo, pero aún hoy día, es mucho menos popular lo que hacen que en el caso de los hombres, y llevado a la IIGM, mujeres, y españolas... aquí poca difusión tiene.
Besos

MJTH dijo...

!!Un ole!! y grande por todas esas mujeres que tuvieron el coraje y la valentia de enfrentarse a esos demonios que eran los nazis, aun a riesgo de perder la vida...!!!que mujeres!!!..
abrazos Nikkita

Nikkita dijo...

MJ, amiga, no se puede ser más expresiva!! no añado ni una coma, así que ¡¡Ole!!.
Abrazos!!

Katy dijo...

Hola Nikkita, nadie conoce sus límtes hasta que no le prueban. Nadie sabe como va a reaccionar ante una humillación, igual nos arrugamos o sacamos pecho. En cualquier caso el texto de hoy muestra como cuando somos injustamente tratados somos capaces de rebelarnos aún jugándonos la vida. Mi padre siempre nos decía que a la hora de la verdad la mujer tenía más arrojo que el hombre. Será porque somos menos reflexivas, más impulsivas y actuamos desde el corazón.
Besos

Nikkita dijo...

Hola Katy, totalmente de acuerdo en que los límites no se saben hasta que no se prueban, y tu padre, imagino que tenía razón :), a veces hay que actuar por impulso...
Besos

Bcn_oscar1 dijo...

No se que decir, solo que menudo coraje!!!

Bravo por ellas

Nikkita dijo...

Si Oscar, mucho coraje, y la suerte de que les salió bien el intento.
Besos

la gata dijo...

En momentos difíciles, la astucia y el coraje lleva al ser humano a realizar acciones que en cualquier otro momento sería incapaz de realizar.
Me ha encantado leer cómo se las ingeniaron para protestar y revelarse como podían.

Un abrazo

Nikkita dijo...

Hola gata,
así es, bajo presión se desarrolla mucho más el ingenio y la imaginación.
Un abrazo

Amparo dijo...

con dos ovarios, para que luego digan algunos de las mujeres, ainsssss, muy bueno nena, un besazoooo

Clara dijo...

Nikkita, nos emocionas,haces que cada día aprendamos algo más de esa historía olvidada,vemos a las mujeres,defendiendo su dignidad y sus ideas,esas españolas que no sabian aleman y que se las agenciaban para estropear un obus y realizar lo más dificil todavía: decir no.

Besos mil .Sra hormiga.

Nikkita dijo...

Amparo, hija... que estás lesionada :). Me alegro que te haya gustado.
Un besazooooooo enorme

Nikkita dijo...

Hola Clara, cuanto tiempo... ya me he quedado con lo de hormiga, eh? :)).
Fueron capaces de lo que hiciera falta por defender su dignidad y la lucha que creian justa.
Besos mil, guapa.

MIGUEL NONAY dijo...

Cada vez que me paso por aquí aprendo más.


Excelente texto.


Besitos.


A salto de mata

Nikkita dijo...

Hola Miguel, me alegra verte por aqui.
Gracias!!!
Besitos

Elisa dijo...

Hola Nikkita,
Me había salteado este artículo.
Excelente
Cariños
Elisa, Argentina

Nikkita dijo...

Gracias Elisa!. :)
Besos

Related Posts with Thumbnails