Gilberto Bosques Saldivar: El Schindler Mexicano. 2

Cargando..

Para establecer los dos albergues (Reynarde y Montgrand), y proteger a los refugiados, utilizando además todos los recursos usados para levantarles el ánimo, fue precisa una negociación de gran envergadura con las autoridades francesas, ya que se trataba de resolver el estatus jurídico que iban a tener los españoles refugiados en Francia, en tránsito a México.

Luis I. Rodríguez (Ministro en París) inició una compleja negociación con el gobierno francés que involucró también a los gobiernos de Alemania e Italia, y que acabó con la firma de un convenio entre México y Francia para garantizar la protección de los refugiados españoles. Dirigió una nota al gobierno de Vichy para llegar a un acuerdo formal, hecha de acuerdo a las instrucciones del presidente Lázaro Cárdenas, que contemplaba la estancia y embarque de los españoles hacia México, y que determinó un acuerdo por el que el gobierno francés admitía la acción para documentar a los refugiados. Más tarde, se consiguió que el acuerdo abarcara también a los miembros de las Brigadas Internacionales que habían combatido por la república en España.

En la Secretaria de Gobernación en México se decidió ofrecer a los españoles el estatuto de inmigrantes, en vez de refugiados, y se les dieron facilidades para conceder la nacionalidad a quienes lo desearan.

Cientos de refugiados viajaron a Cuba, Santo Domingo, o Argentina, pero el grueso de los refugiados viajó a México.

Con todas estas actividades en marcha, México amplió su protección a todos los refugiados antinazis y antifascistas refugiados en Francia, documentándoles y facilitándoles la salida de Francia, aprovechando a veces los canales de la inteligencia británica o de la resistencia, para que pudieran seguir luchando por la liberación de sus países organizando guerrillas.

Gilberto Bosques tuvo conocimiento de un plan para establecer en Francia colonias con inmigrantes judíos, pero le pareció que no se sostenía y que no podía ser, por no estar lo suficientemente fundado el proyecto, por lo que le propuso a Cárdenas hacer un plan, sobre un mapa de los recursos naturales mexicanos, zonas de producción de materias primas, etc... de todo el conjunto de circunstancias en las que pudiera caber un proyecto de desarrollo industrial para el país. Trasladó la idea de que había técnicos y elementos que podían servir para un desarrollo industrial congruente a la realidad nacional de ese momento, y a Cárdenas le pareció bien, y dio órdenes a las Secretarias de Gobernación y Relaciones Exteriores para facultarle y que pudiera seleccionar en Europa a técnicos y hombres que pudieran contribuir al desarrollo económico del país.

De casi todos los países llegaba una emigración masiva de familias judías perseguidas por los nazis. Francia estaba dividida en dos, la Francia ocupada y la no ocupada. La población judía estaba repartida por ambas.
Para establecer el mecanismo de persecución de los judíos de la zona ocupada, en París se formuló un estatuto de "las cuestiones judías". Más tarde, el gobierno de Vichy hizo otro estatuto calcado al de los alemanes.

De la zona ocupada, deportaron a Alemania a 5.000 judíos, y de la zona no ocupada, el gobierno de Vichy entregó a los alemanes otros 4.000, lo que desencadenó varias protestas.

En ese momento, Gilberto Bosques ve conveniente proponer al gobierno mediante Relaciones Externas, la ruptura de sus relaciones con Francia esgrimiendo como causa la persecución y exterminio de la raza judía, pero la Secretaría de Relaciones Externas le respondió que en ese momento no lo veían oportuno y que lo estudiarían. Para Bosques, la asistencia a los judíos toma la dimensión de deber humano, y empezaron a ocultar a algunas personas, a documentar a otras y a llevarles a la posibilidad de salir de Francia.

Bajo la iniciativa de la propuesta a Cárdenas del envío de buenos técnicos, formaron, por ejemplo, un cuadro de diamanteros de Amberes, considerando que sería muy provechoso para México pues sería una industria con un gran desarrollo. Además, salvaban a toda esa gente, que eran judíos. El gobierno mexicano aceptó, y autorizó a Gilberto a documentarles a todos, pero cuando llevaba a unos 10, recibió instrucciones de la Secretaría de suspender los visados y de recoger los extendidos, algo a lo que Bosques se negó alegando que por medio estaba el nombre y la seriedad de su país.

Bosques manejaba información muy completa de todos los sucesos mundiales, recogida en varios idiomas por varios colaboradores, porque instaló un aparato de radio en el consulado que captaba emisoras de Tokio, Buenos Aires, México y Berlín entre otras. Recogían la información de 8 de la tarde a 8 de la mañana, y a las 11 tenían preparado un boletín con toda la información.

Un día, recibió instrucciones de la Secretaría para que presentara una nota de ruptura con Francia de acuerdo a "lo manifestado al encargado de negocios de Francia en México", pero Bosques no sabía qué se había manifestado, por lo que realizó la nota basándose en el discurso del presidente Avila Camacho que captaron por la radio. Le entregó la nota de ruptura acompañada de una ampliación verbal del texto (como era de rigor) a Lagarde, y se prepararon para afrontar lo que viniera después.

Quemaron el archivo de la legación, y poco después, el consulado fue asaltado por los alemanes de forma muy violenta. Exigieron a Gilberto que abriera la caja fuerte, a lo que respondió que sólo había dinero, pero el oficial alemán al mando le aseguró que el dinero se respetaba, pero que querían ver qué había dentro. Gilberto la abrió, y efectivamente solo había dinero, pero llegó la ofensiva de la Gestapo, y obligaron al oficial a decomisar los fondos (algo que, diplomáticamente, era muy grave), y éste le prometió a Bosques que levantaría una acta en el que constara su protesta, pero la Gestapo no la aceptaba.

Bosques redactó el recibo de los fondos, y al final, su enérgica protesta, pero la Gestapo intentaba obligar al oficial a no firmarlo, por lo que éste le dijo: "yo soy un miembro del ejército. Me ordenaron esta clase de actos en comisión especial. He aceptado por disciplina. El ejército alemán se deshonra con un acto de esta naturaleza, y como ya le di mi palabra, le voy a firmar el recibo, pero le suplicaría que suavizara la parte final de la protesta."

Estando Bosques y el oficial alemán tras el escritorio de Gilberto, arrinconados, y rodeados de agentes alemanes en actitud muy violenta, cambiaron el texto final de la protesta y el oficial firmó el documento diciendo: "yo cumplo mi palabra". Con esto, se consumó la ocupación del consulado, Bosques despachó al personal, y esperó a la noche.

votar

16 Comentarios: (+añadir comentario?)

Katy dijo...

Hola Nikkia tengo un mimo muy especial para ti en mi blog :
http://katy-tocandootrospalillos.blogspot.com/
Con total libertad puedes venir a recogerlo si así lo deseas. Lo he recibido con cariño y así te lo hago llegar. Un abrazo

Madame Minuet dijo...

Que vergüenza de gobierno el de Vichy, llegar al extremo de entregar a millares de judios.
Y qué manera de aprovechar tenian los alemanes, arramblando con el dinero como viles cuatreros, para terminar de reunir "virtudes".
Madame, lo deja usted en un momento muy interesante. Me pregunto qué ocurriría esa noche.

Feliz jueves, madame

Bisous

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

se la jugó con la Gestapo... que estos no se andaban con legislaciones...

Nikkita dijo...

Hola Katy, paso a recogerlo.
Un abrazo

Nikkita dijo...

Así es madame, lo de Vichy no tenia nombre.... mañana acabamos con la historia.
Feliz Jueves.
Besos

Nikkita dijo...

Si, Jose Luis, pero también era un tipo muy listo, y el soborno funcionaba a las mil maravillas...

Gil de Luna dijo...

Hola amiga, ya sabes por mi último post que ando fatal de tiempo , pero intento seguirte, me he puesto al día y la visita a tu blog ha servido para descansar un rato y disfrutar con la lectura.
Como siempre engancha cada historia, cada personaje, cada dato.
Un beso.

Nikkita dijo...

Querida Marga, es un lujo que te vengas aquí a descansar sabiendo como andas ahora.
Muchas gracias!.
Un beso

Perikiyo dijo...

Poco dormiría este hombre. Si, además de tener que capear el temporal, por las noches, antes de irse a la cama, se enteraba de cómo estaba en el mundo -y cómo estaba en aquellos días-, no creo que durmiera a pierna suelta.

Espero el final de esta historia.

Insuperable, Nikkita. Como siempre.
Besos.

Nikkita dijo...

No debía dormir mucho, no, pero las noticias las escuchaban colaboradores (la mayoría refugiados), que hablaban diferentes idiomas, que eran los que hacían después el boletín.
Muchos besos Perikiyo.

Liliana Lucki dijo...

Los valientes y justos son pocos.

Un escrito para ser leído....sobre todo

por quienes niegan aun la historia.

Que bueno es difundir verdades.

Te saluda desde Argentina ,Liliana

Nikkita dijo...

Hola Liliana, bienvenida. La verdad es que si, es gratificante.
Preciosas obras!.
Un saludo

meg dijo...

Un Schindler que sufrió lo indecible entre el gobierno de Petain en Vichy, el de De Gaulle, y el de Camacho y la Gestapo. Fue un sinvivir, por lo que cuentas.

Y entre los miles de exiliados a Méjico un gran poeta: Leon Felipe, que escribió un magistral libro como exiliado que se llamó "El español del exilio y el llanto".

Nikkita dijo...

Es cierto meg, fue una larga lista de exiliados entre los que había muchos escritores, poetas e intelectuales.

Felix Casanova Briceño dijo...

Querida Nikkita...

Gilberto sufrió con todos los que estaban en el poder. Y lo de Vichy no tiene nombre. Pero este hombre perseveraba y perseveraba en busca de su único objetivo, salvar vidas humanas.

Muchos besos

Nikkita dijo...

Querido Felix, tenia las ideas muy claras, y para él era un "deber" salvar todas las vidas posibles.
Muchos besos

Related Posts with Thumbnails