Eduardo Castelltort, el agente que descubrió el entramado nazi.

Cargando..

Eduardo Castelltort, nacido en el barrio barcelonés del Poble Sec, fue el agente de la OSS (Oficina de Servicios Estratégicos) norteamericana, que, con escasos medios, descubrió el entramado de los espías nazis en España. Falleció a los 66 años sin que su familia conociera una parte muy importante de su vida, sin ningún homenaje público o reconocimiento, después de vivir décadas en silencio, guardando en secreto que él y sus colaboradores descubrieron la trama de los servicios nazis en España durante la Segunda Guerra Mundial. Un acto por el que fue considerado como héroe de guerra por la inteligencia norteamericana, pero cuyos detalles han permanecido durante décadas guardados entre miles de documentos secretos en los archivos NARA (National Archives and Record Administration).

La OSS fue una agencia de inteligencia norteamericana, montada durante la Segunda Guerra Mundial, considerada la predecesora de la CIA (Agencia Central de Inteligencia).

Durante la Segunda Guerra Mundial se desarrolló una guerra encubierta, ignorada, en territorio español, convertido en un nido de espías en el que los servicios de inteligencia aliados y los nazis se enfrentaban con la ayuda de numerosos españoles y del propio gobierno, pese a que primero se declaró no beligerante y después neutral.

Entre los miles de documentos relativos a España y la Segunda Guerra Mundial guardados en los Archivos NARA hay informes robados en la Dirección General de Seguridad franquista, que se diferencian de los archivos secretos norteamericanos, en que los españoles tienen menos sellos oficiales, códigos y referencias para su archivo y control, pero también aportan sus detalles. Uno de los comunicados guardados por EE. UU. informa de la desarticulación en Barcelona de una red de espionaje española que trabajaba para los aliados. En 1.944 (el documento en EE.UU figura como archivado ese año) los agentes estadounidenses se hicieron con la copia de un informe, realizada con papel carbón, escrito con una máquina de escribir de impresión irregular y que carecía de la letra eñe. Se trata de una nota interna sobre el descubrimiento de una organización de espionaje al servicio del consulado norteamericano de Barcelona "encabezada por Eduardo Castelltort" del que, escribieron, "es el que directamente dirigía todo el grupo". La utilización del pretérito "dirigía" permite descubrir que al redactarse la nota, los espías ya habían sido detenidos. Cuando los norteamericanos consiguieron el papel, sabían que su montaje había sido descubierto, pero la red catalana ya había hecho un trabajo de espionaje tan sorprendente como realmente extraordinario.

El funcionamiento de la red era de la siguiente forma: bajo las órdenes de Castelltort se encontraba Martín Torrens, encargado de reclutar agentes para efectuar servicios de información y vigilancia. Bajo las ordenes de Torrens estaba José Manteca, encargado de los aparatos de radio y emisoras clandestinas, y José Godofredo Roig, responsable de sacar fotografías a todos los alemanes de la Gestapo, del Servicio Militar alemán, y demás personas que el servicio necesitaba para obtener fichas.

Estos tres agentes eran el eje central de la organización catalana, pero con ellos colaboraban al menos otras diez personas que se enumeran en la nota encontrada en el NARA como "agentes informadores". Unos hombres que tenían a su disposición un curioso manual del buen espía de la OSS, que incluía "trucos" como sólo volverse atrás para ver si te siguen cuando pase una señorita.

Los logros obtenidos por estos agentes fueron destacados con alarma por los servicios de información franquista y tuvieron una importancia estratégica vital para los aliados. El autor de la nota dejo por escrito que "la cantidad de servicios hechos por esta red son incalculables".

La red de Castelltort hizo un croquis de todos los emplazamientos de las baterias costeras del litoral español, un estadillo de las fuerzas militares desplegadas en el pais, informó a los aliados del movimiento de todos los barcos en todos los puertos españoles, y de la producción de empresas como Elizalde e Hispano Suiza que en aquellas fechas fabricaban motores de aviación. Controlaban además las materias y mercancías que se enviaban a Alemania, y el material de guerra suministrado a España, pero el descubrimiento más valioso de la red se nombra al final de la nota: "El servicio más importante realizado por este grupo de información ha sido el de descubrir toda la organización secreta alemana en España, tanto militar como de la Gestapo, habiendo fichado a todos sus agentes".
Para lograrlo, vigilaron casas comerciales y las organizaciones alemanas que se camuflaban bajo empresas tapadera muy difíciles de localizar, pero ellos lo lograron, y obtuvieron fichas y domicilios de cada uno de ellos, figurando entre estas fichas tambien la del Jefe de Información español, capitán Chamorro.
Los datos de la organización eran recogidos por Javier Esteller quien a través de Carrau los entregaba al Consulado de EEUU en Barcelona.

Esta red, además, extendía su trabajo hasta Francia, donde se veían con la resistencia para obtener información, donde el contacto que se nombra es Pierre Michel. Información que traían de regreso a España para entregarla al consulado de EEUU. Para atravesar la frontera, ellos mismos se proveían de salvoconductos (laissez-passer) con los que los agentes atravesaban el Pirineo por Sant Joan de les Abadesses y llegaban a todas las regiones de Francia.

La red Castelltort cayó a finales de febrero o durante la primera semana de marzo de 1.944, fechas en las que, según todos los indicios, fue descubierta por la policía franquista, y sus integrantes fueron a parar a la cárcel Modelo de Barcelona bajo vagos cargos de actividades contra un régimen que no quería que trascendiera que realmente los había encerrado por espiar para los norteamericanos. Así, bajo el epígrafe "espionaje norteamericano" escrito en mayúsculas, el funcionario redactor informaba a un superior no identificado que acababa de ser descubierta “una red de espionaje al servicio del consulado norteamericano de Barcelona, dirigida directamente por Pierre Michel”, añadiendo que “este individuo enlazaba con Eduardo Castelltort, que es el que directamente dirigía todo el grupo”.


La nota acaba facilitando dos datos adicionales: que los españoles habian "descubierto la red alemana en españa siguiendo los movimientos y entradas y salidas de la casa Merck en barcelona", y que se continuaban "practicando diligencias para el completo esclarecimiento de los hechos".



"La información no puede obtenerse de fantasmas ni espíritus, ni se puede tener por analogía, ni descubrir mediante cálculos. Debe obtenerse de personas; personas que conozcan la situación del adversario. " - El Arte de la Guerra

votar

12 Comentarios: (+añadir comentario?)

La Dame Masquée dijo...

Madame, apasionante y peligroso juego el de los espias. Y muy complicado. Hay que ser muy sutil, como un buen jugador de poker. Por ejemplo yo no valdria, porque se me notaria todo en la cara. Ni tengo la sangre fria necesaria.
Doblemente dificil labor la suya en este caso, con lo complicado que debia de ser el entramado aleman de tapaderas.

Feliz domingo, madame

Bisous

meg dijo...

Interesantisima esta entrada. Personajes desconocidos están recuperando su identidad y la difusión de su heróísmo a través de este blog. Estas haciendo un trabajo digno de admiración Nikkita.

Nikkita dijo...

Cierto madame, sutil y con los nervios templados, pero eso también lo da la experiencia, por qué no ibais a valer?.
Feliz noche.
Besos

Nikkita dijo...

Gracias meg, siempre con palabras motivadoras.
Un beso

Felix Casanova Briceño dijo...

Hola, Nikkita

Pues me uno a ese homenajes a Eduardo Castelltor en particular, y a todos aquellos héroes de la resistencia. Supongo que tendría que ir con pies de plomo, siempre al filo del alambre, pero con determinación y sacrificio. Tampoco me pongo de parte de los americanos, pero es que habia que acabar con aquello fuese como fuese....
Otro personaje más a la lista de héroes semi-anónimos....

Muchos besos

Oscar dijo...

Wow, de una historia así, me extraña que no haya una película, seria una buena trama.

Quería comentarte que las citas que pones al final de cada articulo me encantan, una manera de terminar la entrada con clase.

Nikkita dijo...

Hola Felix, anduvo con pies de plomo, al menos el tiempo suficiente como para desenmascararlos a todos, y sacrificio si le costo, sobre todo al ser arrestado en aquella época.
Los aliados tenían que reclutar espías hasta debajo de las piedras, y España fue un buen nido para ello.
Muchos besos

Nikkita dijo...

Hola Oscar, en realidad película, de todos los personajes que os he presentado hasta hoy, se podría hacer de casi todos.
Muchas gracias por tus palabras.... estás en todo.
Un beso

Perikiyo dijo...

Gracias a este blog, estoy descubriendo a personas que, con su labor callada y discreta, contribuyeron a acabar con el nazismo. Eran las hormiguitas de la guerra. Solos, menos armadosque los soldados, pero desarrollando una incesante e incansable labor.

Besos, hormiguita.

Nikkita dijo...

Perikiyo, esa era mi intención desde el principio, efectivamente estaban menos armados que los soldados pero su labor tuvo consecuencias mucho mas importantes y valientes solo con su cerebro, altruismo, o decisión en muchos casos.
Me tomo como un gran halago que me veas como una hormiguita, ja ja ja.
Muchos besos.

Andres dijo...

És un honor tenir el teu cognom! Malauradament, no et vaig poder conèixer, però desitjo que la vida, un dia t'atorgui tots els honors per tants sacrificis fets, amb l'únic interès de la llibertat de tots nosaltres. Que prenguin nota els que diuen que estimen tant a Catalunya. Cal recordar i exemplificar ara que fa tanta falta! Els joves han de conèixer que no només existeix la corrupció i els diners, han de saber que hi ha una cosa que es diu honor, sacrifici, i que no hi ha res més gran en la vida d'un ésser humà, que lluiti amb l'única recompensa d'aconseguir una vida més justa i més lliure. Tú ho has aconseguit.

Nikkita dijo...

Andrés, gracias por tu aportación, muy sensata. Ahí le quedan tus palabras.
Un saludo

Related Posts with Thumbnails