Mujeres en el Holocausto. Fundamentos teoricos para un análisis de genero del holocausto.

Cargando..

Autor del libro: Dalia Ofer y Lenore J. Weitzman Dalia Ofer es una notable historiadora de los judíos contemporáneos, con una especialización en estudios de investigación del Holocausto. Nació en Jerusalén el 8 de enero de 1939.
Lenore J. Weitzman es una prestigiosa socióloga,   educada en la Universidad de Cornell (BS), la Universidad de Columbia (Doctor en Sociología) y la Yale Law School (Russell Sage beca post-doctoral) y fue profesor en la Universidad de California, Universidad de Stanford y la Universidad de Harvard (donde recibió phi Harvard Beta Kappa distinguido premio de enseñanza), antes de asumir su cargo actual como profesora de Sociología y Derecho en la Universidad George Mason.
Sinopsis: Después de la Segunda Guerra Mundial, el tema de Holocausto sigue siendo preocupación de muchos y merece las reflexiones eruditas de investigadores e investigadoras de todos los ámbitos alrededor del mundo.
En el texto que aquí se presenta, las autoras examinan el Holocausto desde la perspectiva de las mujeres que lo padecieron a partir de sus testimonios directos. El cuadro que resulta de ellos es estremecedor. Este es un estudio profundamente humano y tiene, además, una doble finalidad: examinar sistemáticamente cuál fue la significación del género durante la ocupación nazi, y mostrar la forma en que este análisis contribuye a entender y a matizar mejor las formas en que se manifestó y perpetró el Holocausto.


Este es un libro de muy rápida lectura, puesto que solo tiene 60 páginas en español. Es una edición bilingüe, inglés y español, cada uno en un lado del libro, publicados en sentido contrario.


La investigación académica se ha dirigido a partir de archivos, libros y entrevistas con los protagonistas (los testimonios directos tienen un papel fundamental), y examinan el holocausto desde la perspectiva de las mujeres que lo padecieron.

Entre las muchas personas que nos han ofrecido su testimonio de aquel período, se encuentran varias mujeres, quienes han dado cuenta de la particular forma en que fueron tratadas a diferencia de los hombres, por lo que aquí se plantea el análisis de la vida de las mujeres desde la vida cotidiana y familiar, en la que tuvieron que ir ocupando los espacios de los hombres perseguidos, hasta las políticas de crueldad dirigidas específicamente a ellas.
En el libro nos aclaran que es importante subrayar que no afirman que las experiencias de las mujeres durante el holocausto fueran totalmente diferentes a las de los hombres, pero hubo muchas instancias en que la experiencia de un individuo se conformó por su género.

El trabajo se divide en cuatro partes:
1.- Funciones y responsabilidades de hombres y mujeres antes de la guerra: antes de la guerra las mujeres y hombres judíos vivían en mundos específicos para cada género, que los dotaron con distintos ámbitos de conocimiento, pericia, redes sociales y oportunidades con las que después enfrentarse al ataque nazi.
Aquí nos hablan de los esquemas tradicionales en las décadas de 1.920 y 1.930, y cómo los conocimientos culturales anteriores a la guerra por parte de las mujeres fueron tremendas ventajas para ayudarlas a sobrevivir, o redujeron sus posibilidades de escapar, al igual que sus habilidades domésticas y de cuidados fueron ventajas que aumentaban sus posibilidades de supervivencia.
Por ejemplo, muchas mujeres de clase media en Alemania podían haberse ido del país, pero abandonar a sus padres viejos era impensable, por lo que los transportes finales de Berlín a los campos se componían casi completamente de mujeres.

2.- Reacciones previsoras: la mayoría de los judíos creían que los nazis tratarían de manera distinta a hombres y mujeres, y suponían que solo los hombres estaban en peligro, por lo que las mujeres tuvieron un importante papel en la invención de estrategias específicas de su género para proteger y salvar a los hombres.
Al principio de la guerra pensaban que los alemanes eran "civilizados" y no dañarían a mujeres y niños, por lo que los judíos respondieron al peligro con planes específicos en los que se daba prioridad a los hombres para ocultarse y escapar.
Por ejemplo, dado el peligro que corrían de ser deportados o recogidos para trabajos duros, los hombres trataban de evitar salir a la calle de día, por lo que muchas tareas debieron ser realizadas por mujeres. Adam Czerniakow, jefe del Judenrat de Varsovia, describe las técnicas que usaban las mujeres para convencer a los nazis y logar sus fines. Consideraba que no dudaban en exponerse al peligro porque suponían que aunque las arrestaran las liberarían en poco tiempo.

3.- Política alemana del trato a hombres y mujeres: se emitieron distintos reglamentos y requisitos de trabajo para hombres y mujeres que proporcionaban diferentes oportunidades y diversas restricciones para los dos sexos.
El blanco inicial fueron los hombres para arrestos y encarcelaciones, y de hecho en el progrom de la kristallnacht de 1.938 solo se envió hombres a los campos de concentración. Según progresaba la guerra, también se humillaba a las mujeres en las calles de las ciudades haciéndolas, por ejemplo limpiar las calles con su ropa interior, o sometiéndolas a acoso sexual obligándolas a desnudarse frente a desconocidos.
Otra diferencia fue la retribución de papeles de dirección de los guetos, y de la administración interna de los campos de trabajo solo a hombres.
La tercera política alemana, le asignaba el trabajo manual pesado a los hombres, y al establecer el pago para los trabajos forzados, pagaban mas por un hombre que por una mujer.
Los alemanes trataban igual a hombres y mujeres, pero el comportamiento se interpretaba diferente por las expectativas culturales de cómo debía tratarse a las mujeres. Por ejemplo, aunque los hombres y mujeres estaban obligados a desvestirse frente a los guardias alemanes, este procedimiento se consideraba mucho más traumático, humillante y degradante para las mujeres.
La 4ª distinción el el trato era que las mujeres tenían más probabilidad de ser sometidas al acoso sexual y a la violación. Aunque la incidencia de violación por parte de la SS parece haber sido escasa según los testimonios, si había ataques sexuales sistemáticos a mujeres en sitios específicos.
Otro dominio notorio de trato diferente fue en los experimentos médicos realizados en los órganos reproductivos femeninos y en las distintas maneras de esterilizar a las mujeres, además de experimentos particularmente crueles como el cubrir con cinta adhesiva los pezones de las madres que estaban amamantando para que no pudieran dar de comer a los bebes y medir el aguante de madres e hijos  hasta que los bebes morían de hambre.
La última distinción de la que nos hablan en este punto, es el trato de las madres y mujeres embarazadas frente al de los padres. En los guetos existía la política de aborto obligatorio a todas las mujeres embarazadas. En los campos, un embarazo automáticamente condenaba a la mujer a muerte.
En los transportes que llegaban a los campos, las mujeres con niños pequeños eran enviadas a las cámaras de gas.

4.- Respuestas de hombres y mujeres judíos a la persecución nazi: al tratar de manejar la calamidad que afrontaban, hombres y mujeres respondieron a la persecución recurriendo a habilidades y recursos específicos de cada género.
Los primeros meses bajo el dominio nazi, tanto hombres como mujeres sufrieron crisis profundas, pero por motivos opuestos, los hombres perdieron su empleo  y con ello su seguridad económica y su posición social, y las mujeres tenían que sobrellevar una carga nueva y mayor de trabajo.
En los guetos, hay que considerar el aumento radical de las mujeres en la fuerza de trabajo. Las mujeres judías que nunca habían trabajado fuera del hogar empezaron a trabajar en talleres. Era más difícil para las mujeres adaptarse al trabajo físico que para los hombres, pero pronto aprendieron y se acostumbraron  a las exigencias de sus nuevos trabajos.
Aún así había muchos desempleados. La mayor parte de desempleados eran mujeres con niños sin un hombre que las mantuviera, y estas familias representaron una proporción considerable de los que morían de hambre. Dentro de las familias en las que trabajaban el hombre y la mujer, también había problemas para subsistir puesto que la comida que recibían no era suficiente.
Según un estudio realizado sobre el gueto de Varsovia por Cecilia Slepak, se sabe que una adaptación asombrosa a las circunstancias por parte de estas mujeres fue dedicarse al contrabando, escapando del gueto para comerciar con sus pertenencias en el "lado ario".
En esta situación, las mujeres adquirían un sentido de misión, porque estando sus hombres en peligro, su responsabilidad era cuidar a la familia, pero también mantenían su papel tradicional.
En los campos de concentración mujeres y hombres se enfrentaban a un conjunto muy diferente de amenazas y desafíos. Los que sobrevivían a la primera selección tenían que trabajar, normalmente en trabajo físico duro y aquí parece que al principio era más fácil adaptarse para los hombres, pero hay muchos testimonios de habilidades especificas de cada género para adaptarse. Por ejemplo, muchos testimonios hablan de la transformación inmediata de la ropa que recibían al azar entre las mujeres. Mientras los hombres iban con la ropa asignada al azar de la talla que les hubiera tocado, las mujeres la ajustaban a su cuerpo, la remendaban usando astillas como agujas, e incluso alguna aprendió a plancharla con ladrillos calientes. Otra habilidad fue el compartir recetas para sobrellevar el hambre, acto que les exigía reprimir el hambre que estaban pasando y suponía que habría un futuro, por lo que reafirmaba la voluntad de vivir. Formaron relaciones de "hermanas de campo" (lager schwestern) formando vínculos estrechos  "estilo familia" para darse ayuda y fuerza unas a otras.
La diferencia más notable entre los dos géneros, insisten en que era el trato a las mujeres embarazadas, y las mujeres con hijos (cuyo destino estaba ligado por los nazis). Algunos de los judíos que trabajaban en las rampas de llegada de Auschwitz insistían a las mujeres jóvenes para que les dieran los niños a las abuelas, para intentar salvar alguna vida. La opción de aparecer para la selección y esperar que las eligieran para trabajar, o permanecer junto a sus hijos sabiendo que serian enviados a la cámara de gas, fueron opciones exclusivas para mujeres.

Conclusión: se apoyan para la realización de este estudio en el hecho de que el historiador Emmanuel Ringelbrum encargara un estudio previo por separado para entrevistar a mujeres del gueto de Varsovia, y aseguran que el estudio de género en el holocausto acaba de iniciarse.

Este libro es interesante si deseas profundizar en el tema. El estudio de género que hacen, está 100% centrado en mujeres judías.
Estoy de acuerdo en que en cuanto a las diferencias entre hombres y mujeres, las mujeres, especialmente las madres eran las primeras a ser seleccionadas para gasearlas, y las mujeres en general eran particularmente vulnerables al acoso y a la violación, pero anteponiendo siempre que ambos sexos, y todas las mujeres, no solo las judías, sufrieron las mismas calamidades (también he leído referencias de los campos masculinos en los que los chicos jóvenes eran vulnerables a acosos o violaciones, por ejemplo. La diferencia: quién lo realizaba (SS o internos del campo))
El estudio de género debería ampliarse al resto de mujeres, no judías, deportadas, y al cambio sufrido por la mujer alemana cuando les dieron un poco de poder (que según Gina Ladanyi, era peor que 10 hombres)












 "Ojo a la situaciones inesperadas. En ellas se encierran, a veces las grandes oportunidades." - Joseph Pulitzer

votar

7 Comentarios: (+añadir comentario?)

Felix Casanova Briceño dijo...

Hola Nikkita.Interesantísimo este post en el que planteas la diferencia de género ante la barabarie nazi. Es cierto que tanto hombres como mujeres fueron humillados, maltratados, vejados, insultados, asesinados... pero si aportar unos datos interesantes en relación a este tema.Sin duda alguna, la mujer tiene menos capacidad de adaptación fisica que el hombre, al menos en aquellos tiempos en los que el concepto familiar era que la mujer siempre estaba en casa dedicada a sus labores. Hoy en día, aunque sigue habiendo diferencias (la diferencia de la fuerza es genética e innegable) la mujer de hoy en día ha desarrolado unas capacidades que antes no tenían debido a su incorporación al mercado laboral. Sin duda, un tema apasionante y digno de estudio todo esto que nos cuentas por aquí.Hay que enseñar todo esto en las escuelas, para que los críos adquieran valores, crezcan en tolerancia con el prójimo y tengamos el día de mañana una sociedad mas justa, mas humana, mejor... Muchos besos

Nikkita dijo...

Hola Félix, gracias por tu visita diaria, es un placer, como siempre.
Si me pareció un tema interesante, pero con mucha precaución... por supuesto hay (hablando de forma general) esas diferencias entre ambos géneros, pero para mí este es un tema un poco delicado porque la barrera entre el estudio y el "feminismo" a veces está muy cerca.
Leí el estudio y estoy de acuerdo con la mayoría de las conclusiones y valoraciones que hacen, pero para mí la conclusión más clara, sin contar hechos muy concretos como son el tema de las madres y las embarazadas, que es imposible que los hombres pudieran vivir nada a ese nivel (es algo en lo que insisten mucho en el libro), es que los alemanes trataron a todos por igual, es decir, les hicieron las mimas barbaridades a unos que a otros, pero culturalmente, por su educación, no afectaban los mismos hechos de la misma manera a hombres que a mujeres.
Es menos humillante para un hombre tener que desnudarse frente a un grupo de hombres que para una mujer, por ejemplo, y más si lo llevamos a aquellos años y aquella religión.
También analizan cómo la capacidad de reacción y de "buscarse la vida" como solemos decir, fue diferente.
Hay muchos detalles en el estudio que son muy interesantes, darían para hacer un blog solo con ellos...
Ojalá enseñaran en las escuelas este tipo de estudios, para enseñarles otros valores, pero me temo que a día de hoy, es una tarea que recae sobre los padres y la gente cercana a ellos, porque en el colegio no aprenden mucho de estas cosas.
Buen fin de semana.
Un beso.

meg dijo...

Interesantísimo este tema. Y buy bien planteado, haciendo hincapìe en los temas que comentar arriba. Te sigo fielmente.

Nikkita dijo...

Muchas gracias meg. He dado un paseo por tu blog y te he dejado algún mensaje.
Un beso

Clara dijo...

Me ha encantado¡:
Las diferencias de género en ese tiempo eran enormes,lo del mismo trato es para analizarlo y la forma diferente de afrontar el terror. LAS estrategias culturales de unos y otras.

Un abrazo

Nikkita dijo...

Hola Clara, gracias por tu mensaje!
Me alegro que te haya resultado interesante.
Como se dice en este libro, estos estudios acaban de empezar, porque hay materia para muchísimo tiempo.
Un saludo

MARGOT MOCHON dijo...

Hola,
Me encanta tu blog, y me pareció muy interesante este estudio. Te quiero pedir un consejo de como iniciar una clase con el tema de las mujeres en el holocausto ya que voy a dar este tema
Muchas gracias
Britainbeat

Related Posts with Thumbnails