La Familia Ovitz, los 7 enanitos en Auschwitz. 1

Cargando..

Los médicos nazis utilizaron a los presos de los campos de concentración para experimentar todo tipo de barbaridades con el fin de lograr "avances científicos" para la “raza aria”. “Vidas que no merecían ser vividas”, eran seleccionados por los médicos nazis para ello (de todas las profesiones la médica era la que tenía la mayor proporción de miembros del partido nazi).
Los médicos que colaboraron en este proyecto pertenecían casi en su totalidad a las SS y solo seguían las directrices de Heinrich Himmler, apasionado de las investigaciones. Actuaban todos de igual forma: un desprecio absoluto por la vida humana, considerando a los deportados como "material humano".

Josef Mengele, apodado El ángel de la muerte de Auschwitz, buscaba descubrir los mecanismos de la herencia genética. Jugaba a ser Dios. Cuando los trenes repletos de prisioneros llegaban al campo, Mengele esperaba junto al andén para proceder a la "selección", pues siempre estaba "a la caza" de material nuevo. Esperando descubrir una predisposición hereditaria en quienes pertenecían a las "razas inferiores", se interesó por los enanos, gigantes, personas con malformaciones, siameses, gemelos....

De los horrores que hubieron de sufrir aquellas personas, pocos se pueden comparar a los que sufrió la familia Ovitz.

La historia de los Ovitz comienza en Rozália, un pueblo de Maramures, al norte de Transilvania. Allí nació Shimshon Eizik Ovitz, afectado de Pseudoacondroplasia (estatura y características faciales normales en el nacimiento, cayendo, a la edad de 2 años, el índice de crecimiento por debajo de la curva de crecimiento estándar, hecho que conduce a un crecimiento desproporcionado de los miembros cortos. Un rasgo típico de estos individuos es la llamada marcha de pato, que aparece cuando comienzan a caminar. Es un tipo de enanismo genético, que les deja las piernas muy pequeñas y frágiles, y les impide correr). Medía cerca de 90 centímetros, y a pesar de pertenecer a una familia ortodoxa, seguidora de las leyes talmúdicas que afirman que los defectos de nacimiento son el resultado de los pecados de los padres, fue tratado con mucho cariño, dedicándose al principio a la animación de fiestas, y después al espiritualismo, convirtiéndose en un respetado rabino.

A los 18 años se casó con una mujer de estatura normal, Brana Fruchter, que poco después le dejó viudo, por lo que enseguida volvió a casarse de nuevo con otra mujer de "altura normal", Batia Bertha Husz. Tuvo en total 10 hijos, de los que 7 heredaron su enanismo: Rozika, Franziska, Avram, Frieda, Micki, Erzsebet y Perla.

Shimshon Eizik Ovitz enseñó a sus hijos a tocar instrumentos, cantar y contar historias, y sobre todo a sonreír siempre. Siendo adolescentes, fundo la "Compañía Teatral Liliput", con la que se dedicaron a recorrer Hungría y rápidamente se hicieron muy famosos. Enseguida contrataron como asistentes a 9 personas de estatura normal pertenecientes a las familias Slomowitz y Fischmann. Tenían mucho talento, y hablaban idish, rumano, alemán y húngaro.

Hasta 1.944, la familia continuó viajando por centroeuropa. El 19 de marzo de 1.944 Hitler decidió invadir Hungría, y la invasión cogió a los Ovitz de temporada en un teatro estatal en medio del campo. Adolf Eichmann organizó la deportación de todo judío que no estuviera en Budapest, y la familia Ovitz fue capturada el 17 de mayo, les subieron a un camión, y les trasladaron a Auschwitz.

El 18 de mayo de 1.944 Mengele fue avisado por uno de sus asistentes de la llegada de los trenes, y en concreto de la existencia de enanos en ellos. Fascinado por lo que tenia delante, toda una familia, ordenó que los llevaran a las barracas de prisioneros especiales. Los testimonios coinciden en que se reía en voz alta. A partir de ese momento, comenzó su calvario. Toda la troupe se declaro familia, los Ovitz declararon que los Slomowitz y los Fischmann eran sus parientes "normales" para evitar la muerte.

Según el testimonio de Elisabeth, una de las hermanas, sobre la primera vez que vio a Mengele sobre la plataforma donde realizaba la "selección", Mengele era un hombre apuesto, y se le iluminaron los ojos cuando vio a la pequeña familia. Mengele había torturado, experimentado y diseccionado a decenas de hermanos gemelos por la única razón de documentar la semejanza de sus órganos internos y con la familia Ovitz vio los sujetos de la prueba final. De hecho, Elizabeth declaró que Mengele, excitado declaró: "Ahora tendré trabajo para los próximos veinte años, ahora la ciencia tendrá un tema interesante a considerar."

Los miembros de la familia fueron separados del resto y sometidos a todo tipo de experimentos aberrantes.Según el testimonio de Elisabeth: "Los experimentos más terribles de todos eran los experimentos ginecológicos. Nos ataban a la mesa y comenzaba la tortura sistemática. Inyectaban cosas en nuestro útero, extraían sangre, hurgaban en nuestro interior, nos pinchaban y extraían muestras. Es imposible expresar con palabras el insoportable dolor que hemos sufrido, que continuaba durante muchos días después de acabar los experimentos."

Los experimentos ginecológicos eran tan severos que, incluso los médicos que asistían en las pruebas se negaron a continuar, por piedad y por la posibilidad de que los miembros de la familia no lo soportaran y murieran. Mengele tuvo que ceder por no arriesgar la vida de sus "cobayas" favoritas, pero no cesó, simplemente ideó nuevos experimentos.
Según Elisabeth: "Extrajeron líquido de nuestra columna vertebral. La extracción de pelo comenzó de nuevo y cuando estábamos a punto de desplomarnos, comenzaban las dolorosas pruebas en el cerebro, la nariz, la boca, y las manos. Cada prueba fue plenamente documentada con ilustraciones. Cabe señalar que, irónicamente, fuimos uno de los únicos en el mundo, cuya tortura fue premeditada y "científicamente" documentada por el bien de las generaciones futuras ".

Los médicos de Mengele además, extrajeron médula ósea y dientes para buscar rastros de enfermedades hereditarias, y dejaron ciegos a los miembros de la familia con productos químicos, inyecciones de colorante en los ojos, les hicieron irrigaciones de agua helada e hirviendo en los conductos auditivos....

Además de los experimentos, Mengele exponía a los miembros de la familia, desnudos, frente a altos cargos de la SS, para apoyar sus conferencias sobre genética inferior. Tenían que entretenerle cantando canciones alemanas, y en una ocasión rodó con ellos un corto que envió a Hitler, en el que se les podía ver aterrorizados cantando canciones en alemán para divertir al Führer.


Los enanos y sus parientes de estatura "normal" no vestían el traje a rayas, y comían algo mejor que el resto de presos. Tenían que hacer comedia una vez a la semana, en alemán, para las visitas que se recibían en el campo. Y se libraron de los trabajos forzados.

La familia aguantó 7 meses. Casi todos salieron vivos, y los que no, habían llegado en otro convoy.

El 27 de enero de 1.945, Auschwitz fue liberado, y la familia fue rescatada por las tropas soviéticas. De regreso a su Transilvania natal, se enteraron de que el resto de la familia había sido asesinada y su casa saqueada por los vecinos, pero como buenos previsores, habían enterrado las joyas en el jardín, y con ese dinero, durante los 4 años siguientes, la familia deambuló por Europa, ganándose la vida de nuevo como comediantes y cantantes, con la compañía reconstruida, pero esta vez, reviviendo su experiencia en los campos nazis. Cada noche, Elisabeth y uno de sus hermanos bailaban una danza que recorría la línea de la vida a la muerte llamada Totentanz (la danza de la muerte).


En 1.949 emigraron a Israel, donde siguieron actuando hasta 1.955 que se retiraron y abrieron un cine, y en Israel permanecieron hasta su muerte. El último en fallecer fue Perla, en el año 2.001.

El canal Historia emitió un documental sobre la familia Ovitz, con más detalles, que mañana os pondré en lugar de una entrada de texto.

Su madre siempre les dijo:  "Contra viento y marea, nunca os separéis. Permaneced juntos, cuidad unos de otros y  vivir unos por los otros". Estar juntos les salvó la vida.

"Hay que unirse, no para estar juntos, sino para hacer algo juntos." - Juan Donoso Cortés

votar

36 Comentarios: (+añadir comentario?)

Oscar dijo...

Si digo que es horrible, me repito y no es suficiente.
Lo que me ha marcado es lo del agua helada/hirviendo en los oidos... si ya cuando tenemos una otitis nos duele mucho...
Esta familia demostró una gran solidez entre ellos sabiendo se proteger incluso entre los que no eran familia de sangre, debería de servir de ejemplo a mas de uno

Nikkita dijo...

Tuvieron gran solidez, y supieron manejar muy bien a Mengele.
Besos

Amparo dijo...

que gran hijo de p...., pobre gente todo lo que sufrieron.

Elisa dijo...

Hola Nikkita,
Cuanta demencia, cuanta crueldad.
Es imperdonable lo que han sufrido esos seres humanos.
Cariños
Elisa

Nikkita dijo...

Amparo... tu lo has dicho. Sufrimiento es lo que padecieron muchos, solo que estos al menos lo pudieron contar.
Mejórate

Nikkita dijo...

Gracias Elisa.
Cariños también para ti.

Nerea dijo...

Mengele era un monstruo, es todo cuanto hay que decir de el. Pero el destino es el destino y el tiempo pone a todos en su lugar. Mengele nunca fue capturado. Huyo por varios paises de America del Sur como Chile o Argentina. Paso 32 años como el fugitivo mas buscado, siempre mirando a su espalda, siempre cambiando de nombre y de lugar, sin nadie aquien recurrir, sin familia ni amigos. Murio en Argentina bajo una identidad falsa, y cuando sus restos fueron correctamente identificadoas años despues, su propia familia se nego a repatriar el cadaver a Alemania, por asco y verguenza... ¡Su propia familia, sus hijos y nietos!

Esta familia tuvo que pasar por un infierno, sin duda. Pero se mantuvieron unidos, con un espirito que este monstruo jamas pudo quebrantar. Y lo mejor de todo, es que sobrevivieron. Ellos pudieron recuperar sus vidas, superar el horror y vovler a ser felices, unidos y amandose como un afamilia de verdad hace. Mengele no tuvo paz y fue rechazado hasta por los suyos, es lo menos que merecia.

Nikkita dijo...

Nerea, en este caso, a mi no me parece que el tiempo le pusiera en su lugar, puesto que al final salió impune de todo lo que hizo. Vivió muchos años en Argentina, pero cuando capturaron a Eichmann y la República Federal Alemana solicitó su extradición, se fue a Paraguay, y de allí a Brasil, donde supuestamente murió en 1.979. Se sabe que uno de sus hijos incluso acudió a su entierro, y estaba en contacto con él, aunque el resto de la familia renegase de él.
Respecto a los Ovitz, efectivamente tenían un espíritu familiar que les mantuvo unidos hasta el final de sus días.
Un beso

Madame Minuet dijo...

Me ha conmovido especialmente la historia de esta familia. La leia con el corazon roto hasta ver que al final lograron sobrevivir al horror y rehacer sus vidas juntos.
Que calamidades nos pueden sobrevenir cuando mas felices estamos siendo. cómo puede cambiar todo de pronto un dia. Quien les iba a decir a estos hermanos, felices juntos con sus bailes, que un dia los llevarian a ese horrible lugar para que un psicopata experimentara con ellos.

Feliz dia, madame

Bisous

macgo dijo...

Espantoso. Lástima que ese malnacido nunca fuera capturado y pagara sus culpas.

Nikkita dijo...

Así es madame, la vida te puede cambiar en un segundo, y más en época de guerra. En este caso fueron afortunados de salir con vida y poder rehacer sus vidas recuperando parte del éxito que habían tenido antes de la deportación.
Feliz día.
Besos

Nikkita dijo...

Qué decirte Miguel, ya lo he dicho antes... viviera como viviera... salió impune.

Fabia dijo...

Nikkita, hoy no tengo palabras para definir todo lo que senti al leer la historia de esta gran familia, me ha impactado incluso mas que otras que nos has ofrecido.
Besinos.

Nikkita dijo...

No pretendo impactarte Fabia, aunque si daros a conocer estas historias, que poca gente las conoce, pero en muchos casos es inevitable provocarlo.
Muchos besos.

Felix Casanova Briceño dijo...

Nikkita...

Extraerle líquido de la médula, irrigaciones de agua helada... la crueldad de menguele en nombre de la medicina no tenía límites. Gracias a Dios que tuvieron más suerte que otros, precisamente por ser diferentes.
También me quedo con la frase del epílogo "Hay que unirse, no para estar juntos, sino para hacer algo juntos."

Muchos besos

Nikkita dijo...

Pues no querido Felix.. no tenia limites ni se le agotaba la imaginación. Tuvieron suerte por ser diferentes, y porque supieron jugar sus cartas manejando a Mengele, unidos, como bien aprecias en la frase.
Muchos besos

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Cuanta crueldad, es horrible la maldad de algunas personas y hasta donde las puede llevar, no se como decir, quizás el afan de poder, de protagonismo, o ¿De qué? Que difícil es la vida algunas veces y para algunas personas.

Abrazos amiga

Nikkita dijo...

Cierto Higorca... y seguro que hay una explicación "logica" para ello, pero para mi, vulgarmente, "les falta un tornillo".
Muchos abrazos

Clara dijo...

Vivir unos por los otros...Mantenerse unidos en la adversidad ,crueldad y horror.
Sobrevivir con heridas en el alma y en el cuerpo.Miro la cara de Menguele,buscando todo lo que llamamos mal...Y espero que antes de su muerte sintiera las miradas de aquellos que trato como basura inhumana. Un abrazo grande

Nikkita dijo...

Clara es un gusto leerte. Yo también espero que al menos sintiera las miradas, pero me temo que eso no seria suficiente para el.
Un abrazo.

Perikiyo dijo...

Pobrecillos.
Qué grandes, a pesar de su pequeña estatura.
Da rabia pensar que Menguele murió siendo viejo, sin recibir castigo alguno por sus aberrantes experimentos, y sin sufrir cada segundo de su existencia los dolores que infligió a sus víctimas.

Conocía las barbaridades de ese malnacido de Mengele, pero no sabía nada de la existencia de la familia Ovitz.
Una vez más, Nikkita, gracias por tu excelente trabajo.
Puedo parecer repetitivo, pero es que tú eres repetitiva en la calidad de tus artículos. Así que, es lo que hay.

Muchos besos.

Nikkita dijo...

Perikiyo es un placer leer tus comentarios ya a estas horas, es imposible acabar mal el dia.
El tema de Mengele... bueno, ya no es horario infantil, pero me voy a moderar en la opinión, que es la misma de todos.
Besos enormes.

Jose dijo...

Tremendamente interesante espacio. ¡Enhorabuena! Siempre me ha interesado la historia de Israel, de la que el Holocausto, por desgracia, es un episodio tan triste como crucial. Me alegra mucho haberme topado con este rinconcito del ciberespacio. Algo más que he de agradecer a Madame Minuet.

Un cordial saludo. Buenas noches.

Nikkita dijo...

Gracias Jose, y bienvenido, aunque encontrarás más historias de españoles que de judíos, pero alguna si que voy mostrando.
Un saludo. Buenas noches.

Chesana dijo...

Cuando hace ya muchos años me entusiasmé por la Historia, comencé por el Holocausto nazi, y por mi afición a la medicina pronto recalé en esos experimentos. En muchísimas ocasiones no fui capaz de seguir leyendo, por las atrocidades (con fotos incluso) que se cometieron. No hubo un solo Menguele.

Nikkita dijo...

Hola Ches, fueron experimentos aberrantes, pero Mengele si hubo uno... el resto, eran sucedáneos.
Besos

meg dijo...

Nikkita, no entiendo cómo no estás alienada con tanto horror. Supongo que, cuando no estás al ordenador, leerás a Christopher Moore, a Jardiel Poncela, a Woody Allen o Groucho Marx. Porque es imposible estrar todo el día pensando en tus post.

Enhorabuena por el horror que has decxrito muy gráficamenhte de los Orvitz. Había oído hablar de ellos y conocía las atrocidades de Menguele con ellos. Pero tu relato ha sido escalofriante.

Y en cuanto e Eichmann, creo que una vez capturado fue juzgado en Israel y condenado a muerte. Y fue ejecutado. Eso tengo entendido. No sé si me equivoco...

Un abrazo Nikkita. Y por favor libérate del blog durante unas horas. "El horror,el horror" decía Conrad en "El corazón de las tinieblas"... Y eso es en realidad el horror. Conrad no tenía seguramente ni idea... Pero tienes que dejarlo a un lado para no dejarte contaminar por él.

Un beso

Nikkita dijo...

Hola meg, a Eichmann le juzgaron en Jerusalen y le condenaron a muerte efectivamente, murió ahorcado. Gracias por tu preocupación, pero afortunadamente tengo mucha facilidad para reírme, y desconectar. Por cierto que con Moore me echado unas buenas risas.
Un beso.

Pablo Marín dijo...

Hola Nikkita, tu aportación histórica y documental es tan grande e impactante como las barbaridades que llegaron a hacer esta escoria... es tan bestial que me cuesta horrores imaginármelo siquiera.

Un abrazo

Nikkita dijo...

Hola Pablo, muchas gracias por tus palabras. Si es difícil de imaginar algunas de las atrocidades.
Un abrazo

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Me da un coraje que Mengele se librara al terminar la guerra de todo lo que hizo...

Nikkita dijo...

Somos muchos con ese sentimiento Jose Luis.
Saludos

meg dijo...

Y lo malo es que no fue la única bestia que murió en la cama de viejo, sin purgar sus horrores.

Nikkita dijo...

Así es meg. Un saludo

Cero Cool dijo...

Uy ese tipo era un monstruo, en realidad todos esos nazis eran unos monstruos con forma humana...
Pero éste en especial combinado con la medicina me dá un miedo que creo que ahora me van a dar pesadillas.

Nikkita dijo...

Jedi, quedate con la lección que puedas sacar y no con lo tétrico del texto ;).
Besos

Related Posts with Thumbnails